Envidia motera

 (Post escrito el 11 de noviembre de 2007 por FZ madre de Helena)

Sí, ayer tuve mucha envidia, podría ser envidia cochina, pero en este caso era «envidia motera».

Yo creo que fue un éxito esa convocatoria y pensando en las convocatorias que hacemos los familiares de las víctimas para el día de la celebración de las victimas de accidentes en carretera, esta fue una pasada.

El próximo domingo se cumplirán 3 años de esta celebración aquí en Madrid. En años anteriores se celebraba en otras ciudades donde asociaciones de víctimas tienen delegaciones, hace tan solo 3 años que se celebra en El Parque del Retiro y después de mucho esfuerzo y trabajo por parte de la asociación Stop Accidentes y de algunos colaboradores, el año pasado conseguimos ser, quizás, un centenar de personar. Aunque, eso sí, consiguieron que estuviera presente Pere Navarro y un nutrido grupo de periodistas y televisiones.

Comparados con la manifestación de ayer, un granito de arena. ¡Qué envidia!

En lo que va de año, creo que van 400 moteros fallecidos y víctimas de barcas o latas, como ellos dicen, unos 2000.

Los moteros reivindican, con muy buen criterio el quitar las cuchillas asesinas que les matan e hieren mortalmente. Pero existen otros cuchillos que matan también a moteros y no moteros: esos firmes en mal estado, esos desdoblamientos que llegan después de años y años y miles de víctimas. Esos cuchillos lanzados a 200 km. por hora que adelantan provocando frenazos o falsas maniobras que llevan al accidente. Esos cuchillos de una violencia vial impresionante que quitan la vida de conductores de barquitas y de motos. Esos cuchillos llenos de alcohol y otras drogas que se llevan por delante lo que pe ponga a su paso.

Y contra estos cuchillos ¿Quién protesta? ¿Cuatro locas llenas de dolor?

Unas cuantas locas que han cambiado el pañuelo blanco de la plaza de Mayo por un rincón, en este caso del Retiro, llenándolo de cruces blancas con nombres y fechas de los que se han ido quedando en las carreteras.

En mi carta a los jóvenes decía eso, hace más de dos años: nunca he visto a nadie que pida una manifestación por los muertos en las carreteras, víctimas superiores a cualquier otro terrorismo.

¿Será por eso, porque somos locas llenas de dolor, porque muchas veces los hombres no nos apoyan, será porque en muchos casos nos sabemos cuál fue el motivo de esa salida de la vía, de ese choque con otro vehículo, porque nos consideramos culpable de la velocidad que llevaban nuestros hijos o simplemente porque son nuestros hijos y a los demás nada les importa?

Dentro de una semana, nos volveremos a reunir. Seremos los mismos de siempre. Las mismas caras. El mismo dolor. Cien como mucho, contando con los padres que en ese momento pasen por allí y con sus niños se paren a recoger el globo que se les ofrece.

Este año, entre esas cruces, habrá muchas de moteros, pero estarán allí solas, con las demás, para nada habrá la manifestación que ayer hubo.

Y yo me pregunto ¿Por qué será?

¿Por qué los familiares de víctimas de este otro terrorismo vial no salen, no se manifiestan, por qué? ¿Siguen pensando que es algo normal, que es un tributo que tienen que pagar por llevar un coche?

Pues yo no me resisto, porque  mi hija quería conducir y quería vivir y aunque le han quitado la vida y a nosotros también, no queremos que se la quiten a otros.

Sí, siento mucha envidia. Siento «envidia motera».

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

www.quiroconducirquierovivir.com

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Accidentes motos, Antiguos escritos, Concienciación, Convocatoria/Celebración, Quieroconducirquierovivir, Seguridad Vial y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *