Carreras Clandestinas

Post escrito el 3.09.2006 por FZ madredHelena.

El pasado día 16 de Agosto en la carretera N-340 de Málaga, se producía la muerte de un joven por una carrera entre varios conductores. Este joven que tenía 26 años, era portugués y estaba disfrutando de sus vacaciones y no tenía nada que ver con esta carrera.
He podido leer, en un periódico que no recuerdo en este momento, que dos de los implicados fueron puestos en libertad bajo fianza de 80.000 € . Para otro de los implicados en esta carrera y que ha sido acusado de provocar la muerte del joven, el juez ha decretado prisión incondicional.

Hasta ahí, quizás todo el mundo vea una actuación más o menos correcta, aunque habrá quien piense que deberían estar en prisión todos los que participaron.

Pero, sigo leyendo la noticia que dice “los conductores habían sido multados el día 15”, es decir 1 día antes, “por participar en competiciones de velocidad clandestinas” en Granada y Sevilla.

El día 31 de Agosto puedo leer en “La voz de Galicia”: “Dos jóvenes resultan heridos graves tras ir a un polígono industrial a hacer trompos”. El copiloto se debate entre la vida y la muerte. El que pilotaba el coche, triplicaba la tasa de alcohol permitida y aunque herido su vida no corre peligro. Según un amigo este conductor ya ha tenido al menos tres accidentes.

Si alguien se pasease por la calle con una pistola en la mano y a cada persona con las que se cruzara le hiciera el gesto de dispararle, sin llegar a hacerlo o simplemente, se pasease mostrando este arma, seguro que no recorrería muchos metros. Probablemente sería enseguida detenido y lo primero, le retirarían dicha arma.

Los conductores de carreras ilegales portan un arma de destrucción, un coche y, en la mayoría de los casos, produce la muerte de alguien ajeno a estas carreras.

¡Pero bueno!, ¿Esto no son accidentes y muertes anunciadas?, ¿No hay nadie que les pueda quitar las pistolas a estas personas? No creéis que la muerte del joven en Marbella era una muerte anunciada?

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Concienciación, Correo sin entregar, Jóvenes, Muerte, Muertes en carretera, Reflexiones, Respeto, Seguridad Vial, Velocidad, Víctimas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *