El asfalto sigue sangrando

(Post escrito el 25 de noviembre de 2008 por FZ madredHelena)

A un mes para finalizar el año 2008, los muertos en las carreteras son 1984. Las macabras  previsiones hablan de unos 2300 muertos para este año. Y a pesar de estas cifras, quieren que seamos optimistas, porque estas cifras estarán hablando de unos 500 muertos menos.

 Estas son las previsiones del gobierno. La realidad de las familias es que, a estas fechas, ya hay casi 2000 nuevas familias que han perdido a alguno de sus seres queridos, por algo tan absurdo que llaman un accidente de tráfico y que pocas veces es un fallo del coche.

Este fin de semana, nuevamente, se ha roto la estadística de la disminución de víctimas. Este fin de semana, nueve personas más, con la machacona frase “que en igual fecha que el año pasado”

Este fin de semana, podía ver la retirada de tres motos que suponía preciosas y que me parecía apreciar motos de paseo, para nada de carrera. Tres motos de las que a todos nos gustan apreciar y observar y sus moteros pasean con orgullo.

Está claro que a esta sociedad le encanta una práctica sexual muy determinada y que, en la carretera, no produce placer sino muerte.

¿Cómo  puede llevarse por delante a 3 motos y como resultado matar a 2 motoristas y dejar a otros dos heridos? ¿Cómo se puede golpear un coche y producir la muerte de su conductora, Helena?

Muy fácil. En la respuesta siempre hay un componente: Alcohol

Estos motoristas que perdían la vida en el Alt Penedés, coincidían en fecha, que no en suerte, con un control de alcoholemia en la zona de Barcelona, que detectaba 226 conductores con alcohol en tan sólo 3 horas. ¡Lástima que el conductor que se los llevó por delante no hubiera sido uno de los detectados!

Pero como dice JOAN JOSEP Queralt, en “Todos dicen lo mismo: Yo controlo”, se demuestra que no controlan. Algunos se salvan, pero lo que está claro es que no controlan la vida de los demás y son la causa de la muerte de “los otros”, los que sí verdaderamente controlan; porque no llevan nada que controlar; porque sus depósitos sólo llevan gasolina.

El asfalto sigue sangrando. Mi recuerdo y mi afecto para todos los que este fin de semana, han pasado a formar parte del grupo ”mis compañeros de dolor”. Un recuerdo especial para mis paisanos de Ciudad Real, las familias de Porzuna. Vuestro dolor es también el mío.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

 

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Accidentes carretera fin de semana, Antiguos escritos, Muertes en carretera, Seguridad Vial. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *