Muerte en el paso de cebra

Post escrito el  29.10.2006 por FZ madredHelena.

Hoy nos hemos enterado de 3 muertes, inútiles como siempre, miembros de la misma familia, en un paso de cebra. El presunto culpable, que además se dio a la fuga, iba bebido.

Este tema, que es muy doloroso para mí, por ser la misma causa de la muerte de mi hija, normalmente es un tema que procuro no tocar, por estar aún pendiente de juicio y no molestar a nadie. Pero, hoy no he podido aguantar más.

¿Hasta cuándo va a seguir pasando esto? ¿Cuántas personas más tienen que morir? Cada fin de semana unas cuantas. ¿Qué se puede hacer, qué se debe hacer, qué tenemos que hacer?

Esto es una sangría continua, hoy ha sido en un paso de cebra, hace un año y medio fue en una autovía, mañana será en una calle o carretera cualquiera.

¿Cómo podemos poner el grito en el cielo ante cualquier maltrato, ante cualquier muerte por arma blanca o pistola, ante cualquier acto terrorista y ante esto reaccionar como algo natural? Estos no son accidentes de tráfico.

A esta persona le acusan de conducción temeraria y denegación de auxilio y ya está. Probablemente habrá pasado 24 horas detenido y será puesto en libertad. Espero, que con un poco de suerte, le hayan retirado el carnet, no como en el caso de mi hija.

Dentro de 2 años o quién sabe cuánto, cuando se vea el caso de este conductor del paso de cebra, ya se le habrá pasado la borrachera, estará arrepentidísimo, habrá rehecho su vida y será una lástima que vaya a la cárcel, bueno, eso si le condena y va a la cárcel, que eso es otra cosa. Cuántos por menos, sobre todo por no haber matado a nadie, están en la cárcel y por muchos años.

Yo no soy inteligente, yo no tengo poder, pero para eso están las personas que hemos elegido y que se suponen tienen medios para educar a la población y mejorar nuestras vidas. Porque este es un tema, además de vigilancia y justicia, de educación y prevención.

Está demostrado que hay personas que se les ha retenido el carnet por diversos motivos, entre ellos conducir ebrios y siguen conduciendo y les vuelven a detener. Pero con

Cada vez que ocurre algo así me entran unas ganas enormes de gritar.

¿Es que estas personas no tienen padres, hermanos, jefes, amigos, alguien que les diga que tienen un problema ellos y los demás con sus acciones?. No me lo puedo creer. La mayoría de las veces no beben solos. Siempre hay alguien que sabe que van a coger un coche, que le ven en el estado que están.

La culpa, es de todos, por omisión, por negación, por falta de interés. Mientras, yo sigo llorando, pero eso, ¿A quién le importa?

detenerle nada más no se evita que vuelva a coger el coche y que vuelvan a beber.

Es cierto que los controles de alcoholemia están haciendo mucho, que el carnet por puntos crea temor y las personas se reprimen, pero eso no es suficiente.

Hay que buscar otras formulas, no me pregunten cuál, hay muchas personas a las que se les paga para que piensen y actúen sobre esto. Un castigo dilatado en el tiempo no tiene efecto. Una multa se paga y ya está. ¿Y la vida de estas personas y de los que les querían?

Cada vez que ocurre algo así me entran unas ganas enormes de gritar.

¿Es que estas personas no tienen padres, hermanos, jefes, amigos, alguien que les diga que tienen un problema ellos y los demás con sus acciones?. No me lo puedo creer. La mayoría de las veces no beben solos. Siempre hay alguien que sabe que van a coger un coche, que le ven en el estado que están.

La culpa, es de todos, por omisión, por negación, por falta de interés. Mientras, yo sigo llorando, pero eso, ¿A quién le importa?

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la accion de un conductor borracho.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Concienciación, Noticias, Reflexiones, Seguridad Vial y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *