Menos muertos, pero más de una sola vez

(Post escrito el 11 de agosto de 2008 por FZ madredHelena)

 Cuando nos empezamos a creer que los muertos por inseguridad vial son menos o al menos eso es lo que nuestras autoridades se esfuerzan por decirnos, los mal llamados accidentes dejan tras de si un rastro de víctimas impresionantes. De una sola vez, en un solo zarpazo.

 El pasado día 9, en un único hecho 6 muertos. Cinco de ellos de la misma familia. En Toledo.

 En una recta. Un adelantamiento. Un golpe mortal.

 Recuerdo aquí uno de los slogans propuesto en el recién finalizado concurso de la DGT y El País:

 Decía algo así, si no recuerdo mal “En carreteras secundarias la precaución no es secundaria”. Ha habido muchos relacionados con la accidentalidad en carreteras secundarias porque es ahí donde más muertes se producen y la mayoría de las veces, en los adelantamientos.

 Pero, a pesar de este mensaje de disminución, las muertes siguen existiendo y no es un mal menor con el que hay que vivir. Si otros países tienen una accidentalidad tan pequeña, será por algo. Se podrá conseguir, digo yo, pero para eso hay que cambiar muchas cosas.

Muchas personas piensan que la muerte es algo inevitable, que está marcada, que más tarde o temprano llega, que los accidentes son inevitables, pero todo eso no es cierto.

 

Si de verdad creyéramos en este fatalismo o en ese destino tan escrito, el mundo no habría evolucionado. No existiría la medicina para salvar vidas. El mundo no habría evolucionado.

 Yo no puedo conformarme pensando que mi hija tenía escrito que tenía que morir así. Ese no era su destino. La culpa fue de él que la mató por conducir borracho.

 Yo no creo que todos tengamos una hora, porque si eso fuera así, mejor sería que naciésemos con fecha de caducidad inscrita y así nos tomaríamos la vida de otra forma.

 

Pero no sé como transmitir a los demás este dolor, esta angustia, este morir en vida para que respeten la vida de los demás. Apenas hay accidentes, sólo hay acciones evitables y personas que no aman su vida ni la de los demás y así la exponen diariamente, llegando los daños colaterales a los demás.

 ¿Quién puede imaginar el dolor que produce perder, de repente, a cinco miembros de una misma familia?

 Todos estamos en la carretera. Algunos, muy pocos años.

 Vuestro dolor es también el mío. Me duele porque revivo el mío y porque sé por lo que tendréis que pasar.

 1357 muertos hasta el 10 de Agosto. Supongo que sin contar los que mueren en las vías urbanas.

 Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, que murió por el alcohol que otro tomó.

 

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Accidentes carretera fin de semana, Muertes en carretera, Reflexiones, Seguridad Vial y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *