La «cagada» de beber y conducir

En este país de buenos caldos y larga tradición en comer y beber bien,  nadie es consciente de la “cagada” que supone beber y conducir, por no hablar del peligro que es y lo que puede producir.

Me han llegado varios mail, por si no me había enterado, del caso de  Nacho Uriarte, que por supuesto ya me había salido en mis alertas de” conductores con alcohol”. Esa que creé para la sección “si bebes sales en los papeles” y que el escaso tiempo que tengo en este momento y el exceso de noticias, me impide llevar al día.

Mi marido me dice que, cuando voy con él en el coche, en el asiento del copiloto lleva sentada a toda  la guardia civil de tráfico y a la DGT. Y yo le respondo: “estaría bueno que tu mujer esté pidiendo responsabilidad  a la hora de conducir y tú hicieras algo que se te pudiera reprochar”. Pues eso mismo es lo que le digo al presidente de las nuevas generaciones del Partido Popular: “La mujer del Cesar no sólo debe ser honrada, además  debe parecerlo”.

Aunque para nada quiero defenderlo, tampoco creo que los demás deban rasgarse las vestiduras. Ha dado 0, 52 miligramos por litro de aire espirado y muchos de los que van conduciendo no son conscientes de que si  les hicieran la prueba darían esa misma cantidad o más.

Hoy veía en una televisión extranjera, creo que era una televisión alemana, cómo paraban a un ciclista y le hacían la prueba de alcohol. Daba positivo y se lo llevaban en el coche policial. Por ahora, eso en nuestro país es pura ficción, pues todavía vemos los controles de alcoholemia como  algo no habitual y, casi en cierta medida, un «saca cuartos» o una forma de quitarte «unos puntitos».

Las asociaciones de víctimas seguimos pidiendo “tasa cero al volante”, pero eso en este país, todavía, sigue siendo una utopía.

Aunque alguien del mismo partido, ya en otra ocasión, dijo la desafortunada frase  “¿quién te ha dicho a ti las copas de vino que yo tengo o no tengo que beber…?”, yo se lo digo. Y lo diré,  a él y a todos los que conozco, a los que  tengo a mí alrededor o a los que me leen, las veces que haga falta, porque, aunque no tengas o produzcas un accidente (los milagros también existen), como te cojan has cometido “una cagada” y, con un poco de suerte, hasta sales en los papeles. Como ha sido en los casos de:  El alcalde de Siero, Juan José Corrales.  El jefe de policía de Badajoz, Miguel Sardiña (según noticia El País).  El concejal de gobernación y tráfico de Alcalá de Guadaira, Manuel García Torres, según gentedigital. El concejal de Almería, Francisco Amizian. El director de deportes del Ayuntamiento de Madrid en 2006, Roberto Sanz. Y algunos más que, en este momento, se me olvidan.

  • En 2009 se detectaron por la guardia civil de tráfico 102.000 conductores que superaron la tasa de alcohol.
    • Se abrieron 17 .000 diligencias por delitos relacionados con el consumo de alcohol al volante
    • Entre el 30 y el 50% de los accidentes mortales, fueron consecuencia del exceso de alcohol al volante. Casi mil muertes al año.
    • “Quien conduce borracho es un asesino en potencia” Juan Manuel Prada.
    • El conductor que mató a Helena arrojó una tasa de alcohol de 1,07 miligramos, en el primer control de y 1,08 miligramos  en el segundo.

Por si alguien sigue teniendo dudas:

Qué pasa si bebes y conduces según experimento de la revista QUO

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, que murió por un conductor borracho.

Esta entrada fue publicada en Alcohol, Muertes en carretera, Seguridad Vial y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a La «cagada» de beber y conducir

  1. Pingback: Carta al diputado del PP Ignacio Uriarte « ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *