Los jóvenes de Alaior, Menorca

(Post escrito el 7 de Enero de 2008 por FZ madredHelena)

 

Ayer, cuando escribía el artículo «los reyes se pierden en las carreteras», no conocía aún la noticia de la terrible muerte de 3 jóvenes en Alaior (Menorca). No sabía, que la dedicatoria que escribía en mi otro blog «Madres sin hijos», estaba teniendo un significado especial en ese justo momento:

 

Dedicado a todos los que este año han recibido un regalo menos de los Reyes Magos, a los que se han quedado con la carta escrita, a los que ya no tienen quien les escriba la carta, para los que, este día, es un día más de dolor.

 

Alex, Ricard y Andreu no llegaron a casa para recoger sus regalos de reyes.

 

Hoy las noticias dicen que fue un exceso de velocidad. Yo, más bien diría un exceso de juventud.

 

Son muchos los jóvenes que se quedan en las carreteras por ese motivo «exceso de juventud». Creen que están a salvo de cualquier percance. Creen que a ellos nunca les va a pasar. Creen que tienen por delante toda la vida, porque casi no han comenzado a vivirla.

 

Pero, ¿Cómo la valorarán en tan poco!

 

Claro, precisamente por eso, porque son jóvenes y no ven el peligro.

 

Nuevamente, tres nuevas familias comienzan un calvario de dolor y esto nunca acaba.

 

Vuestro dolor es también mío, porque, antes, ya fui yo.

 

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

 

Padres, madres ¿Qué hemos hecho mal?, ¿Qué podemos hacer?, porque habrá que hacer algo ¿No creéis?

 

Siento vuestro dolor como si fuera mío, porque a mí, ya me pasó.

 

¡Y vosotros jóvenes, qué pensáis?. ¿Queréis seguir muriendo como chinches?

 

¿No pensáis hacer nada por remediarlo, ¿En tan poco valoráis vuestras vidas?, ¿Pero si no habéis apenas empezado a vivirla?

 

De mi artículo «Los jóvenes de Alcobendas».Escrito hace casi un año. Murieron también, 3 jóvenes. Seguimos igual.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, que murió por la acción de un conductor con alcohol.

www.quieroconducirquierovivir.com

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Concienciación, Jóvenes, Muertes en carretera, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *