¿Estamos contentos?

(Post escrito el 3 de septiembre de 2008 por FZ madredHelena)

Desde que he hecho un curso sobre Creación Literaria, intento poner distancia en lo que escribo. Es decir, lo aparco durante unas horas, a veces días, porque escribo con demasiado impulso, con demasiado corazón, sobre aquello que me tiene herida.

 

 La noticia sobre el descenso de los muertos en carretera, la alegría de las autoridades, me duele, me hiere, me afecta. Porque esa alegría es tan pobre, como si aquellos que tienen muchos hijos pensaran, se plantearan, que si les pasara algo a alguno de ellos, tienen más.

Ayer ya había escrito esta carta para enviar a El País. Siguiendo los consejos de lo aprendido, la dejé reposar. Hoy la recupero, pero, para qué arriesgarme a enviarla y que no sea publicada. ¿Es que es más importante una sección de un periódico que mi propio blog? (Ataque de autoestima. No os preocupéis, se pasa rápido)

 

Bueno, sólo pasará que será vista por unas cuantas almas menos, pero no importa. Tú la leerás. Ya es importante. Y a mí, ya me ha hecho efecto su poder balsámico. El bálsamo de la escritura.

 

Señor Rubalcaba, no estamos contentos con esta noticia. No los familiares de estos 450 fallecidos. Tampoco aquellos a los que les ha cambiado la vida como consecuencia de los accidentes. No los que hemos perdido a nuestros seres queridos en circunstancias parecidas.

 

 Cartas al director:

Aún queda mucho por hacer 

Las autoridades están contentas porque han bajado los muertos en las carreteras. ¡Las cifras nos llevan, nada menos, que al año 1964!. Y la responsabilidad de este descenso es especialmente de los conductores, las campañas y las escuelas, según el ministro de Interior.

 

Yo mejor diría que gracias al “palo y tente tieso” que para muchos supone la pérdida de puntos, la sanción económica y especialmente, tener que verse ante  un juez.

 

Pero hay que ir más allá. Aún son muchos muertos. Entre julio y Agosto 450. Casi 3 aviones.

 

Si queremos un verdadero descenso de muertos en las carreteras, tienen que estar implicados más ministerios. Por ejemplo: Fomento, Sanidad, Educación e Industria.

 

Nuestras carreteras siguen teniendo muchas deficiencias y facilitando que las muertes se sigan produciendo. ¿Qué pasa con los puntos negros una vez definidos como tales?

 

¿Qué hace Sanidad que no presiona para que no se produzcan estas muertes? ¿No les importa el gasto que suponen los accidentes? ¿Sólo daña la salud el tabaco? ¿Y el alcohol y resto de drogas?

 

La labor  de educación con seguridad vial (donde se imparta), es imposible de valorar aún. Se necesitará que los niños se hagan adultos. Pero ¿Y los que están en los institutos a punto de ir a la Universidad y deseosos de sacarse el carnet de conducir?

 

Y la Industria del automóvil ¿Por qué no utiliza más las nuevas tecnologías para salvar vidas?

 

Por no hablar del propio ministerio de Interior. ¿Qué pasa con los controles sobre drogas? ¿Para cuando se generalizarán como los de alcohol?

 

Aún queda mucho por hacer.

 

 Flor Zapata Ruiz, madre de una víctima de la carretera. 

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Cartas al director, Concienciación, Correo sin entregar, Muertes en carretera y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *