Suicidio colectivo…¿Dónde está la ilusión?

A lo largo de la Historia el hombre ha luchado contra los elementos y contra el propio hombre para su supervivencia. Desde el hombre más primitivo que se alimentaba de lo que había a su alcance hasta nuestros días en los que, quizás por la sobreabundancia, esa ya no es su mayor preocupación, el hombre ha tratado de vivir el máximo tiempo posible y cuando ha puesto en peligro su vida, casi siempre era en pos de un ideal, un nuevo invento o la lucha por su libertad.

Hoy, el hombre sólo busca quitarse la vida. Sí, es duro decirlo, pero esa es la conclusión a la que he llegado.

La historia se repite y se olvida constantemente. Hasta ahora, siempre existió quien ejerció la supremacía, quien subyugaba, quién pretendía esclavizar, pero también siempre existían los que no se dejaban y luchaban, aún dejándose la vida en el empeño.
No entiendo esta especie de dejadez, apatía y deseos de morir que albergan mucho hombres en nuestro mundo actual.


Se quejan de: el trabajo, el dinero, la hipocresía, la familia, la sociedad. Pero no luchan por cambiar lo que les molesta, lo que no les gusta, prefieren evadirse, corre, beber, drogarse, matarse.

En el mundo romano, los esclavos eran utilizados como gladiadores y obligados a luchar entre ellos o frente a leones u otros animales. El opresor ofrecía este espectáculo al pueblo también con el afán de que no pensara en su situación.

Hoy no es necesario que haya un opresor para que se dé este tipo de espectáculo.

Muchos jóvenes y no tan jóvenes, lo realizan sin ser obligados, sin ser esclavos y pudiendo conseguir con ello como trofeo, ¡la muerte!

Éstas son las carreras clandestinas de coches. ¿Las realizarían si alguien les obligara a ello?.

La depresión invita al suicidio, pero el suicida, hasta ahora, siempre lo hacia en solitario y en silencio. Atentaba contra su propio cuerpo, sólo contra su cuerpo. Los suicidas de ahora, no son tales, más bien son asesinos, psicópatas. Esta vida para ellos es una m… (perdón por la expresión)

Según algunos, los valores que les transmitimos no son los adecuados. Somos hipócritas, hemos destruido y contaminado el mundo y no pueden hacerse con un piso.
Y por eso dicen que beben y se drogan. ¡Hasta en eso se engañan!

¿Creen que los que hemos llegado hasta aquí lo hemos tenido fácil?

No voy a describir lo que hemos tenido que hacer. No quiero que digan “ya estáis contando batallitas”, aunque quizás ese sea el problema, que no les hemos contado ninguna.


Sólo les voy a decir:
– Que si sus fines son matarse, que lo hagan a solas, sin poner en peligro a otras personas que tienen alegría y ganas de vivir.


– Que si su fin es cambiar este mundo no lo van a conseguir sin luchar por ello y menos drogándose.

Y, por si no se han dado cuenta cual ha sido el resultado, yo se lo explico:
– Siembran destrucción, dolor y pena a su alrededor, tanto si se matan ellos como si producen la muerte de otras personas.

– Malgastan toda su energía y rabia, que podrían utilizar en cambiar este mundo. Un mundo que será de ellos, no de nosotros.

– Y por último, sólo producen rechazo social.

Aún no me explico por qué hago esto. Yo ya no tengo necesidad. No dejaré a nadie en este mundo. ¿Qué me importan los demás?. Esos que se evaden me han quitado lo que más quería. ¿Por qué quiero que se salven?

“G-master llamado Benito”, me ha producido mucha tristeza tu comentario.
Los que opináis o pensáis así necesitáis mucha ayuda, más ayuda de la que necesito yo. ¡Pedidla!.

(Comentario que produjo esta reflexión, en Carta a Fernando Romay)

G-master

Me presentare como Benito.
Verás, aun me considero joven, amigo de mis amigos y de gustos medianamente genericos. Lo unico que conecta con nosotros de Fernando Romay es que nos obligara a meter los dedos en un enchufe. Ese tipo entretiene a las viejas, pero no a una juventud preocupada de que les jodan en los examentes, les exploten en el trabajo, y en pagarse un piso a 50 años.
La sociedad cada vez esta mas dificil, y los jovenes beben y se drogan para evadirse y olvidarse de que el mundo que les rodea es una mierda infectada de hipocresia, un mundo en el que todos vemos la 2 pero salsa rosa es lider de audiencia.

Los valores que se nos enseñan no son los que deberian ser. Yo no me quejo, he recibido una buena educacion por parte de mis padres, no soy mala persona, pero yo tambien me evado bebiendo.

Hace unos meses, cogí el coche a las 5:30 de la madrugada, habiendo bebido mucho. Me quede dormido y me sali de la carretera, arrollé una farola, si 6 vueltas de campana y me lleve un arbol por delante.

Quede ileso de aquello y no le hice nada a nadie. Yo he aprendido la leccion, pero nadie escarmienta en cabeza ajena… ya no que lo diga fernando romay, mis amigos de toda la vida, ya no tienen en cuenta mi experiencia y se la siguen jugando. Nada se puede hacer por esta generacion

lunes, 11 de septiembre de 2006 18:47 by



Publicado martes, 12 de septiembre de 2006 21:36 por FZ_madredHelena

 

Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Educación, Muerte, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Suicidio colectivo…¿Dónde está la ilusión?

  1. Laura dijo:

    Duro ahí. Muy bien. ¡Tienes toda la razón!

    Yo creo que todos, tengamos hijos o no, somos responsables de transmitir valores a los demás, ya sean positivos o negativos. El mundo no mejorará porque algunos consideren que los porros dan buen rollito y son ecológicos, sino por una búsqueda honesta de respuestas, por un esfuerzo por valorar lo más importante y luchar por ello. No es fácil llegar a estas conclusiones y apostar por ellas. Creo que muchos estamos confundidos en un mundo cómo éste, de una forma u otra.

  2. zinian dijo:

    Yo tenía un familiar que se suicidió. Se tiró desde las escaleras o azotea de un hospital. Yo la quería a rabiar y entiendo su hecho. Era una persona que quería cambiar el mundo, de cambios constantes, era guapa, alta, muy parlanchina y mi tía favorita. Pero no era feliz, ni con su marido ni con su vida en general, tenía sus momentos de felicidad eso sí, pero ella no era feliz, ya tuvo sus primeros intentos de suicidio desde bien joven y siempre daba sustos cuando desaparecía y casi siempre te la encontrabas en urgencias de algún hospital.
    Ingresada y con múltiples terapías nunca consiguió la felicidad que anhelaba y por eso ni se lo reprocho, simplemente la echo de menos, por que con 36 años de vida, tienes aún toda la vida por delante.
    Entiendo que cada uno con su cuerpo puede hacer lo que le venga en ese momento, y siento que haya personas que jueguen con la vida de otras personas con actos tan deplorables como ir borracho conduciendo.
    Siento tu dolor y tu perdida y te animo a que sigas escribiendo todos tus sentimientos, es una terapía muy buena.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *