Elsa Granda, premio de Seguridad Vial

Elsa Granda recibió ayer el premio de Seguridad Vial de Línea Directa, en el ámbito de periodismo, por su artículo “Cuando las señales nos traicionan”. Esta periodista tiene en su haber gran cantidad de artículos sobre seguridad vial, tráfico  o siniestros de tráfico. Y aunque ayer, a través de Facebook, ya le mande mi felicitación, hoy mi blog pensaba versar sobre este premio.

Pero, desgraciadamente, al final tengo que hablar de muertes. En este caso de la muerte de peatones. España es el segundo país de Europa con más peatones muertos. Si no he tomado mal el dato,  el año pasado murieron en las carreteras 163 peatones. Quizás nos olvidamos con frecuencia que todos somos en algún momento peatones y las campañas para peatones no son tan insistentes ni tan frecuentes como las de los conductores.

A pesar de que cuando cuento que a mi hija la mató un conductor borracho muchas personas piensan que la atropellaron (aunque el resultado fue el mismo a pesar de ir en un coche: la arroyo), reconozco que no hablo demasiado sobre los peatones que se van quedando en el asfalto.

Pero hoy conocía la muerte de dos jóvenes de mi tierra: Gloria y Patricia, de 19 y 18 años. Murieron ayer atropelladas por un camión en la A-43 a la altura de Torralba de Calatrava. Parece ser que ellas andaban por la carretera porque se pasaron de la parada en la que debían haber bajado. Vivían en Ciudad Real.

 Cualquier muerte me llega al alma, pero en este caso, eran mis paisanas y pienso en el calvario que comienzan esos padres.

Además, hoy, moría también un hombre de 58 años atropellado en Madrid. En ambos casos se está investigando las circunstancias de estos siniestros.

Y así, la alegría y felicitación a Elsa ha pasado a segundo lugar, aunque sus palabras de contestación a mí felicitación fueron tan bonitas:

“Elsa Granda: Gracias Flor, mi discurso también estaba dedicado a Helena”

 Hoy recordaba algunas de mis conversaciones a través del correo electrónico o de mi otro blog “Madres sin hijos” con otras madres. Una vez surgió el tema de si para una madre había algo peor que perder un hijo, y enseguida llegó la respuesta de una madre: perder dos.

Puedo imaginarme el estado de la madre de estas chicas y no sé cómo consolarla, porque no hay consuelo.

Vuestro dolor es también el mío, porque, antes, ya fui yo.

Dedicado a las muchas madres que han perdido más de un hijo en esos malditos accidentes.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Esta entrada fue publicada en Convocatoria/Celebración, Muertes en carretera, Noticias, Opiniones importantes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *