Volver a …

Post escrito el 13.02.2007 por FZ madredHelena.

Volver a … nacer, renacer, vivir, sobrevivir

Cuando Helena tenía unos cuatro años, perdió a su abuelo paterno.

Como siempre intentando evitar el dolor a los niños y pensando que ella no lo comprendería, se lo ocultamos.

Pasado un tiempo, íbamos en el coche y ella preguntó por él. Yo, intentando poner mi voz más serena y tranquila, evitando dramatismo y como si fuera la cosa más natural, le contesté que su abuelito ya no estaba aquí, había muerto.

Nunca he sabido mentir, salvo cuando lo he tenido que hacer por culpa de los demás. Entonces tampoco quería decirle, está en el cielo, porque no lo sé, va a volver, porque no lo sé, pero un día le veras, porque no lo sé, etc. Pero no hicieron falta más explicciones.

Ella con su natural optimismo, que siempre lo tuvo, desde pequeñita, contestó. «No importa mamá porque se vuelve a nacer». Yo me quede de piedra.

¿No, mamá?, se vuelve a nacer.

En esto tampoco quería mentirle: … pues no sé Helena, no ha vuelto nadie para decirlo.. ¿Tú crees que se nace otra vez? «Sí, sí, no importa se vuelve a nacer».

Y así quedó zanjada la cuestión.

¡Cuántas veces he recordado esta conversación 16 años después! Cuántas veces he pensado ¿De dónde sacaría ella esa idea?, nunca le habíamos hablado de temas religiosos, no queríamos influir, siempre decidimos que fuera ella la que eligiera. ¡Cuántas veces he pensado y si llevara razón!

Como a todos en estos dificiles días, me está costando volver a este blog, volver a escribir lo que escribía antes, recuperar fuerzas, volver a sobrevivir.

Los que tienen firmes creencias religiosas, tienen una gran ayuda en ellas, los que no las tenemos, hay que hacer esfuerzos por encontrar otras muletas, otros apoyos con los que sobrevivir.

Yo lo encontré y sigo en ello, en la escritura.

Quizás lo que decía Helena os ayude a otros, pero sobre todo, no penseéis que seguiréis con la misma vida. Tendréis que Volver a … nacer, renacer del dolor, vivir, sobrevivir con el recuerdo de los días vividos con ellos.

Disfrutar recordando que los tuvimos y disfrutamos de ellos durante una veintena de años.

No, no digáis nada, no lo estropeéis. Ya sé todo lo que vais a decir. Antes que vosotros, lo he dicho yo.

Dedicado a todos los que se nos rompió el corazón en mil pedazos, en el negro asfalto. Dedicado a los que  recogimos esos pedazos, los unimos, los guardamos y queriendo o sin querer, no nos queda otra que seguir.

Flor Zapata, madre de Helena.Helena con unos 10 meses. Había comenzado a andar y llevaba medía escayola en una pierna por haber metido un pie en los radio de una bici. No se hizo nada, pero los médicos se lo pusieron para que no cogiera forma al pisar. Fue su primer incidente con una bici. Nunca consiguió aprender  a motar en bici.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Concienciación, Historias, Quieroconducirquierovivir, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *