El alcolock: no arrancas, si bebes

(Post escrito el 1 de octubre de 2008 por FZ madredHelena)

Esta es la noticia con la que me hubiera gustado levantarme: “el alcolock de serie en todos los coches”. Pero eso, por ahora, es imposible.

Por eso, me tengo que conformar con que el Congreso pida al Gobierno que el transporte público sí cuente con este sistema y con que la Fiscalía de Seguridad Vial se proponga implantarlo a los reincidentes que cuente con sanciones por conducir con alcohol.

 Son dos propuestas que evitarán algún que otro accidente, pero no es la solución total.

En Julio, ya escribí sobre este tema. Incluso publicaron mi carta en la sección digital de elpais.com. Y un experto en este tema, dejó un comentario muy clarificador sobre el alcolock que aprovecho para traer hasta aquí, en este momento.

 Pero como decía anteriormente, siguen siendo medidas paliativas pero no totalmente resolutivas.

La persona que mató a mi hija lo hizo con un coche privado. Estuvo bebiendo en un lugar casi público (la cantina de un cuartel) Le tuvieron que ver muchas personas y nadie le pidió que no lo hiciera.

Si su coche hubiera contado con este dispositivo, no habría arrancado y, casi seguro, mi hija estaría viva.

 

Esta es la opinión de un experto:

Lo primero presentar mis condolencias a Dª Flor Zapata, la madre de Helena. Nadie mejor que ella comprende la verdadera tragedia que suponen los accidentes de tráfico.

 

Yo dirijo desde 1995 una empresa que se dedica a la investigación, diseño y fabricación de programas y dispositivos para la seguridad vial: tanto aquellos referidos a seguridad activa y pasiva del vehículo, como a las medidas de seguridad de vías de circulación, su vigilancia y control, así como a la educación, formación y vigilancia de los conductores.

 

Realmente es muy difícil llegar a reducir la accidentalidad para alcanzar la “visión cero” que persiguen algunos países y que apoya la Comisión Europea, no obstante, sí se pueden reducir significativamente los accidentes de tráfico, atajando muchas de sus causas “evitables”.

 

Una de las herramientas más útiles para reducir la siniestralidad en España es, sin ningún género de duda, el ALCOLOCK. De hecho, es la herramienta no implantada en nuestro país que supondría una mayor reducción del número de accidentes con el menor coste de implantación. Diversos estudios llevados a cabo demuestran que si se implantara de un modo generalizado entre los conductores detectados con tasas de alcoholemia más elevadas o reincidentes en la conducción bajo los efectos del alcohol, por cada euro que costase su implantación (en su mayoría a cargo del conductor) se obtendrían entre 7 y 18 euros de reducción en los costes originados por los accidentes que no se producirían. Esto naturalmente sin contar con el incalculable valor que supondría evitar la tragedia por la que ha tenido que pasar la familia de Helena.

 

No me quiero extender sobre la eficacia ni la seguridad de los dispositivos ALCOLOCK, tan sólo recordar que mientras está instalado en un vehículo, la posibilidad que dicho vehículo sea conducido por un conductor ebrio se reduce a menos de un 0,0005 mientras que a cualquier hora del día, en cualquier punto de España 1 de cada 70 vehículos está siendo conducido por un conductor que supera el límite de alcoholemia. Sobran más explicaciones.

 

La seguridad vial es responsabilidad de todos.

 

Un saludo,

 

Francisco Bermúdez

 

Delegado Nacional ante el CEN/CENELEC para la Normalización de equipamiento de seguridad en vehículos automóviles.

 

Para saber más sobre los dispositivos de  control de alcoholemía o drogas ( personales, públicos, policiales, etc.) http://www.grupotrafico.es/cinterru.htm

 

 Seguiremos luchando porque cambien los hábitos, las costumbres y porque, algún día, los coches traigan de serie “El alcolock”

 

 Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, que murió por el alcohol que otro tomó 

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Alcohol, Antiguos escritos, Concienciación, Muertes en carretera, Seguridad Vial y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *