Los presuntos culpables

 (Post escrito el 19.08.2007 por FZ madredHelena)

 Hace unos días, hablaba con una compañera de trabajo y no recuerdo por qué salio el tema de los blog. Le di la dirección del mío y le dije: “aunque tu no tienes hijos, no conduces y supongo que estos temas de accidentes te quedan lejos, toma mi dirección para que puedas leer sobre lo que escribo”

Ella, mirándome con una especie de medio sonrisa, me dijo:

“Sabes por qué yo no conduzco y es algo que no he podido superar, porque, mi primer trabajo, cuando aún era muy jovencita, fue con un abogado en la sección de siniestros por accidentes. Allí descubrí y me quedó grabado, que, casi siempre, los culpables de los accidentes de tráfico, eran siempre los que salían ilesos de los que provocaban y de nada servía que tú fueras un buen conductor, para verte envuelto en un accidente provocado por un desaprensivo, un despistado, etc.

No tengo miedo de subir a un coche, pero jamás he podido superar el miedo a conducir”

Desde que tuve esta conversación, he pensado muchas veces en ella y no porque se me confirmara la opinión que ya tenía sobre este tema, ni porque pensara que fue lo que le paso a mi hija, sino porque, cada día, las noticias más luctuosas lo siguen confirmando.

¡Por qué, por qué tiene que ser así?

¿Es porque quien no hace nada malo no está prevenido para que le pueda llegar la acción del que lo hace? ¿Es porque en este mundo existen personas que sólo han venido a producir daño y dolor? ¿Es porque, como dicen los creyentes, Dios se lleva a los mejores para tenerlos con él?, cosa que dudo.

Será  tal vez, porque aquello de “Dios castiga a los malos y premia a los buenos” llevado al mundo real fue una confusión de quien lo escribió.

Hay tantas y tantas víctimas inocentes, víctimas de actos de violencia vial, que se podría hacer una lista más larga que de cualquier otro tipo de violencia o terrorismo. Pero, en este tipo de violencia, más que en ninguna otra, se considera un “accidente”, no un acto violento contra la vida de otra persona.

¡Claro! Todos conducimos, todos estamos en la carretera, nos puede pasar, no hay  que endurecer mucho las penas, es un accidente.

¡Pero qué accidente!?

¿Se considera accidente cuando un hombre vuelve a casa con una borrachera impresionante y se carga a su mujer o sus hijos?

No murieron, los mataron. Igual que a nosotros los familiares de esas víctimas.

Ya no vivimos, vegetamos, fingimos que vivimos, reímos y agradecemos el trabajo que se toman los amigos, conocidos, familiares por entretenernos, borrar por unos momentos el único pensamiento que existe en nuestra cabeza, lo que hemos perdido, pero especialmente, lo que han perdido aquellos a los que nos han arrebatado.

Dedicado a todas aquellas personas que tienen miedo a conducir, pero  que diariamente, ponen sus vidas en mano de otras personas que conducen y no piensan que les pueda pasar nada ni quieren que les pase.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

www.quieroconducirquierovivir.com

Mi otro blog: Madres sin hijos, para la madres que han perdido hijos.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Concienciación, Correo sin entregar, Muertes en carretera, Quieroconducirquierovivir, Reflexiones, Seguridad Vial. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *