Siniestros de tráfico el fin de semana 15 de Julio

Lazo identificativo de víctimas de siniestros de tráfico

 

Ando en otras pérdidas y otros dolores pero cuando pienso que ya es hora de abandonar este tema de la concienciación e intento distanciarme, siempre aparece una noticia mala, un accidente peor que los anteriores, más muertos que nunca, y necesito correr al ordenador para escupir mi indignación como si fuera una blasfemia, cosa que no hago aunque la situación lo pediría.

Este fin de semana, 28 muertos en siniestros de tráfico. El fin de semana más trágico en lo que va
de año. Y las estadísticas dirán y confirmarán que es lo normal del segundo semestre del año donde se producen más accidentes porque se hacen más largos recorridos y los desplazamientos son mayores. Y yo, antes, pensaba que era cierto, que ante los millones de desplazamientos era normal que se produjeran
esas muertes, pero no desde que la muerte me afectó a mí. No a cualquier otro que entra dentro de la estadística, sino a mi hija, a Helena. Y desde entonces ya no me conformo, no me aguanto, no lo veo como algo imposible de eliminar, porque, en su gran mayoría, los accidentes de tráfico son evitables.

No hace mucho escribía sobre el aniversario de los jóvenes de Villanueva del Pardillo, tres en el acto, uno después. Este fin de semana, en Jadraque, cinco de golpe. Y como en el caso de Villanueva, viendo las imágenes en la tele he dicho: una recta. Después me ha parecido ver en el inicio de la recta una curva.

En este caso, parece ser, que pudiera ser un exceso de velocidad. Pero muchas veces me pregunto ¿qué pasa al conducir en carreteras secundarias, en carreteras de doble sentido? ¿No sabemos conducir? Pues no, no
sabemos conducir. Lo hacemos por autovías, nos acostumbramos a la seguridad de un adelantamiento con dos carriles o más y cuando saltamos a una carretera secundaria, supongo, no controlamos el tiempo que tardamos en un adelantamiento, tiene que ser eso porque son demasiados siniestros en choques frontales.

Recuerdo que de pequeña siempre fui bastante miedosa y en las ferias tenía pavor a subir a los coches choque, o los coches tope, como los llamábamos nosotros. No quería ni pensar lo que podía pasar cuando uno de esos coches se me venía encima. Una compañera de colegio perdió los dientes en uno de esos topetazos y su bonita boca se vio afectada para siempre.

Si esto era en una atracción de feria imaginaos como debe ser un choque entre coches, aunque la velocidad sea inferior a 100.

Pero eso no es lo que deben pensar muchos porque hacen adelantamientos imposibles o toman curvas rectas invadiendo el otro sentido y la vida de otros.

Hoy veía como todo un pueblo manifestaba su dolor y establecía cinco  días de luto, pero eso no quitará el
dolor de esas nuevas familias, ni volverá a la vida a esos jóvenes, pero  ya no se  puede hacer nada más. Y seguimos pensando que los accidentes siguen siendo una fatalidad que te puede tocar. “Al que le toca
le toca” que dicen algunos y que a mí me llevan los demonios cuando lo oigo.

No, no, y no. No es algo irremediable. No es una fatalidad. No es el destino. No es lo que Dios quiera. No es que estaba de pasar. Es que todos tenemos que poner de nuestra parte. Y quizás haya que practicar mucho más los adelantamientos que los aparcamientos que para realizarlos no se pone en peligro la vida de nadie, tan solo un poco más de tiempo, unos centímetros más hasta llegar a la acera, o realizar unas vueltas más a la manzana porque nunca nos parece espacio suficiente.

¡Qué tristeza! Por esos 28 muertos y porque tengo que seguir escribiendo sobre el mismo tema.

Y, como siempre, jóvenes entre 18 y 23 años. Nos quedamos sin jóvenes y sin futuro. Y ellos siguen sin
darse cuenta que bailan con la más fea.

Fallecidos hasta el 17 de Julio 774. ¿Sigues pensando que al que le toca le toca?

Vuestro dolor es también el mío.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Esta entrada fue publicada en Accidentes carretera fin de semana, Jóvenes, Muerte, Muertes en carretera, Sentimientos, Solidaridad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Siniestros de tráfico el fin de semana 15 de Julio

  1. Flor, tu lo has dicho…»No sabemos conducir» y las autoescuelas se limitan a enseñarnos a sacarnos el carnet y poco mas. Ahora que tanto miedo tengo a conducir me encuentro cada día mas inseguro cuando veo la cantidad de riesgos que asumimos. Me niego a llamar «accidente» a lo que no lo son porque pudieran haberse evitado con un poquito de conciencia. Ese intento por concienciar es nuestra cruzada particular. Advertir a los demás de nuestro insufrible sufrimiento y de hacer ver que algo hay que hacer para parar esta pandemia de muerte y desolación. Cada vez que se dan nuevas cifras incompletas y falseadas se me revuelven las tripas pensando en aquellas víctimas de carreras secundarias y zonas urbanas que son ocultadas y no contabilizadas por la DGT. También aquellas que pasan desapercibidas porque fallecieron tras 24 horas de producirse el siniestro. Esas son a las que pertenece mi niña…las cifras invisibles y ante las que me niego rotundamente que queden en el limbo de las víctimas silenciadas.
    Un beso, amiga mía.

  2. No puedo entender como el dolor que producen los siniestros en el tráfico,los que quedan vivos y las familias no sean solidarios y se levanten (como pueblo) para evitarlo) si como dice la D.G.T es evitable en un 90% o mas.Desde Stop Accidentes,nos unimos al dolor de estas familias que ya nada será igual el resto de su vida y los seguros les van a jugar una mala pasada,Porque a los muertos no los defiende NADIE.
    Gracias Flor Zapata Y a otras muchas personas que intentan ayudar y concienciar de esta horrible PANDEMIA .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *