¡Viva el vino!

cartasaldirector

Este brindis es el que debe estar haciendo el conductor kamikaze que mató a mi hijo (tres años) y a mis suegros (66-67 años) el 3 de julio de 2007 en Maqueda (Toledo). Después de ser condenado el 14 de diciembre de 2011 a 15 años de prisión por un jurado popular, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, presidido por Vicente Rouco, le ha rebajado la pena a cuatro años de prisión. Esta rebaja se debe a que el juez considera que este kamikaze estaba tan borracho (quintuplicaba la tasa de alcohol en sangre) que no era consciente de lo que hacía.

Me gustaría quedar un día con el señor Vicente Rouco para que explique a mi hijo Daniel (12 años), que el que mató a su hermano y sus abuelos, posiblemente, no vuelva a pisar la cárcel. Imagino que le dirá que lo que tiene que hacer si comete un acto parecido al de este profesor de Talavera es emborracharse todo lo que pueda.

También me gustaría quedar con el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, para que le explicara a Daniel que si en vez de un profesor kamikaze hubiera sido un terrorista, la sentencia hubiera sido distinta, y que conste que no tengo nada en contra de las víctimas del terrorismo, pero ¿qué diferencia hay entre sus víctimas y las mías?

¿No es terrorismo coger un automóvil sabiendo que estás muy borracho? ¿No es terrorismo conducir 10 kilómetros en sentido contrario a pesar de las advertencias de los conductores con los que se cruzaba y obligaba a salirse de la carretera? ¿O es que si un terrorista coge un coche y atropella y mata a su víctima ya no es un terrorista?

Lo dicho, me uno a Aznar y grito: ¡Viva el vino! Y, ¡salud, profesor!— Ángel Peralta Delgado.

Hace casi cinco años, Ángel Peralta Delgado, escribió otra carta muy distinta a esta, llena de amor y quizás menos rabia, porque era una carta de recuerdo y añoranza de su pequeño Miguel que hubiera cumplido cuatro años. Quizás, porque en su ánimo, abrigaba la esperanza de encontrar justicia y reconocimiento social a su pérdida, a su dolor. Esta vez, después de cinco años, Ángel Peralta Delgado ha dejado de tener esperanza y ha entrado en la autentica realidad: las víctimas de los mal llamados accidentes de tráfico, somos víctimas de cuarta fila. Ni siquiera de segunda. No hay más que mirar las indemnizaciones y las sentencias.

Y los que hemos perdido a nuestros seres queridos por el alcohol que otro ha tomado, es inevitable que nos acordemos de Aznar, defensor de que nadie te diga lo que tienes o no que beber para conducir. Yo también le aludía en mi carta. Y, aunque sé que el padre de Miguel hace este brindis de forma sarcástica, yo no me uno. No. El vino vivirá porque vivimos en ua sociedad de buenos caldos y cultura del vino, pero nada es malo si es con moderación y no vas a conducir. La culpa no es del vino, sino de los gobernantes y las leyes que elaboran, y se encargan de impartir los jueces. Ahí está la verdadera culpabilidad. Y la poca vergüenza y educación de los muchos que beben y conducen convirtiéndose en terroristas viales.

Ayer aparecía una noticia: Los españoles son los europeos que más conducen bajo los efectos de la drogas. ¡Qué fama! ¿Por qué será?

Un fuerte abrazo solidario para Ángel Peralta Delgado, el padre de Miguel, muerto, también, por el alcohol que otro tomó. Como Helena.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena. «Conduce sin miedo, pero con vergüenza»

 

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Alcohol, Cartas al director, Muertes en carretera, Seguridad Vial, Sentencias, Víctimas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¡Viva el vino!

  1. Mari Carmen dijo:

    Viva el vino y las mujeres que nos atrevemos a decir: mueran los conductores borrachos antes de que se lleve por delante a un inocente.
    Un fuerte abrazo y todo mi apoyo a esta familia y todas las que pierden un ser querido por culpa de un terrorista, sea vial o «viable» mate con una pistola una bomba o un automóvil, yo pediría que nos expliquen la diferencia, sobretodo en casos como este que tan claro queda.

  2. MANUEL dijo:

    VIVA EL VINO, PERO NO CUANDO SE CONDUCE, Y DESGRACIADAMENTE EN ESPAÑA MIENTRAS A LOS QUE HACEN LAS LEYES Y LAS A LOS QUE TIENEN QUE APLICAR NO LES OCURRA ALGO IGUAL, OJALA NO LES OCURRA NUNCA, LAS VICTIMAS DE LOS ACCIDENTES DE TRAFICO SIMPLEMENTE SERAN NÚMEROS, NO PERSONAS, POR LO QUE POCO IMPORTAN. UN FUERTE ABRAZO Y TODO MI APOYO A ESTA FAMILIA POR LO QUE HA SUFRIDO Y DESGRACIADAMENTE POR LO QUE LE QUEDA POR SUFRIR, PUES UNA PERDIDA ASÍ NO SE OLVIDA.

  3. salva peinado galindo dijo:

    no se si son las leyes, pero son las que tenemos, nada más, la interpretación que hacen los jueces de ellas, eso es lo que hay diferencia, es cierto que el conducir con una tasa por encima de lo permitido es delito, nunca debe de ser un atenuante el cometer un delito… y sabre todo cuando hay vidas de por medio… al menos es lo que pienso, y creo que la mayoria… de los que no sabemos de leyes.
    las victimas de esta violencia vial, no se si de cuarta o quinta fila… pero no son más diferentes de las que se producen por la violencia de genero… y el tratamiento es totalmente diferente, quizá, porque tambien las victimas son de ambos sexos…
    y el tratamiento que se hace de ellas es como un número… y no como personas.
    angel… lo siento de veras… lo que cuentas… lo siento con el mayor de mis sentimientos… no de boquilla.
    aquellos que me conocen saben… porque digo esto… y aquellos que me escuchan… tambien saben… de que va la violencia vial.
    un abrazo.
    salva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *