¿Culpable el GPS?

El pasado día 2,  murió un hombre porque el GPS de su coche le llevó hasta un pantano. Ocurrió en el pantano de la Serena, en la localidad de Capilla, Badajoz.

Conozco esta zona. La conocí, cuando aún funcionaba esa carreta que ahora está cortada, y después de hacer el pantano. De día, se puede llegar hasta la orilla del agua,  aunque creo recordar que un cartel te avisa de carretera cortada. Claro que, de día, todo se ve con más nitidez.

Pero, de alguna forma, no debería existir la posibilidad de poder llegar hasta el borde mismo del agua con coche. ¿Por qué no existe algo que lo impida?

Y es muy triste que alguien muera por utilizar las nuevas tecnologías.

Es raro, hoy en día, ver un coche sin ese famoso aparatito que yo llamo  “el tontón” y que en nuestro caso, duró poco muy poco, enseguida mi marido lo pasó al maletero y de ahí, al cuarto trastero. Nos resultaba un verdadero incordio estar escuchando esa voz metálica, diciendo: “radar a 100 metros”,  “tome la primera salida” o el famoso “vuélvase si puede”. Además de lo desagradable de esa voz, nos entretenía, despistaba, etc.

Aunque la noticia es triste, muy triste, tengo que recordar aquí nuestra jocosa experiencia, cuando el primer día que lo pusimos y nos dirigimos al trabajo, terminó el aparatito con la famosa frase “vuélvase si puede”.

Pero casi todo el mundo lo lleva.

En cambio, conozco muy pocos que conduzcan con un limitador de velocidad, y a ninguno que tenga instalado un alcolock, nuevas tecnologías que tienen una mayor incidencia en la seguridad del conductor que el dichoso GPS

Entiendo que muchos lo llevan más que nada para que les avise de los radares, para no tener una multa y unos cuantos puntos menos.  Pero se han peguntado qué es peor, una multa o un accidente.

El software de este aparatito hay que actualizarlo, en lo que se refiere a los radares y, por desgracia,  ya hemos comprobado que también en lo que se refiere a las carreteras. Así es que creo que el mío va a seguir en el trastero.

¡Con lo emocionante que es perderse! Con las discusiones tan suculentas que se organizan en un coche: “cariño, ya te había dicho yo que era la primera a la derecha…”

Pero en el desgraciado caso de este joven senegalés, quizás haya más responsables que el simple GPS.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Esta entrada fue publicada en Muertes en carretera, Seguridad Vial, Sentimientos, Solidaridad, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a ¿Culpable el GPS?

  1. Pingback: Una carretera que no es de nadie « ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *