La ayuda psicológica

Post escrito el 3.03.2007 por FZ madredHelena.

Desde la masacre del «11 M», la ayuda psicológica a víctimas de muertes traumáticas es algo que se ve de forma distinta y se le da mayor importancia.

Hasta ahora, en nuestro país hablar de Psicólogo, ir a visitar a un psicólogo no era muy habitual y era como reconocer que tenías un problema de cabeza, la peor enfermedad para la sociedad.

Cada día es algo más normal y hasta las televisiones programan espacios donde el protagonista es un psicólogo o psicóloga que ayuda en los temas más variados: educación de los niños, problemas alimenticios, problemas de conductas, etc.

Cuando sucede una catástorfe de cualquier tipo, en la que el número de víctimas es numeroso, enseguida hay un equipo dispuesto para prestar ayuda psicológica a las víctimas. Pero ¿Qué pasa con las víctimas de accidentes de tráfico?

Según acabo de leer, este mes de Febrero han bajado las muertes en carretera. Se han producido 178 muertos. Menos que en años anteriores y en meses anteriores.

Pero ya son un buen número de víctimas, y un buen número de familias destrozadas, que se habrán ido produciendo a una media de 1, algo … por accidente.

¿Quién ha atendiedo a los familiares de estos fallecidos?, ¿quién se ha ocupado de darles la noticia?, ¿Quién les ha estado dando apoyo en los días sucesivos al accidente?, ¿Quién les ha explicado que para que estas muertes traumáticas no produzcan más traumas deberán elaborar su duelo con un profesional?

En los casos en que en el momento del accidentes , si han tenido esa suerte de tener ayuda , ¿Quién les ha explicado o les ha ofrecido ayuda para comenzar una terapia?

No éxiste nada de esto a nivel oficial.

La mayoría de las veces, la propia policía es el primer psicólogo con el que se encuentran. ¿No creen que estas personas están para otras cosas, qué ya tienen bastante con hacer su trabajo lo mejor posible para que después exista un buen  atestado?

No es suficiente con, en ese espantoso momento, ofrecerles ayuda a los familiares que no pueden asimilar todo lo que les está pasando. La ayuda tiene que estar ahí los días posteriores a ese golpe brutal. Y esa ayuda tiene que extenderse en el tiempo y con continuidad.

Esa debería ser una parte más, en la existencia de un protocolo para la siniestralidad. Algo por lo que las asociaciones de víctimas de accidentes están luchando.

Se van a cumplir dos años de la pérdida de mi amada hija. Creo que comencé a recibir ayuda psicológica más o menos al mes de morir ella y por supuesto fue propuesta y buscada por personas buenas de la empresa donde trabajo.

Creo que lo que hago aquí ha sido posible gracias a la ayuda de unos buenos profesionales, que me han ayudado y me están ayudando, a elaborar mi duelo. Por supuesto esto no está financiado por la Seguridad Social ni por el Estado.

 Me parece muy bien que se pongan todos los radares que hagan falta, que se haya puesto el carnet por puntos, las campañas de concienciación, etc., todo lo que sea necesario para controlar las infracciones, castigar a los culpables y evitar los accidentes, pero, DGT, Ministerio del Interior, Ministerio de Sanidad Gobierno, no sólo se producen víctimas mortales y heridos más o menos graves físicos, las heridas psicológicas son más y dificiles de curar.

Por cada accidente que se produce, las víctimas afectadas se quintuplican o más: padres, hijos, hermanos, esposos, novios, amigos, compañeros de trabajo, etc. Y las heridas de estos serán difíciles de curar, porque serán heridas psicológicas que terminarán en físicas.

Van disminuyendo los accidente, ¡Cómo no, si casi en cada casa hay ya un muerto!

(Información sobre Cursos impartidos por las asociaciones de accidentes para Psicólogos)

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Duelo, Quieroconducirquierovivir, Reflexiones, Víctimas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *