Maldita velocidad, hasta en los trenes

Este es el segundo post que escribo con este mismo título, el primero, lo escribí el 23 de Agosto de 2006, casi cuando iniciaba mi actividad en este mundo de los blogs, y cuando el dolor por la pérdida de mi hija estaba en lo más álgido.

 Ese post lo escribí a los pocos días del accidente de tren ocurrido  en Villada (21.08.2006)  y después de que me enteraba que una pareja de enamorados se rompía por la muerte de uno de ellos en ese accidente, donde murieron siete persona y hubo decenas de heridos.  El otro componente de la pareja, moriría unos días después.

 Ese accidente se produjo por la velocidad. El ocurrido ayer en Santiago parece ser que también fue por la velocidad. Lo que aún no sabemos es por qué ese tren Alvia iba a esa gran velocidad en esa curva, que ahora todos dicen que no era peligrosa, como la mayoría de las veces se dice, pero, como en los casos de carreteras, después se demuestra lo contrario. También  habría que preguntarse cómo se construye una vía para un tren de alta velocidad y después se realiza un tramo en el que en pocos metros la velocidad hay que reducirla a la mitad.

Cómo en los trenes Alvia, que van a la misma velocidad que el AVE, por la misma vía,  no llevan el mismo sistema de frenado o de alarma. ¿Es porque el billete es un poco más barato?

 Este exceso de velocidad ¿tendrá algo que ver con el tema de llegar a la hora estipulada?

 Hace poco tuve que recoger a un familiar que viajaba en tren. En un determinado momento me llamó y me advirtió de que no fuéramos a esperarla a la hora acordada porque el tren llevaba una hora de retraso. Como para recogerla teníamos que desplazarnos a otra ciudad, ya habíamos salido y estábamos de camino. Cuando llegamos a la estación pudimos comprobar que la hora de retraso que ella nos anunció se convirtió en tan solo unos minutos de retraso.

 ¿Cómo se puede recuperar una hora de retraso en unos pocos minutos?

 Sea como fuera, exceso de velocidad, curva peligrosa, recuperar tiempo perdido, el caso es que, de momento, 80 personas han muerto y más de 100 están heridas.

 Una vez más no somos conscientes de que la velocidad nos acerca a lugares pero nos quita la vida. La pervesidad de la velocidad.

 Todos deseamos llegar lo antes posible. No importa el camino, lo que importa es llegar cuanto antes. Y la velocidad hace que nuestra vida sea cada vez más corta.

 La velocidad en los trenes es bastante segura. Cada fin de semana, cada semana, cada mes, en nuestras carreteras se quedan el mismo número de víctimas que en este fatídico accidente de tren, pero como es un goteo continuo no se ve, no se nota, no se declaran tres días de luto, pero muchos de los muertos también lo son por la velocidad.

 Vuestro dolor es también el mío. Mi solidaridad y mi pesar antes estas nuevas familias que inician un camino de dolor. Las víctimas de los accidentes de tráfico sabemos de vuestro dolor, conocemos por lo que estáis pasando.

 Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

http://www.youtube.com/watch?v=2JxatIG-Crk

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Correo sin entregar, Muerte, Noticias, Reflexiones, Sentimientos, Solidaridad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *