Cuatro años de Segurida Vial

El pasado día 15 asistí a una jornada  sobre la Nueva Ley de Tráfico, patrocinada por la Fundación Pons y Cea. Una jornada muy interesante, donde se debatió sobre su idoneidad o no, sobre su constitucionalidad o no, sobre su incidencia en la disminución de accidentes viales.

Es curioso observar, los cambios realizados en estos 4 años y cómo se ha transformado esta sociedad en el tema de Seguridad Vial.

Ando en una fase a la que yo llamo «la fase de obras» porque conozco otros padres que han tenido pérdidas y también la han pasado, y estoy tirando el papel acumulado en estos cuatro años que anda moviéndose la Seguridad Vial.

A la vez que rompía releía las noticias que había ido guardando y veía cómo en los cuatro años en los que se ha modificado La Ley Penal en lo relacionado con la Seguridad Vial, se ha implantado el carnet por puntos y ahora la Nueva Ley de Tráfico, ha habido defensores, detractores, noticias alarmantes (¡todos en la cárcel por el carnet por puntos!), continuación de muertes, más, menos, pero cómo hemos ido avanzando.

He comprobado cómo las voces de las víctimas se iban alzando pidiendo un compromiso político para acabar con esta lacra. Cómo determinados políticos se iniciaban en este compromiso y cómo surgían las desavenencias con otros, más por ser del partido contrario que por el contenido del compromiso. He encontrado mis primeros escritos, mi inicio en esta lucha. Muchos artículos de periodistas pidiendo una reforma, una solución, los medios de comunicación han sido nuestros aliados. En definitiva, un recorrido largo y para las víctimas, expectante y doloroso porque no podremos volver a nuestro estado inicial, a pesar de los beneficios conseguidos con esta nueva atención a la siniestralidad vial.

Tuve la oportunidad de dar mi opinión,  la de una víctima, única figura que eché en falta en esta jornada para hablar de la Nueva Ley de Tráfico y estas palabras fueron dirigidas al corazón de los que tuvieron que escucharme: Para los que hemos perdido a nuestros seres queridos por la inseguridad vial, no nos podemos parar en si es constitucional o no porque limita los derechos del conductor  en determinadas situaciones (al pagar una infracción no se puede alegar o si no determina con seguridad si los detectores o inhibidores de radares son legales o no). ¡De qué estamos hablando! ¿De puntos, de dinero? A nuestros seres queridos ya no les quedan puntos ni necesitan dinero. Y los demás pueden verse en esta situación en cualquier momento, porque todos estamos en las vías, como conductores, como ciclistas o como peatones.

Por favor, sigamos adelante, sigamos trabajando y mejorando, las leyes, las vías, la educación. Todos juntos. Sigamos evitando muertes en las carreteras.

Y gracias a la Fundación Pons, por su invitación y por su involucración en educar en valores.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Esta entrada fue publicada en Convocatoria/Celebración, D.G.T., Eventos, Muertes en carretera, Seguridad Vial. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Cuatro años de Segurida Vial

  1. Esther, madre de Juan dijo:

    Si, es verdad que cada vez hay más entidades implicadas en la Seguridad Vial. Pero… va todo tan lento, que seguimos perdiendo hijos y desde luego para ellos ya es demasiado tarde. ¿Por qué cuesta tanto concienciar a los que son responsables directos, de que quedan muchas cosas por hacer que son básicas? Básicas para que no sigamos perdiendo seres queridos.

Responder a Esther, madre de Juan Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *