Yo, Me Apunto

“El carné por puntos evoca algunos juegos infantiles (o quizá no tan infantiles) como la Oca o el Parchís. El jugador, según en la casilla que caiga, pierde un número de puntos equis que puede recuperar realizando una penitencia consistente en permanecer durante tres o cuatro tiradas en la misma casilla, mientras los demás jugadores avanzan”.

«YO,  ME APUNTO»

Así comienza el artículo de Juan José Millás en su apartado “Papel mojado”, del número de Interviú del 10 al 16 de Julio.

“El carné por puntos sacraliza, inconscientemente, la idea de la conducción como juego: un juego en el que, en casos extremos, se puede perder la vida”.

Jamás se me habría pasado por la cabeza la comparación. Claro, tampoco se me paso por la mente compararme con su ingenio y su pluma.

Pero sí ha causado en mí un vuelco. Creo que jamás volveré a jugar al parchís o la oca, los únicos juego de mesa que jugaba con mi hija y en los que mi parte infantil, siempre quería ganar.

Nunca aprendí otros juegos de manos que en nuestra casa, de pequeños, les llamaban “juegos de manos, juegos de villanos”. Sin embargo, cosa curiosa, sin verlos nunca en casa, sin enseñárselos, mi hija si sabía jugar a las cartas.

El parchís y la oca siempre me parecieron juegos inocentes, no había dinero por medio, apenas existía una estrategia para ganar y más bien todo quedaba al azar.

Pero sí, la comparación tiene muchos puntos de contacto: la muerte, la cárcel, alcanzar una ficha contraria (matar)

Esperemos que el carné por puntos no se trate sólo de puntos. Mejor dicho, esperemos que no se quede sólo en los puntos. Los puntos suman y restan pero los resultados tienen que verse a través de las penalizaciones impuesta por la Ley.

Si esto no se cumple, no sólo las matemáticas perderán valor, sino la idea de justicia.

No. Conducir no es juego.
Publicado sábado, 29 de julio de 2006 5:12 por FZ_madredHelena

Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Educación, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Yo, Me Apunto

  1. Laura dijo:

    No deja de ser muy triste que tenga que «jugarse» a perder puntos en lugar de poder aludir a la responsabilidad de los ciudadanos. En todo caso, mientras dé resultados es mejor que exista esta medidad. Yo alguna vez he pensado que es una forma de tratar a las personas adultas como niños, lo cual seguramente les moleste, pero es que a veces es así como se comportan en la carretera. Se está trasladando este sistema a otros ámbitos como el del reciclaje en San Sebastián de los Reyes.

  2. Josep Camós dijo:

    Pues no es por dármelas de listo (o sí, tanto me da), pero ese fue precisamente mi primer comentario cuando me enteré de lo del permiso por puntos: «lo que faltaba, que ahora la gente se lo tome todo como un juego». Incluso recuerdo haber escrito algo sobre el papel de los medios en esta percepción del permiso por puntos como un cachondeo nacional: ¿Quién da más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *