Después de ver «Maixabel»

El lazo naranja de las víctimas de tráfico

Después de ver la película Maixabel, me han venido a la cabeza ciertos recuerdos y esta especial reflexión, que intento hacer con todo el respeto para aquellas víctimas de terrorismo, y para otras que, esta sociedad, se empeña en no reconocer como tal, porque las muertes en el asfalto se consideran “accidentes”.

“Lo llaman accidente para que los que lo provocan no se sientan culpables” De la película “Una vida por delante”

Hace mucho tiempo, cuando yo no había escuchado aún el término ”Justicia Restaurativa”, me llamaron de una asociación que se dedicaba a trabajar con presos, CONCAES, para que formara parte de un grupo de víctimas que se reunían con presos y les hablaban de su dolor. En ese momento, denegué mi participación. No estaba preparada. Creo que ahora tampoco lo estaría, e incluso, sería más reacia porque creo que muchos de estos encuentros no les sirven nada más que para los encarcelados, y muy poco para las víctimas. Muy pocos delincuentes viales piden perdón. Todos se justifican, y cuando piden perdón es buscando una reducción de condena. Y los que no pasan por la cárcel, asisten a cursos o reuniones para recuperar los puntos perdidos de su carnet.

Reconozco y admiro la labor que todas estas asociaciones y  personas como Maixabel llevan a cabo. Admiro que hayan conseguido que una sociedad vuelva a estar unida y que hayan hecho el esfuerzo por perdonar. Pero sigo sin entender que las víctimas de siniestros viales, sigamos sin ser reconocidas con el valor y el respeto que nos merecemos, porque el resultado es el mismo: muerte. A nuestros muertos los han matado, no con bombas, fusiles o pistolas, sino con otra arma: un coche.

Pero el dolor que sufrimos es el mismo. Nuestros seres queridos están muertos. Y las noticias lo definen como “fallecidos, muertos, se han matado”, como si se lo hubieran buscado. Algo así, como gran parte de la sociedad pensaba cuando el maldito ETA mataba alguna víctima.

Voy a tratar de explicar la similitud que hay entre víctimas de terrorismo, y víctimas de terrorismo vial (un término que muy pocos se atreven a utilizar porque se sigue hablando de accidentes), partiendo de la unidad del significado de víctima:

Víctima: Persona que sufre por culpa ajena o causa fortuita. Definición del Diccionario de la Lengua Española

Persona o animal que muere por culpa de alguien o alguna cosa.

Para los que no conocen la violencia vial, estas son formas de violencia que se ejercen con un coche:

  • Aceleraciones bruscas y arriesgadas.
  • Amenazar con una cercanía potencial de choque ente un coche y otro.
  • Entradas y salidas rápidas de la calzada.
  • Bloquear salidas y entradas de autopistas o arterias importantes.
  • Tocar la bocina excesivamente.
  • Gestos obscenos con las manos.
  • Amenazas y exabruptos verbales.
  • Agresión física al automóvil de otra persona con palos, piedras, o las manos.
  • Peleas físicas con o sin armas.
  • Amenaza con arma de fuego.
  • Persecución para cobrar venganza por una provocación.

Y como resultado de esta violencia, se producen muchos “accidentes”, y algunos con resultado de muerte.

Pero qué pasa cuando, además, se introducen otros ingredientes como es el alcohol y resto de drogas, la velocidad, y la desatención, pues que ese arma de matar, se carga con balas.

Hay un terrorismo vial del que nadie habla. Cada año se producen miles de muertes, millones en todo el planeta, que se siguen denominando “accidentes de tráfico o tránsito”, pero por medio están conductores que llevan un coche cargado con balas. Balas llenas de alcohol, todo tipo de drogas o desprecio por la vida, propia y de los demás.

Hay muchas Maixabel en el mundo de las víctimas de tráfico. Madres y padres que han perdido sus hijos y desde entonces se dedican a concienciar sobre este peligro, que se reúnen con presos por delitos viales, o que dan charlas a personas que ha perdido todos los puntos de su carnet por este motivo o por infringir las normas de Seguridad Vial, o que ayudan a otras víctimas, psicológicamente o con consejos para enfrentarse a un juicio, pero no son conocidas, fuera de este ámbito.

Espero que, algún día, cuando exista una secretaría de víctimas de tráfico, se modifique la Ley de Víctimas, que actualmente ni nos recogen, y hagan suya mi petición de modificación, ya que las sentencias por siniestros de tráfico, siguen siendo de las más pequeñas y ridículas, y al menos nos concedan que, cuando estamos dando sepultura o incineración a nuestros muertos, los causantes estén en la cárcel.

La Ley de Víctimas de Delitos debe recoger que, las víctimas de siniestros de tráfico, como víctimas de delitos que también somos, tengamos el derecho a que el victimario no permanezca libre mientras que estamos dando sepultura a nuestros familiares, ni  durante un tiempo crucial de nuestro duelo. Todo aquel delincuente vial culpable de producir muerte, deberá permanecer en la cárcel, desde el momento en que es detenido o producido el hecho, por un periodo negociable con las víctimas, no computable con la condena que le fuera impuesta una vez juzgado por el delito cometido, y que, por lo general, no se llevará a cabo hasta pasado unos tres años.

Pido a la Fiscalía General de Seguridad Vial, y a los fiscales en general, que apoyen, redacten, modifiquen  o dicte las normas necesarias para llevar a cabo esta modificación de la Ley de Víctimas de Delitos,  petición que haría un poquito más llevadero nuestro duelo. Es de justicia y nos lo deben como víctimas que somos.

 Ya que jurídicamente no hay forma de que se admita endurecer las penas  o aplicarlas en su máximo grado, para los delitos contra la Seguridad Vial, esta sería una forma de ayuda moral a las víctimas indirectas de siniestros viales (de mi manifiesto por el día de las víctimas de tráfico de 2021 Flor Zapata Ruiz)

“Lo  que caracteriza a la víctima es su inocencia”. Reyes Mate

Vuestro dolor es el mío. A mi hija la mató un conductor borracho, que intentó hacer pasar por el que conducía era el copiloto. Era plenamente consciente de lo que había hecho. Mientras cubríamos el cuerpo de mi hija con un verde manto de hierba, él ya estaba en la calle.  Fue condenado a dos años y nueve meses.

Esto ocurrió hace diecisiete años. En la actualidad, las víctimas matadas por conductores borrachos y drogados, siguen siendo enterradas con sus victimarios en la calle, y después de algunos años, cuando se produce el juicio, son penados con sentencias ridículas, nada que ver con otras aplicadas a homicidios.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

www.quieroconducirquierovivir.com

Publicado en Cine, Concienciación, Correo sin entregar, Duelo, Muerte, Muertes en carretera, Reflexiones, Seguridad Vial, Víctimas | Etiquetado , , | Deja un comentario

Estrellas Amarillas

Teresa Salas de Mellano, es una madre de Argentina, víctima de tránsito, presidenta de la Red Nacional de Familias Víctimas de Tránsito,  y la primera madre con la que contacté fuera de España y con la que tengo una cariñosa relación y he podido conocer gracias a las veces que ha venido a España, y con la que comparto dolor, porque casi llevamos el mismo tiempo en esta lucha por la concienciación y contra los siniestros de tráfico.

Ella es la ideadora y creadora de las “ESTRELLAS AMARILLAS”, en Argentina, y su difusión en otros países.

Después, otros han tratado de sacar partido de esta idea, y ahora, incluso, se anuncia un foro de Estrellas Amarillas, en el que ella no tiene nada que ver.

Sin poder compararme con su labor, más oficial que la mía, y con mayor éxito, es como si hoy en España se creara un foro que se titulara “El lazo naranja de las víctimas de tráfico”, lazo que yo ideé y propuse para identificarnos las víctimas de “accidentes de tráfico”, y ni estuviera como invitada. No es el caso porque ni siquiera algunas asociaciones de víctimas lo han tenido en cuenta.

Siempre he confesado públicamente, mi admiración por las personas que de forma altruista se dedican a la enseñanza de la seguridad vial para nuestro niños, futuros conductores, y la concienciación y ayuda a las víctimas, pero mi repulsa a los chiringuitos creados en pos  de la seguridad vial. Lo siento, no me gusta quien hace negocio con la desgracia de otros, ni aquí y ni en el mundo entero.

Querida Teresa, quien te conoce no necesita que le cuenten tu trabajo, pero para aquellos que llevan tiempo hablando de las estrellas amarillas y dicen que no te conocen, aquí va un resumen de tu lucha.

Ahora mismo, recuerdo las palabras que pronunció la ayudante del Fiscal de Seguridad Vial de España, en la película “Una Mañana Fría” (no son textualmente), que decía algo así como que del dolor y el amor de las víctimas de tráfico, nacen las historias más bonitas. Así es tu historia,  Teresa.

Esta es la cronología que me ha enviado Teresa Salas de Mellano, para los que no la conocen en España.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, a la que mató  un conductor borracho.

CRONOLOGÍA: HISTORIA DE ESTRELLAS AMARILLAS El 24 de abril de 2004 se creó la Red Nacional de Familiares Víctimas de Tránsito, bajo la iniciativa de Teresa Salas De Mellano y Silvia González, presidenta y vicepresidenta respectivamente. Ambas se conocieron por atravesar el mismo dolor. Teresa, Madre de Paolo Mellano atropellado dos años antes en una picada callejera en Vicente López, provincia de Bs. As. Y quien el 21 de septiembre de 2005 tuviera la primera estrella colocada a nivel nacional. Año 2006 se pinta en Ensenada. Año 2007 se vuelve a repintar la estrella en Vte López con la adhesión del Concejo Deliberante por unanimidad, con firma del Intendente por Decreto Municipal. Año 2008 en la semana de Seguridad vial,Caravana de seguridad vial desde Vte López a Caba, pintando Estrellas Amarillas nos recibe en Caba el Dr. Pablo Carignano mediante gestión de Patricia Pistarini secretaria de la Red Nacional se pintan 6 estrellas más. Se realiza una gestión importantísima en CABA con el mapa de Estrellas viales. Acompañado por otras organizaciones. Se comienza a realizar las señales verticales en CABA En una reunión mantenida ese mismo año 2008 con el Consejo Federal de Seguridad Vial, conocen a representantes de Bogotá Colombia. Ellos estaban lanzando una Campaña en su país llamada Estrellas Negras y desde allí, surge la propuesta de traer a la Argentina acciones a fines de trabajar en la concientización, educación, sensibilización en nuestra comunidad. Desde entonces, trabajan mancomunadamente diversas Asociaciones Argentinas adheridas a la Campaña de Concientización Vial Estrellas Amarillas, a fines de cambiar este flagelo que deja como resultado tantas muertes evitables. https://malditaspicadas.blogspot.com/2017/07/paolo-mellano-victima-de-una- picada.html Por su parte, Silvia, Mamá de Sacha Viguera de 7 años, quien fue atropellado el 29 de marzo 2003, falleciendo tres días después (1 de abril) en Santa Rosa, La Pampa. https://www.laarena.com.ar/la-ciudad/2012-5-13-6-44-0-sacha-un-motivo-para-una- lucha-colosal. El 14 de agosto de 2008 la Campaña de Estrellas Amarillas, impulsada por la Red Nacional Familiares de Víctimas de Tránsito, realiza su lanzamiento nacional en la ciudad de Santa Rosa, Capital de la provincia de La Pampa con la realización de la 1o Ordenanza Municipal, que fue el modelo aplicado por Vicente López y el resto del País además con el mapa de Estrellas Amarillas y señales verticales.. En ese mismo mes es declarada de interés para la Agencia Nacional de Seguridad Vial presidida en ese entonces por el Sr. Felipe Rodríguez Laguens, la adhesión del Parlamento Patagónico y Cámara de Diputados de La Pampa, entre otros. Cada estrella amarilla se coloca con un doble propósito: mantener viva la memoria de quien perdió la vida en un hecho vial que, como la gran mayoría, pudo haberse evitado y generar conciencia respecto de que todos nosotros podemos ser la próxima víctima o incluso victimario. Surge la propuesta de trabajar en la concientización, educación, sensibilización y memoria vial en nuestra comunidad. Trabajamos mancomunadamente diversas Agrupaciones Argentinas adheridas a la Campaña Estrellas Amarillas, a fines de cambiar este flagelo que deja como resultado tantas muertes evitables. Destacamos el acompañamiento en los talleres de educación vial a ingenieros, educadores en Seguridad vial, empresas y seguros que nos brindaron su apoyo incondicionalmente. Corriendo el año 2009, la Red Nacional, a través de la firma de un convenio, sede los permisos para que un familiar de víctima trabaje conjuntamente con el resto de los grupos de familiares y lleve la Campaña Estrellas Amarillas a su provincia. Este señor, se apropió del trabajo ajeno, Patentó las Estrellas y excedió los límites permitidos, auto proclamándose dueño de la iniciativa y extendiéndose en todo el territorio nacional. Año 2010/11 se comenzaron a colocar las señales verticales en localidades de la Provincia de Buenos Aires. En el año 2011 ante las personas que quisieron apoderarse de la Campaña se logró el aporte de la Senadora Nancy Parrilli para la adhesión del Senado y a su vez, el compromiso con Vialidad Nacional para trabajar la Estrella como una señal de tránsito preventiva, considerando el rol del Estado ante estas muertes evitables. De este trabajo surge la Resolución 1371/11 de Vialidad Nacional, quien aprobó la instalación de carteles de Estrellas Amarillas en las rutas nacionales como parte de la campaña de concienciación vial llevada adelante por la Red Nacional Familiares de Víctimas de Tránsito. En todo el país pueden visibilizarse Estrellas Amarillas pintadas en el asfalto y es una forma de alertar que en esos lugares hubo siniestros viales fatales. Bajo el lema: “DE VOS DEPENDE NO SUMAR UNA ESTRELLA MÁS AL CIELO”, hoy es una señal de tránsito en caminos nacionales e internacionales. Desde la Agencia Nacional de Seguridad Vial se imparte año a año el calendario de fechas conmemorativas para trabajar en educación y conciencia vial, donde por ejemplo se incluye el 10 de junio “Dia de la Seguridad Vial”, 21 de septiembre la Campaña Nacional “Por una Primavera SIN Estrellas Amarillas” en homenaje a Paolo, la primera Estrella colocada en el país, 3er domingo de noviembre “Dia Mundial en Recuerdo a las Víctimas de Tránsito”, entre otras. Así, como también, el 1 de abril 2020, coincidentemente con el día más importante y emotivo para Fundación Estrellas Amarillas, por disposición de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) el símbolo de las estrellas amarillas se incorporó a las señales viales en los manuales de estudio del curso teórico para la obtención de licencias de conducir, ya sea por primera vez o para su renovación. En reconocimiento a la lucha de todos los familiares de víctimas del país y bajo la instrucción de nuestro Sr. Presidente, quien dispuso que el Estado nos acompañe en nuestro dolor y en nuestra búsqueda de Justicia. Formalmente se instaura a la ESTRELLA AMARILLA como señal de Tránsito Horizontal o vertical ubicada donde hubo una víctima fatal. La Agencia Nacional de Seguridad Vial por Disposición Nro. 110/20, incorporó la obligatoriedad de impartir y difundir el significado de la Estrella Amarilla para los exámenes teóricos para obtener y renovar Licencia Nacional de Conducir. Significado: Las 5 puntas representan los siguientes valores: MEMORIA, PREVENCIÓN, LEY, JUSTICIA, EDUCACIÓN. Iniciadas en sus regiones desde el 2008 al 2010, Pcia de La Pampa, Buenos Aires Municipio San Martin, San Isidro, Mar del Plata , Balcarce, Chacabuco ,Caseros, etc. Entre Ríos, Gualeguaychú, Salta , Jujuy, San Luis; Còrdoba (Los Cóndores, Río Primero, Colonia Caroya Sinsacate Còrdoba Capital etc) Santiago del Estero, Rio Negro.Santa Fe. 2010 en Adelante Corrientes, Tierra del Fuego A.I.A.S., Misiones; Formosa, Neuquén,Chubut . Destacamos a los familiares que aportaron su compromiso, empatía, dedicación, solidaridad, para que esta campaña sea visible en todo el país. Zulma Tarditi, Cristina Guarinos, Cristina Armoa, Gladys Bizzozzero, Noemí de Cardozo, Miguel Gandolfo, Viviam Perrone, Nancy Okkos, Raúl Padovani. Alicia Soria, Patricia Pistarini, Silvia González, Teresa Salas de Mellano y los miles de familiares que fueron surgiendo en el camino baluartes de esta campaña de amor y resiliencia En busca de una seguridad vial más digna sin tantas muertes en tránsito. Voluntarios de la vida…. https://www.argentina.gob.ar/seguridadvial/estrellas-amarillas https://www.eldiaonline.com/una-estrella-amarilla-brilla-la-plaza-n266451 https://www.buenosaires.gob.ar/movilidad/plan-de-seguridad-vial/informes-y- estadisticas/mapa-de-estrellas-amarillas-en-la-ciudad https://www.clarin.com/ciudades/estrellas-amarillas-huellas-victimas-inseguridad- vial_0_BJdZEP7ux.html http://m.apfdigital.com.ar/despachos.asp?cod_des=149617 https://www.diariolavanguardia.com/noticias/5807-estrellas-amarillas-para-recordar-a- las-victimas-del-transito-y-para-crear-conciencia/ https://www.telam.com.ar/notas/202109/569321-inauguran-mural-homenaje-a-victimas- de-siniestros-viales.html https://www.tiempofueguino.com/hace-10-anos-que-fue-promulgada-la-ordenanza-que- permite-el-pintado-de-estrellas-amarillas/ https://diariotextual.com/inicio/index.php/2019/04/24/una-foto-sacha-una-cumbre-ong- victimas-transito/ https://www.laarena.com.ar/la-ciudad/2008-8-20-5-35-26-campana-estrellas-amarillas http://www.eldiariodelfindelmundo.com/noticias/2011/11/20/39255-pintan-estrellas- amarillas-en-homenaje-a-las-victimas-del-transito-en-ushuaia https://www.primeraedicion.com.ar/nota/100511819/primera-estrella-amarilla-en- misiones-sobre-una-ruta-nacional/ http://www.eldiariodelfindelmundo.com/noticias/2012/05/20/42212-melella-pinto-una- estrella-amarilla-en-homenaje-al-padre-zink http://www.eldiariodelfindelmundo.com/noticias/2018/03/19/76301-la-red-nacional- familiares-de-victimas-de-transito-en-tdf-promueve-la-campana-alcohol-cero https://www.treslineas.com.ar/2012-pintaron-estrellas-amarillas-memoria-victimas- transito-n-783696.html

Publicado en Concienciación, Historias, Muertes en carretera, Seguridad Vial, Víctimas | Etiquetado , , | Deja un comentario

El Profesor y El Delincuente

Pegatina de ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!

Últimamente, apenas escribo en este blog, y no es porque no tenga  materia para hacerlo, porque la concienciación sobre la seguridad vial, es un tema que sigue vigente y por desgracia, se siguen perdiendo muchas vidas.

Pero hoy me han sucedidos dos hechos que me han dado motivo para venir hasta aquí a escribir. Uno está relacionado con la actualización de mi página web, que siempre me resulta difícil, porque yo, una madre sin hijos, me las veo y deseo para lidiar con esto de la informática.

El otro hecho ha sido la petición, por segunda vez, para una amiga,  del envío de mis pegatinas, ese cochecito que aparece en la cabecera de este blog, y que pagué con el dinero que, dicen, valía la vida de mi hija.

Ya casi nadie me pide esas pegatinas que para mí y en algún medio también las han definido, como “unas pegatinas por la seguridad vial”, para poner en el coche. Durante años han sido muchas personas las que me las han pedido y las he ido enviando.

 Siempre me quedo con la referencia de quién me pidió y su dirección. La solicitud, normalmente, es a través de un correo electrónico, y la historia se pierde en el tiempo.

Hoy  he encontrado un fichero sobre el envío de algunas de esas pegatinas a dos personas diferentes. Este fichero tiene fecha de mayo de 2012 y  por etiqueta el título de “Profesor y delincuente”. Lo titulé así porque uno era un profesor de autoescuela y el otro, una persona que había cometido un delito contra la seguridad vial.

Después de tantos años, ya no recuerdo quién era el profesor, y quién el delincuente, y este hecho me ha llevado a escribir, porque tiene delito que pasado el tiempo, con la gran diferencia que hay entre uno y otro, entre el trabajo de uno y la irresponsabilidad del otro, ahora yo no pueda reconocerlos.

Me ha causado tristeza, por un lado, pero a la vez, me ha alegrado recordar que un delincuente se pusiera en contacto conmigo para pedirme esa pegatina. Supongo que para él no sería fácil asumir su error y escribirme, reconociéndose como tal, y pedírmela.

Querido profesor de autoescuela: gracias, por tu petición de mi pegatina. Supongo que en el coche dónde dabas las clases, lucía, y aprovechabas para contarles a los alumnos la historia de una madre que perdió a su hija por un conductor borracho. Esa labor solo se puede hacer de tú a tú.

Y arrepentido delincuente: gracias por admitir tu culpa y tratar de cumplir justicia restaurativa. No sé si llegarías a poner la pegatina en tu coche, pero estoy segura que en algún momento te habrá frenado conocer mi historia.

Estoy en un momento de mi vida en el que, como decía mi suegra,” aunque relato y relato, no se me olvida en un rato”; no se me olvida mi lucha, pero pienso y siento que ya pasó mi tiempo.

Sé que he sido, como madre, sin pertenecer a una asociación,  pionera en iniciar un blog que intentaba concienciar y hablar de seguridad vial, también en utilizar las redes con el mismo espíritu, cuando, con esas características, apenas nadie escribía en Internet. Es probable que si hubiera sido ahora, me habría hecho una youtuber, pero todo era diferente hace dieciséis años. El encuentro con este fichero me ha reconfortado, porque creo que en todo este tiempo no podría haber hecho más.

Y quiero aprovechar este post para dar las gracias a José Ramón Carballeíra que, hoy, me ha solucionado el problema con mi web. Creo que esta figura en la empresa que gestiona el sitio web les llaman “mi asesor personal”, y ahora que los mayores tenemos problemas hasta con los bancos porque no tenemos quien nos asesores, ni nos dé el dinero, ni nos actualice la cartilla, y solo los dirijan a una máquina, es de agradecer que, aunque pagamos como en los bancos, estas empresas tengan asesores. Para mí, junto con las dos mujeres que me iniciaron este blog, son mis ángeles.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

www.quieroconducirquierovivir.com

Publicado en Concienciación, Quieroconducirquierovivir, Seguridad Vial | Etiquetado , | Deja un comentario

Diecisiete Finales Sin Ti

Querida hija: En el segundo año de pandemia, nos disponemos a cumplir diecisiete finales de año sin ti. ¿Dónde quedaron aquellos felices fines de año, celebrándolos contigo, en bonitas fiestas, con nuestros vestidos largos y llenas de brillo? Pareciera que eso nunca existió, pero sí que pasó, y lo disfrutamos, aunque ahora todo sea recuerdo y añoranza.

Y siguiendo con la tradición de contarte lo que ha pasado en este año que vivimos sin ti, me dispongo a hacer este pequeño recuento. Dentro de poco, habrá pasado tanto tiempo que pocas cosas podré contarte porque casi no habrá personas que hayas conocido.

Seguimos con el bicho. Esta situación ha agudizado nuestra  tristeza, nos ha confinado, retirado, apartado de lo poco de vida social y cultural que teníamos. Somos mayores y de riesgo y nos tenemos que cuidar. Y lo que para los demás no existe como riesgo, para nosotros puede ser mortal. Y no tendría mayor trascendencia porque de algo hay que morir, y en muchos momentos lo hemos querido, pero nadie se muere cuando quiere.

Pero este virus sigue atacando. Son muchos los que ya han muerto, especialmente siguen siendo los mayores, pero también los hay jóvenes.

LOS AMIGOS

Lo poco que sé es por lo que veo a través de Facebook, y esa es una red de mayores, así que muchos ya ni la utilizan, están en otras más modernas, y todos parecen que están bien, avanzando con sus vidas, con sus niños cada vez más mayores, progresando con sus trabajos o sus proyectos, avanzando en la vida que les ha tocado vivir. Supongo que alguno se seguirá acordando de ti, pero la vida es su prioridad, y tú y nosotros somos muerte y pasado.

LA FAMILIA

La familia también avanza. Los primos, alguno se está preparando para casarse el próximo año, otro sigue con sus estudios, otra ha terminado su doctorado, y otras trabajando o buscando trabajo, pero todos bien, en sus vidas, en sus cosas.

LA SEGURIDAD VIAL

La seguridad vial está en mi interior, pero ha dejado de ser mi motor. Creo que he hecho todo lo que he podido pero no quiero desgastarme más. Después de diecisiete años es un tema decepcionante. A pocos les importa salvo a los que les toca ser víctimas de siniestros de tráfico y cada uno va a salvar lo suyo, su caso, su juicio, su chiringuito, paliar su dolor, o pasar página.

No eres nadie si no perteneces a una asociación, si no estás metida en el sistema. De nada sirve que tengas ideas, que trates de unir, las víctimas de siniestros viales somos las únicas que no nos unimos, que no conseguimos que se nos tome como tal y que menos reivindicamos. No tenemos valor como votos, y los políticos van haciendo lo poco que Europa les va obligando.

Aún así, sigue habiendo personas que siguen dedicandose a salvar vidas y curiosamente, muchos de ellos no son víctimas. Una gran mayoría, son hombres y mujeres que  van vestidos de azul o  verde, y yo les sigo admirando.

LA POLÍTICA

Sigue siendo muy sucia. Los políticos, en su mayoría, no conocen las reglas de juego. No tienen visión de futuro. Solo piensan en su provecho, en su puesto, en su sueldo, en el quítate tú para ponerme yo, en si  tú dices blanco, yo digo negro. La política, más que nunca, se ha convertido en una forma de vivir. Tenemos lo mejor de cada casa.

Y a propósito de política, y recordando a tu padre que a partir de nacer tú siempre decía que el mundo sería de las mujeres, este año ha habido dos mujeres, que se han hecho muy famosas. Cada una de distinto signo. Una de ellas con su labor pensando y por el trabajador. La otra, una acérrima defensora de la libertad, que ni en los mejores años del franquismo, cuando todos estábamos acogotados, habríamos soñado haberla tenido. Claro que el concepto de libertad solo tiene de coincidencia la palabra. Ahora, la libertad que se pide, que se exhibe, es la de tomar cerveza en las miles de terrazas que existen como única forma de trabajo y producción de este país.

Madrid, querida hija, se ha convertido en una ciudad no para viejos.

EL PLANETA TIERRA

El planeta se sigue quejando. Estuvo bien el parón del confinamiento, pero nuevamente le agredimos, le maltratamos, y si nuestro país se libraba de un clima extremo, en este año hemos tenido, huracanes, tornados, inundaciones, una nevada impresionante, Filomena se llamó, y hasta un volcán en erupción, que ha durado creo  que 85 días, dejando a muchísimas personas sin sus casas que han sido engullidas por la lava y las cenizas.

Ya ves, desde que tú no estás, todo está revuelto.

LA CULTURA

La cultura, con las restricciones de la pandemia, sigue sufriendo. Pero, además, se dala incongruencia de que vamos para atrás. Ahora todo es políticamente incorrecto, y la censura personal se ha implantado en cada uno, sin necesidad de que exista censor.

Es probable que esto que te cuento esté bajo la visión de unos mayores. No estás tú para ponernos al día, ni para hacernos ver si estamos o no en lo cierto.

Yo misma que siempre estuve actual en lo que se refiere a la música, me estoy quedando completamente desfasada, casi no te puedo hablar de nuevos cantantes porque no los conozco. Y en televisión se empeñan en poner cantantes y canciones de hace un montón de años, en versión de los que las hicieron famosas, o en versión de otros cantantes más jóvenes. ¿Es que no hay nuevas canciones?

Y entre los famosos del cine o la música, murió Verónica Forqué, la compañera de colegio de mi amiga Elena, Raffaella Carrá, y Alex Casademunt, uno de los triunfitos, también en siniestro de tráfico. Y la escritora Almudena Grandes, con la que muchas mujeres comenzamos a hablar de erotismo y sexo. Esta es solo una pequeña muestra o los que tú conocías.

¿Qué más puedo contarte? Trescientos sesenta y cinco días dan para mucho, pero nosotros ya hemos perdido la cuenta de los días. Cada día parece el mismo, tenemos que preguntarnos el uno al otro ¿qué día es hoy? Seguimos el calendario por los médicos. No hay un día mejor que otro, solo hay días que pasan.

El otro día leí o escuché a Antonio Muñoz Molina que decía que las cosas no pasan, las cosas les pasan a personas. Y a nosotros nos ha pasado lo peor que puede pasar: Perderte querida hija.

Tú eras nuestro timón, nuestra referencia, nuestro objetivo, el camino, y ahora solo nos queda un camino que no lleva a ningún lugar bueno.

Y así van pasando los años, los días, las horas, los minutos. A veces, hacemos cosas para que el tiempo pase antes, más rápido, pero solo es una ilusión, no es real, porque el tiempo no pasa, solo lo gastamos.

Querida hija, la canción de este año es de Dani Martín, tu amor platónico. Se la ha hecho a su hermana, que se fue poco tiempo después que tú y se titula “Cómo me gustaría contarte”. Eso es lo que yo hago con esta carta, o lo intento, y me gustaría contarte solo cosas bonitas, positivas, que te hicieran reír, pero nos falta tu sonrisa, tu preciosa sonrisa, nadie ríe como tú, con tantas ganas, tan fuerte, tan escandalosa, ahora la risa ya no es igual.

Cuídate, y cuídanos. Te queremos, te hemos querido y te seguiremos queriendo todo el tiempo que nos quede de vida. Y mientras existan finales sin ti, será muy triste, pero seguiremos aquí para que no se te olvide.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor borracho.

www.quieroconducirquierovivir.com

Publicado en Aniversario/Conmemoración, Convocatoria/Celebración, Correo sin entregar, Madres sin hijos, Muertes en carretera | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El Manifiesto de una Madre

Lazo de las víctimas de siniestros de tráfico

Dentro de una semana se conmemorará el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Tráfico. Ya tengo en mi haber diecisiete, y cada año me digo que será el último, porque cada día que pasa estoy más segura de que a nadie le importan nuestros muertos en siniestros viales.

Pero cada año surge una nueva voz que me pregunta ¿No vas a escribir este año nada para el día de las víctimas? Entonces, salgo de mi letargo y me obligo.

Y después, pasado este día, me volveré a hundir en la depresión que produce ser una víctima en una sociedad que solo considera víctimas a las de terrorismo y género.

Agradezco a los que me han pedido que escribiera este año un nuevo manifiesto porque, gracias a ellos, este año me ha salido un manifiesto con una petición muy especial. Una petición, más que nunca, basada en el concepto de víctima, las víctimas que somos.

MANIIFIESTO DE UNA MADRE POR EL DÍA MUNDIAL EN RECUERDO DE LAS VÍCTIMAS DE TRÁFICO

Desde 2005, y por petición expresa de la OMS,  el tercer domingo de noviembre se conmemora el DIA MUNDIAL EN RECUERDO DE LAS VÍCTIMAS DE TRÁFICO O TRANSITO. Las víctimas preferimos llamarlo, El Día Mundial Recuerdo de las Víctimas de Siniestros de Tráfico. Desterremos la palabra “Accidente”, porque en su gran mayoría se pudieron evitar.

Esta madre que perdió a su hija por un conductor borracho, ha escrito cada año un manifiesto. Pero aún quedan muchas cosas por hacer y cambiar para evitar las muertes en el asfalto.

Por tanto, pido a los gobiernos, actuales y venideros, a los ayuntamientos, a los jueces, a las instituciones, y a la sociedad en general, porque todos debemos estar implicados y comprometidos en disminuir esta pandemia, que no se piensa como tal, que tengan en cuenta estas peticiones.

Las víctimas estamos cansadas de pedir más y mejor justicia, para unas muertes de inocentes por culpa de conductores borrachos, drogados, violentos, e irresponsables que utilizan el coche como un arma de matar.

Algunos  jueces no disponen cárcel preventiva superior a 24 horas, para aquellos delincuentes viales que producen muerte y cuando estamos dando sepultura a nuestros seres queridos, ellos, los que han producido la muerte, ya están en la calle.

Es por ello, que quiero apelar a una modificación del Estatuto de las Víctimas de Delitos,  que en su propia definición dice así: Elaborar una ley constitutiva del estatuto jurídico de la víctima del delito es ofrecer desde los poderes públicos una respuesta lo más amplia posible, no sólo jurídica sino también social, a las víctimas, no sólo reparadora del daño en el marco de un proceso penal, sino también minimizadora de otros efectos traumáticos en lo moral que su condición puede generar, todo ello con independencia de su situación procesal.

Este manifiesto, este año, además  de seguir insistiendo en peticiones anteriores y que aún no se han resuelto, quiere centrarse en una primera petición que  las asociaciones de víctimas deberían hacer suya, puesto que para que se haga realidad, deben ser dichas asociaciones las que lo pidan.

Y dicha petición es la siguiente:

 -La Ley de Víctimas de Delitos debe recoger que, las víctimas de siniestros de tráfico, como víctimas de delitos que también somos, tengamos el derecho a que el victimario no permanezca libre mientras que estamos dando sepultura a nuestros familiares, ni  durante un tiempo crucial de nuestro duelo. Todo aquel delincuente vial culpable de producir muerte, deberá permanecer en la cárcel, desde el momento en que es detenido o producido el hecho, por un periodo negociable con las víctimas, no computable con la condena que le fuera impuesta una vez juzgado por el delito cometido, y que, por lo general, no se llevará a cabo hasta pasado unos tres años.

Pido a la Fiscalía General de Seguridad Vial, y a los fiscales en general, que apoyen, redacten, modifiquen  o dicte las normas necesarias para llevar a cabo esta modificación de la Ley de Víctimas de Delitos,  petición que haría un poquito más llevadero nuestro duelo. Es de justicia y nos lo deben como víctimas que somos.

 Ya que jurídicamente no hay forma de que se admita endurecer las penas  o aplicarlas en su máximo grado, para los delitos contra la Seguridad Vial, esta sería una forma de ayuda moral a las víctimas indirectas de siniestros viales.

-Pido a los gobiernos y ayuntamientos que hagan lo posible por crear políticas viales en las que se tengan en cuenta el cambio climático, apostando por una movilidad sostenible y tomando medidas que reduzcan la contaminación de ciudades.

-Asimismo, que potencien el transporte público, y propicien y favorezcan, cada vez más, los “caminos seguros al cole”. Al igual que la enseñanza temprana  de seguridad vial a los niños es fundamental, también hay que sembrar el objetivo de, ir andando al colegio. También deben favorecer el uso de bicicletas o patinetes, de una forma segura y exenta de compartir riesgo con los coches.

-Debemos apartar los coches de las puertas de los colegios, lo máximo posible, para evitar desgracias como el reciente atropello de niñas.

-Pido que de una vez por todas, dejemos de ser un país de borrachos, y para circular la tasa de alcohol permitida sea «cero, cero».

-Pido un protocolo extensible a todas las comunidades, policías locales, guardia civil, mossos, erztaintza… para que las pertenencias de una víctima de siniestro de tráfico, sean custodiadas por las mismas y no sean abandonadas en el arcén o dejadas en el coche, a mano de cualquier desaprensivo, ni se les encargue su custodia a los profesionales de grúas, que ya tienen bastante con su labor de desalojar del asfalto un montón de chatarra.

-Pido verdaderas ayudas económicas para las familias que se rompen con los siniestros viales. Directamente, como ayudas económicas para esas familias que se quedan sin el padre o madre, sustento de una casa, o  niños huérfanos de ambos, desde el momento en que se produce el siniestro, sin tener que esperar tres o cuatro años a que se resuelva el juicio. Todo ello sin impedimento de las indemnizaciones que por ley les correspondan.

-Pido ayuda psicológica profesional, para las víctimas,  fuera de la que puedan ejercer las asociaciones de víctimas. Por cada víctima que se produce en el asfalto, se generan otras muchas indirectas, debido al dolor de estas pérdidas y muchas veces no reciben la ayuda psicológica adecuada.

-Pido Fiscales bien formados y con ayuda de profesionales de criminología que les puedan asesorar en la investigación de los mal llamados accidentes de tráfico.

-Pido que la DGT, muestre una verdadera función de ayuda, vigilancia y coercitiva, aumentando el número de agentes y sus medios.

Todos estamos en las calles como peatones o conductores, todos podemos ser víctimas o victimarios, pero no todos somos delincuentes. La sociedad debe ser más severa con aquellos que producen muerte por sus acciones delictivas. Los siniestros de tráfico son un mal evitable, no nos acostumbremos a verlos como un accidente trágico e inevitable.

-Por último, pido un minuto de silencio por todas las víctimas tráfico que se han producido este año, especialmente por aquellos niños que han perdido la vida,  atropellados por conductores con alcohol u otras drogas, y por todos aquellos que su muerte se podría haber evitado.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

21 de noviembre de 2021

Publicado en Aniversario/Conmemoración, DíaMundialVíctimasTráfico | Etiquetado , , | Deja un comentario

CABEZA DEL BUEY Y LA POCA JUSTICIA EN LOS SINIESTROS DE TRÁFICO

El lazo naranja de las víctimas de siniestros de tráfico

Dieciséis años después de tener que sufrir la locura de perder a mi hija por un conductor borracho, otros padres pierden también a su hijita, por el mismo motivo: el alcohol que otro tomó.

Pero en estos dieciséis años ha habido muchos más casos ¿qué lo hace más relevante, o indignante? ¿Por qué de nuevo me conmueve? Por que se dan casos muy coincidentes. A Leire, la atropelló, en un paso de cebra, un “legionario”. A Helena, hace dieciséis años, la mató un militar, en una autovía, con dos carriles para poder adelantar, envistiéndola por detrás. En ambos casos, el índice de alcohol era muy parecido, cuatro veces por encima del permitido.

Una frase del padre de Leire me recordó a mí misma describiendo el hecho: Iba tan borracho que ni la vio.

Leire

Y en los dos casos, aunque pasados dieciséis años, cuando estábamos dando sepultura a mi hija, el conductor borracho estaba ya en la calle. En el caso de Leire, también.

¿Qué hemos mejorado en estos años? Que al individuo que mató a Leire, le han retirado el permiso para conducir. Al de mi hija, ni eso. Tuvieron que transcurrir tres años y medio, hasta que se produjo el juicio, para que se lo retiraran.

¿Qué hay de indignante en este nuevo hecho para que todo un pueblo se manifieste?

Que no hay derecho a que las muertes por siniestros viales, que no accidentes (a ver si desterramos de una vez por todas esa palabra), siguen siendo muy poco castigados y penados.

Las muertes producidas con un coche, cuando se conduce con alcohol y otras drogas, no son un accidente, no es algo fortuito, aunque en este país de buenos caldos y bebedores, nos empeñemos en verlo así. Por algo somos un país que aún no tenemos índice de alcohol “0” para conducir. ¿Por qué? Porque todos bebemos y conducimos, Porque los políticos de turno miran para otro lado y cuando no están en el gobierno dicen que nadie les tiene que decir lo que tienen que beber o no. Porque muchos políticos, incluso altos cargos han sido pillados conduciendo con alcohol.

Es probable que cualquiera de estas preguntas-reflexión de contestación a que las leyes sigan de esta manera. Porque no nos olvidemos que, las leyes que hay son las que dictan los políticos, todos, gobierne quien gobierne, y en dieciséis años han cambiado poco.

Eso sí, llevamos años con un sistema que permite recuperar esos puntos que se pierden por haber dado en un control de alcohol y otras drogas, positivo. A esos conductores se les da una segunda oportunidad. Pero yo creo que ya es tiempo suficiente para tratar de educar, concienciar, y recuperar. Algunos conductores se conciencia, pero otros son irrecuperables, recuperan sus puntos y otra vez a jugar a la ruleta, hasta que hacen diana.

Según información de la DGT, en los últimos controles de drogas y alcohol, diariamente se encontraron con casi quinientos positivos. ¡Eso solo a los que controlaron!

Hace pocos días, un camionero drogado daba muerte a un joven matrimonio y dejaba huérfanos y muy mal heridos a dos niños. Después, el caso de Leire.

Pero por estos hecho no se producen manifestaciones, no se rasgan las vestiduras, los partidos políticos no hacen de ello su bandera, porque todos ellos, miraran para otro lado cuando lleguen al gobierno. Seguirán viéndolo como un “accidente”, y lo llamarán así, para que los que lo han producido no se sientan culpables.

Ojalá este movimiento que se ha iniciado en Cabeza del Buey, no se desinfle, y contagie a otros muchos pueblos, ciudades, que se manifiestan por otras muertes. Y remueva conciencias y voluntades, de políticos y jueces,  de víctimas, las más numerosas aunque ni siquiera nos tomen por tal,  y se consiga dar una vuelta a la Ley.

La muerte nos iguala, dicen. En los siniestros de tráfico, no es así.

A los que entienden de leyes, a las asociaciones de víctimas, a los políticos, una persona que quita la vida a otro no puede estar en la calle a las 24 horas. Esto tiene que cambiar.

Y por último, a los padres de Leire, ya os he dicho que vuestro dolor es el mío, pero es que hay muchas más semejanzas con mi dolor. Cuando perdí a mi única hija, saque fuerzas para sobrevivir de la escritura, y de esta lucha que siempre se ha plasmado a través de la escritura. Yo convertí a mi hija en un hada buena, en una “mariposa”, la hice protagonista de unos cuentos: “Los cuentos del hada Helena”, que están llenos de episodios de niños que han muerto, en su gran mayoría

Por la acción de otros,

Por la omisión de tantos,

Por la culpa de todos.

Y Helena se encarga de recoger a todos estos niños y llevarlos con ella al país del Rey Melenao, donde intentan ser felices y seguir creciendo. Leire ya está con ella, y Helena la cuidará.

Mucha fuerza para seguir con esta vida. Vosotros tenéis una gran esperanza, ese hermanito de Leire, que vendrá y por el que tendréis que seguir adelante, y que recordará a Leire, como si la hubiera conocido. Un fuerte abrazo.

Y yo, decaeré, me volveré a levantar, por desgracia con casos como el vuestro y …

Y me desangraré en el intento,

viviré rota

por el resto de mi vida

procurando que

tú no seas el bebedor pasivo (Flor, madre de Helena)

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor borracho.

www.quieroconducirquierovivir.com

https://www.facebook.com/groups/1043914266143182/?hoisted_section_header_type=recently_seen&multi_permalinks=1044816292719646

Publicado en Concienciación, Reflexiones, Seguridad Vial, Sentimientos, Solidaridad | Etiquetado | Deja un comentario

Dieciséis años

Querida hija, si los cielos se hundieran,  si la tierra se abriera a mis pies, si los mares se secaran, y los ríos de desbordaran, no me sentiría peor de lo que ya me siento.

Tierra, tierra, tierra,

demasiado pronto para tenerla por morada,

demasiada pena para soportarla.

Tierra, tierra, tierra,

déjame llorar para regarte,

y  que broten calas.

Flor Zapata Ruiz, madredHelena. “Tierra”.

El que te quitó la vida hace dieciséis años, no puede imaginar el mal que nos causó. Es probable que si alguna vez se acuerda, lo siga llamando “accidente”, para no sentirse culpable. Seguro que también dirá que él ya ha cumplido con la ley, y cuenta zanjada. Seguro que en ningún momento sentirá arrepentimiento, ya que quiso ocultar que era él el que iba conduciendo. Alguna vez lo he pensado, ¡qué haría yo si me pidiera perdón! Eso que ahora llaman justicia restaurativa. También lo hacen con víctimas de ETA. Y yo siempre me digo que no quiero verme en esa situación. Quizás porque las víctimas somos demasiado buenas y podríamos flaquear.

Nadie sabe cómo me siento, porque doy muy buena cara, y ahora, incluso, esa cara es solo la mitad. Nadie puede saber cómo se rompen las entrañas cuando pierdes a un hijo, solo aquellos que lo han pasado.

Nadie me ve llorar, ni siquiera tu padre, porque nos guardamos mucho de entristecer uno al otro, al revés, si uno decae, ahí está el otro para hacer una broma, forzar una risa, contar algo agradable y bonito de ti.

«…Miraba como el alba pura; sonreía como una flor. Era su cabellera obscura hecha de noche y de dolor….»Canción de otoño en primavera. Rubén Darío

Y así llevamos dieciséis años. Uno tras otro. Pasito a paso hacia el final.

Y es tontería eso de que te digan “no digas eso, ella no querría verte así”. Yo tampoco querría verme así, ni a ella ahí, en ese jardín pintado de verde, repleto de flores y con el silencio de los cementerios.

Ahora casi ya no puedo escribir. Me rompo de tal manera que prefiero no hacerlo.

Este blog dedicado a ti, a tu memoria, y lleno de lucha, se va apagando.

Y me desangraré en el intento,

viviré rota

por el resto de mi vida

procurando que

tú no seas el bebedor pasivo (Flor, madre de Helena)

Hoy hemos estado en tu morada. Te hemos puesto todas las calas que hemos recogido en estos días. Este año han estado dando flor desde diciembre y cada flor que abre nos trae el recuerdo de tus palabras: “¡Ay, mis calas, que preciosas, así será mi ramo cuando me case!

Y las calas se siguen multiplicando y yo en mi locura ya no sé cuántas macetas tengo.

Las flores y las piedras
la vida y la muerte,
solo la tierra nos separa.
Flor, madredHelena.

Te quiero, te queremos, te querremos, lo que nos quede por vivir, esta mala vida.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, a la que mató el 17 de abril de 2005, un conductor borracho.

Publicado en Aniversario/Conmemoración, Correo sin entregar, Víctimas | Etiquetado , , | Deja un comentario

Carta a la novia de Enrique Ponce

Lazo naranja de las víctimas de siniestros de tráfico

Señorita Ana Soria:

Por la prensa he conocido que ha sido detenida conduciendo el coche de su novio, sin tener permiso de conducir.

Y ya le habrán comunicado que este hecho es un delito contra la seguridad vial.

Pero lo que más me ha enfadado es que, dicen los periódicos, han tratado de cambiarse en los asientos, intentando así engañar a las autoridades. Y eso me ha traído el doloroso recuerdo del juicio al borracho causante de la muerte de mi hija.

Pregunta de la Fiscal al copiloto del coche del acusado, testigo del siniestro en el que mataron a mi hija:

-Qué fue lo primero que dijo el acusado nada más producirse el “accidente”.

Contestación de la testigo:

-Pues, me pregunto que si yo tenía carnet de conducir, y ya le comenté que no, que me lo estaba sacando.

Y en la sala se escuchó un grito, el que salió de mi boca, al conocer que, si la copiloto que viajaba con él hubiese tenido carnet de conducir, se habrían intercambiado los asientos, porque él era consciente del estado de alcoholemia con el que conducía, y habría dado el cambiazo y poca justicia podríamos haber conseguido. De hecho, el comentario del acusado en ese momento fue:

-Pues me acabo de partir la vida.

Se confundía. Había quitado una vida y había partido las nuestras, sus padres.

Mi hija tenía solo un año menos que usted, y el conductor borracho, en una autovía, se llevó por delante el coche de mi hija.

Le cuento todo esto para que entienda mi enfado.

Cada uno debe ser responsable de sus actos, y responder por ellos, y ustedes han mostrado muy poca responsabilidad.

Disculpe que en el título de esta carta nombre a su novio. A mí me importa muy poco quién sea su novio, y no estoy al tanto de las revistas, pero las personas que tienen una proyección pública (políticos, jueces, actores, cantantes, toreros, y famosos en general), se les debe aplicar el dicho de “la mujer del Cesar…”. Y ustedes, lo han hecho muy mal. Los dos.

Y lo más triste es que, cuando le leía la noticia a mi marido, yo apuntaba que ahora tendrían que dar cuenta de lo que habían hecho, usted por conducir sin permiso y su novio por permitirlo con su coche. Pero mi marido, consciente del verdadero drama, me ha contestado:

-Y qué, qué cuenta van a tener que dar. Pagarán una multa y punto.

Desgraciadamente, eso también es verdad.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor borracho.

Publicado en Concienciación, Correo sin entregar, Seguridad Vial, Víctimas | Etiquetado , | 1 comentario

Dieciséis Finales Sin Ti.

Mi árbol sin ramas

Querida hija: Dieciséis años sin ti, mi amor. Parecen muchos, pero el sentimiento de no aceptación, de no hacernos a la idea, sigue siendo el mismo que el primer año. Porque nunca es tiempo suficiente ni para olvidar, ni para dejar de recordar.

Cada día surge una situación que nos hace decir: si estuviera aquí Helena, y cada día nos viene un recuerdo que nos hace preguntarnos, ¿te acuerdas e Helena cuando decía…?

Mi palabra frase más repetida es ¡Ay, qué pena! Se ha convertido casi en un tic.

Y sin embargo, dieciséis años es, para muchos, el tiempo suficiente para que estemos bien, mejor, recuperados. No saben que la pérdida de un hijo es irrecuperable. Ahora pienso cada día en mi querida tía Paula, que también supo lo que es perder a un hijo, y ahora la comprendo, y pienso cómo podía ser a veces dulce, sonreír, y otras veces estar enfadada con el mundo.

Este año ha sido muy difícil para todos. Recuerdas cuánto me gustaban los “felices y locos años 20”, para disfrazarme, para bailar, pues por fin pude vivir los años 20 de este maldito 2020, y ha sido una locura.

Cuando el mundo comenzaba a preocuparse, un poquito, por el derroche, la contaminación, la España vaciada, la destrucción del planeta, comienza una pandemia, por culpa de un maldito virus que se está llevando por delante muchísima población, especialmente a los mayores y a las personas con otras enfermedades.

¡Cuánto me alegro de que los abuelitos no hayan tenido que vivir esta época! La enfermedad colapsó los hospitales, y entró en las residencias y los viejitos han ido muriendo sin que se hiciera nada por ellos. Algunos padres de mis amigas han muerto por este motivo. Y se muere en soledad, porque sus seres queridos no pueden acompañarlos.

Nosotros llevamos un año confinados. Si antes nos apartábamos del mundo en estos días, ahora es continuamente. No vemos ni a amigos, ni familia desde hace mucho tiempo, para no contagiarnos, y es una situación triste, muy triste.

Vamos todos con mascarillas (que serán el nuevo contaminante de este planeta), lavándonos constantemente las manos, y manteniendo siempre la distancia al menos de dos metros. ¿Te imaginas estar ahora con nosotros con lo besucona y tocona que tú eras? Ahora, los besos sí que se pierden, y los abrazos ya no existen. Triste, muy Triste.

Han muerto miles de personas, millones en todo el mundo, y siguen muriendo. Aún así, sigue habiendo personas que niegan esta situación. E inconscientes que no quieren mascarillas y que se niegan a las restricciones que las autoridades, con mejor o menor criterio, imponen, para tratar de frenar esta situación. Triste, muy triste.

LOS AMIGOS

Poco te puedo contar. Susy tuvo una niña. Álvaro ya tiene un niño también. Lara vi el otro día que ya tiene dos niños. Y todos siguen bien, y avanzando en esta vida.

L A FAMILIA

Los mayores, cada vez más mayores, como nos pasa a nosotros y los jóvenes, pues, cada uno con su vida.

LA SEGURIDAD VIAL

La seguridad vial este año no tiene ninguna importancia. Pocos se dan cuenta de que existe otra pandemia que se llaman “Siniestros viales”. Hace poco, se habían equiparado las víctimas de siniestros viales con las víctimas de la pandemia del Covid-19, que así se llama el virus, en todo el mundo, pero casi nadie piensa en eso, se siguen viendo como “accidentes”. Pero tú no tuviste ningún accidente, a ti te mató un conductor borracho.

Lo bueno este año ha sido que la directora de la película en la que intervine ha recibido dos premios. El de Ponle Freno, al que en su día yo estuve nominada, y una medalla concedida por el ministerio de Interior por su labor con su película, en pro de la Seguridad Vial. Y la película continúa su camino hacia los Goya.

LA POLITICA

La política continua siendo muy sucia. Ni siquiera en estos tiempos de tanta muerte y destrucción se ponen de acuerdo. Todo se lo echan en cara, si tú dices blanco yo digo negro, y se culpan de las muertes. Triste, muy triste.

LA MUSICA

Esta situación nos afecta a todos, y a la cultura en general, más. Los conciertos se cancelan, los cines se cerraron, los teatros se reducen y los cantantes se hace cada vez más de youtube, porque es la única forma que tienen de seguir haciéndose ver.

Pero la creación no se acaba y durante tres mes que estuvimos confinados totalmente, los cantantes siguieron creando canciones, muchas relacionadas con la pandemia.

Y poco más te puedo contar este año tan extraño, distante, y mortífero. Si nuestra vida era triste, antes la endulzábamos entreteniéndonos con temas culturales. Ahora ya no tenemos ni siquiera esa facilidad.

Este año, te recuerdo constantemente cada vez que veo diferentes vídeos de la coreografía multitudinaria que se ha puesto de moda y que se llama Jerusalema, algo parecido a cuando tu bailabas en grupo las coreografías de Coyote Dax con “no rompas más”. Pero no te voy a compartir ninguna de esas  coreografías. Este año el vídeo se titula “Cinco gramos de resentimiento”. El cantante es Marwán. Y me gusta especialmente por su ironía, y por cómo me siento muchas veces. No sabría decir cuánto pesa mi resentimiento, pero es difícil no tenerlo. Espero que te guste.

Las calas de Helena.

Y las fotos  de tus calas es para que veas que este año están florecidas en diciembre, prueba de que el cambio climático es más que evidente.

Y solo puedo decirte que tu ausencia se hace cada vez más dura .Quizás sea porque cada vez somos más mayores y te necesitamos mucho más. Y porque, en este mundo, cada vez hay más impresentables e irresponsables y faltan personas como tú.

Querida hija: si al menos tuviéramos esperanza, si creyéramos que estás en algún lugar mejor que este, sería un bálsamo, pero a veces me pregunto por qué hago cada año este resumen. Y también me lo contesto: porque necesito sobrevivir.

Te quisimos, te queremos, te seguiremos queriendo, y seguiremos vivos por ti, para que no se te olvide.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Publicado en Aniversario/Conmemoración, correo, Correo sin entregar, Reflexiones | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Siniestros de Tráfico 2020.

El lazo naranja de las víctimas de tráfico

Un año más llegó el día de las víctimas. Ya son dieciséis. A Helena la mataron el primer año que fue declarado este día mundial. Un día que ni siquiera es cada año el mismo, al ser el tercer domingo de noviembre. Supongo que lo declararon así, en domingo, para que fueran las víctimas las que se encargaran de su difusión. No quiero ni pensar que tenemos tan poca importancia que por eso no nos adjudicaran un día en concreto, como tienen tantas otras cosas, algunas sin importancia.

Desde este blog, cada año me he implicado en su difusión, reivindicación, y aportando mis manifiestos. Unas veces con asociaciones, otras veces aportando mi participación y ayuda para otros, y siempre con el deseo de que las cosas cambiasen.

Pero después de 16 años, ha cambiado poco. Las víctimas seguimos reivindicando prácticamente las misma cosas.

Este año, compartimos pandemia con otra. La pandemia de los «accidentes de tráfico», ahora mismo, se unifica en número de víctimas, con la pandemia de Covid: 1,3 millones de muertos. Pero en este día, las noticias hablarán poco de esas víctimas de siniestros viales, por no decir que en muchos casos ni harán siquiera una referencia, y sí se hablará del número de afectados de este virus, el día de hoy y se sumarán las víctimas.

Es difícil llegar a saber el número de víctimas que se producen por los mal llamados accidentes de tráfico. Cuesta encontrarlo y por supuesto siempre es con el retraso de un año o más. No pasa así con la información diaria de muertos por el virus, por supuesto otra tragedia, que va sumando cada día.

Las autoridades encargadas de informar del número de muertos o heridos por siniestros de tráfico, siempre hablan de menos víctimas. Siempre se presentan como un trofeo por el descenso de víctimas. ¡MENTIRA! Las víctimas, los muertos, siempre suman.

Ya no voy a manifestar mi pena y dolor que se prolonga durante quince años, y que no aporta nada a unas reivindicaciones que los que deberían poner soluciones, no las van a tener en cuenta. Tampoco voy a hacer las reivindicaciones que aportan o deberían aportar las asociaciones de víctimas. Y tampoco las que afectan a tantas madres como yo, porque ya las he hecho a través del manifiesto de Las Madres del Tercer Domingo de Noviembre.

A los gobernantes, presentes y futuros:

-Pido que de una vez por todas, dejemos de ser un país de borrachos y para circular la tasa de alcohol permitida sea «cero, cero».

Y un año más, desde ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!, también quiero aportar mi manifiesto:

-Pido un protocolo extensible a todas las comunidades, policías locales, guardia civil, mossos, erztaintza… para que las pertenencias de una víctima de siniestro de tráfico, sean custodiadas por la misma y no sean abandonadas en el arcén o dejadas en el coche, a mano de cualquier desaprensivo, o se les encargue su custodia a los profesionales de grúas, que ya tienen bastante con su labor de desalojar del asfalto un montón de chatarra.

-Pido verdaderas ayudas económicas para las familias que se rompen. Directamente, como ayudas económicas para esas familias que se quedan sin el sustento, o esos niños huérfanos, desde el momento en que se produce el siniestro, sin tener que esperar tres o cuatro años a que se resuelva el juicio, aparte de las indemnizaciones que por ley les correspondan.

-Pido ayuda psicológica profesional, para las víctimas, aparte y fuera de la que puedan ejercer las asociaciones de víctimas.

-Pido Fiscales bien formados y con ayuda de profesionales de criminología que les puedan asesorar en la investigación de los siniestros, en muchos casos, verdaderos asesinatos.

-Pido que la DGT, tenga una verdadera función de ayuda, vigilancia en la carretera, a la vez de tener una función coercitiva, aumentando el número de agentes y sus medios, y deje solo de ser una función de recaudación, imagen que tiene desde hace algún tiempo. Las nuevas tecnologías no pueden anular la función humana.

-Pido que lo recaudado por sanciones de la DGT vaya destinado a la educación vial y a las víctimas de siniestros.

Y si para conseguir todos estos medios económicos, es necesario desmontar muchos de los chiringuitos dedicados o relacionados con la seguridad vial, pues háganlo. Lo primordial es salvar vidas, y la educación vial es la base para ello.

Se que estas peticiones no son políticamente correctas, pero son las que me salen de dentro.

Dejen de hacer mamoneo y postureo. Y no me refiero solo a los que estén ahora gobernando, me refiero a todos los políticos, los que están y han estado durante mis quince años de víctima.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

www.quieroconducirquierovivir.com

Publicado en Aniversario/Conmemoración, D.G.T., DíaMundialVíctimasTráfico, DíaMundialVíctimasTráfico, Seguridad Vial, Víctimas | Etiquetado , | Deja un comentario