La fuerza de la pérdida

 

El día 6, el día de la Constitución, cuando tantas personas comenzaban un puente que les llevaba a unos días de descanso, en algunas gasolineras de Madrid, un grupo de personas, que arrastra desde hace mucho el dolor de haber perdido a sus seres queridos en las carreteras, se acercaban a los coches para dar consejos, pedir precaución y con una frase decirlo todo:

 

¡Ve, vuelve y Vive!

 

Son personas que podrían haber comenzado también ese puente, marchándose lejos, retirándose a pensar y a seguir con su dolor, pero no, ellos tienen una fuerza especial, la fuerza que les da la pérdida de sus hijos, hermanos, cuñados, amigos.

Beatriz, una joven rubia, guapa, simpática, que podría tener la alegría que dan los pocos años, pero tiene la fuerza de su hermana, Cristina y su cuñado y el hermano de su cuñado y la cuñada. En total 4 familiares.

Pedro, pareja de Beatriz, que apoya a Bea en todo y que lucha contra esta lacra de la inseguridad vial tanto como Bea o más.

Los padres de Beatriz y Cristina, que aunque tienen a Bea, ya no es igual, les falta Cristina.

Maxi y su marido que perdieron a dos de sus hijos y sus 2 nueras.

Carmen y su marido que perdieron a su hijo que estaba de espectador en un rally, donde la seguridad no era tan segura.

Celia, trabajadora social, joven, con carita de niña, pero con una fuerza inmensa.

Ana, Psicóloga, empeñada en sacar las oposiciones para trabajar en instituciones penitenciarias ¡ Díos mío con lo guapa y joven que es!

Todos ellos y algunos más, de una u otra forma están relacionados con la asociación Stop Accidentes, en Madrid y estuvieron sacando fuerza de sus tripas para pedirnos no corras, no bebas, ¡Vuelve!

La noticia salió en todos los medios de comunicación y cuando lo escuchaba en la radio, hubo una voz disonante. Un conductor al que preguntaban que le parecía dijo: «Me parece una gilí pollez». Claro, a ese no le interesaba. Probablemente ese era uno de los que pertenecen al club «Quitavidas». Hasta que se la quiten también a él.

Gracias chicos y chicas por vuestra labor.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

www.quieroconducirquierovivir.com

(Dedicado a mis amigos de Stop Accidentes) 

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Concienciación, Correo sin entregar, Muertes en carretera, Víctimas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *