Por qué lo llaman accidente si no lo es

Mi amigo Raúl, desde México, me enviaba la noticia de la muerte de la biznieta de Nelson Mandela, Zenani.

Por supuesto, ya conocía la muerte de esta niña. Había oído la noticia varias veces hoy, pero siempre hablaban de un accidente de tráfico. Pero mi amigo Raúl, me comunicaba algo más que la simple noticia que daban los medios hoy: Zenani Mandela ha muerto en la carretera, al volcar el coche en el que viajaba, y el conductor iba ebrio.

Esa es la verdadera noticia.

Zenani acababa de cumplir trece años, hace tan solo dos días.

Y, una vez más, el puto alcohol pone fin a una vida casi antes de comenzar a vivirla.

Pero la fiesta continúa. Los goles se sequiarán marcando. Es más, si esta niña no hubiera sido de la familia de Mandela no nos hubiéramos enterado. Pero allá, en África, una madre estará destrozada, y su hijita habrá muerto, por el alcohol que otro tomó.

¿Por qué lo llaman accidente si no lo es?

Inútil decir eso de «Vuestro dolor es también el mío…», no me van a entender.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Esta entrada fue publicada en Alcohol, Muertes en carretera, Seguridad Vial, Sentimientos, Solidaridad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Por qué lo llaman accidente si no lo es

  1. Querida amiga y cómplice del dolor,
    ellos pretenden llamarle accidente y nosotros sabemos que no lo son. Accidente es un echo fortuito e inevitable que sucede en un instante aunque pongamos los medios para que no sucedan.
    Pero cuando suceden por culpa del alcohol, drogas, excesos de velocidad, imprudencias o cualquier otro motivo evitable, eso no son accidentes son actos de violencia y terrorismo vial.
    Deberíamos pensar que cada vez que salimos a la calle nos disponemos a que otros jueguen a la ruleta rusa con nuestras vidas.
    En nuestras calles y carreteras existen dos especies diferenciadas, «depredador y presa». Bien sabes que nuestras hijas fueron presas de esos repugnantes depredadores y nosotros, como padres y familiares, fuimos arrastrados a ser presas durante el resto de nuestros días.

    Esta noche, cuando mire las estrellas, imaginaré a Julia y Helena brillando más que nunca, enviándonos fuerzas para seguir luchando por sobrevivir un día más…..

    Un millón de abrazos de complicidad a todas las víctimas de esta pandemia en que se ha convertido la violencia vial.
    http://almoradi-justiciaydignidad.blogspot.com

Responder a Antonio Angel (padre de Julia) Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *