Dani, el corso

(Post escrito el 30.06.2007 por FZ madredHelena)

Por casualidad, buscando información sobre algún programa que hubiese emitido información de mi hija, según me dijo una persona y que yo no he podido ver, me encontré con Dani Martín y el Corso.

En este momento, hay una especie de concurso para recibir un poster de «El Corso». Escribes un comentario y entras en el sorteo.

Después de haber pasado mucho tiempo en el que no me había podido poner en contacto con él, de repente, tenía una oportunidad. Y Ahí estaba yo como una quinceañera, escribiendo donde escriben las fans de Dani, diciendo porqué se merecen ganar ese poster.

Pensé que el moderador no publicaría mi comentario. Ya ves una madre de una fan que le escribía una carta, le contaba cosas que sólo el propio Dani entendería, pero ¡El moderador lo respetó! ¡Sí lo publicó! y con ello se abrieron nuevamente mis esperanzas de que Dani lo lea.

Este es el mensaje que escribí a Dani, «El Corso»

Querido Dani:
Soy la madre de Helena, sí la chica que tenía la hoja de su agenda llena de corazones el día que actuabas. Te envié una fotocopia a tu casa y tu me respondiste con una canción. Una canción dedicada a Helena. Espero que algún dia la pueda escuchar.
Ya no he podido volver a ponerme en contacto contigo, pero sigo manteniendo tu mensaje en el teléfono de Helena y el recuerdo de tu llamada a casa y tu canción «Besos» en mi blog.
Yo creo que si Helena hubiera podido escuchar «Besos» ya le habría parecido una canción dedicada a ella.
Espero que recibieras mis pegatinas ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!
Te deseo mucha suerte profesional y lo mejor en tu vida personal. ¡Ah! me gusta esa chica, creo que a Helena también le habría gustado.
Escríbeme algún día, sigo muy triste sin mi querida hija, Helena.
Besos de la madre de tu admiradora Helena.
P.d. Esta carta no es una ficción, es real. Por favor si alguien se la puede hacer llegar. Gracias.

Publicado por: Flor Zapata Ruiz, madre de Helena | 28/06/2007 22:29:33

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Correo sin entregar, Historias, Musica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *