Los jóvenes, de dos en dos, de tres en tres

(Post escrito el 13 de septiembre de 2008 por FZ madredHelena)

Cuando me disponía  a escribir sobre mi negra suerte que me ha tenido, durante una semana, apartada de este blog y de mi correo electrónico, por culpa de esa parte de la informática que, desde que el uso del ratón y los diferentes Windows hicieron la informática cada vez más “easy” (fácil) para los usuarios (según algunos) pero que, en mi caso,  acabó con mis pocos conocimientos de DOS y mi capacidad para saber utilizar ciertos comandos con los que ver o rastrear los problemas de aquellos pequeños ordenadores y hacerme una inútil con estos nuevos; de repente, me encuentro con la triste realidad de todos los fines de semana: La muerte de los jóvenes en las carreteras.

 Y esa sí que es una negra suerte.

  Cuando aún no ha terminado el fin de semana, dos hechos me recuerdan la que de verdad es mi negra suerte.

Tres jóvenes han muerto entre Frías y Quintana, Burgos, al caer su coche a un canal de regadío y dos jóvenes en Málaga, al caer su coche al arroyo Alfarnate. En ambos casos, otra persona más se ha salvado.

Con un par de horas de diferencia y en dos puntos casi extremos de la geografía, de Norte a Sur, 5 jóvenes. ¡Qué suerte más negra!

Las noticias se repiten así una y mil veces: salida de la vía por causas desconocidas.

 Pero, para muchos, esta será una noticia más sobre muertes en carretera. Es probable que cuando termine el fin de semana ya no sean 5 jóvenes, sino 10. Aún así seguirá siendo una noticia más, una estadística más del fin de semana que se unirá al número de muertos habidos durante el verano. Que llegarán a sumar 4 aviones. Sigue sin importar.

 Pero a mí sí me importa. Y a los padres de esos chicos y chicas.

 Yo sí he reparado en las imágenes de la televisión que no eran la de los hierros retorcidos, sino la de un pequeño muñeco de peluche de los que suelen llevar muchos jóvenes en sus coches. Mostrándonos  con ellos su parte más joven, más infantil, junto a su parte de iniciación para llegar a adultos: el coche.

 Una  vez más, escribo esta reflexión sin saber las causas, los motivos de estos nuevos accidentes. Es probable que mañana se comiencen a oír voces de exceso de velocidad, inexperiencia, exceso de juventud o puede que alcohol, cansancio, etc. ¡Quién sabe!…

 Pero es igual porque, ni la existencia de una culpa o un culpable, hará más llevadera la pérdida.

 “Jóvenes de este país ¿Qué os pasa?, ¿no os dais cuenta que es la más fea del baile?, ¡Miradle la cara! Tiene cara de velocidad, de droga, de alcohol. ¡No os dais cuenta que os cobra muy caro por muy poco placer!. ¡Miradle la cara, es la muerte!.

Vosotros perdéis la vida y a nosotras, vuestras madres, nos arrancan las entrañas. La muerte también se apodera de nosotras”

(Quiero Gritar. Flor Zapata Ruiz.Julio de 2006) 

 Queridos padres: Vuestro dolor es también el mío, porque, antes, ya fui yo.

 Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Concienciación, Muertes en carretera, Reflexiones, Seguridad Vial, Sentimientos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>