Perder el juicio

Hay bastantes cosas y decisiones que tomar cuando aún estamos  en estado de shock por la pérdida de un ser querido.

Sin haber asumido todavía que le has perdido ya tienes que decidir sobre qué hacer con sus restos: cremación, entierro, tierra, nicho, lápida, comprar, por cuanto tiempo. Y no terminas de darles sepultura, cuando  si su muerte se ha producido como consecuencia de un delito cometido por otro, o se presupone, tienes que comenzar a buscar un abogado.

No son todos los que tienen la cabeza fría o alguien que se ocupe del tema, para que se comiencen con los temas legales. Para algunos padres tiene que pasar mucho tiempo hasta que son capaces de movilizarse para comenzar un pleito, y algunos es probable que pierdan esta posibilidad porque se les pase el plazo.

Y como todo en esta vida, unos darán con buenos profesionales y otros no.

Este post va de eso, de esos no buenos profesionales que no informan de todo lo que deben informar, de cosas que se callan, de crear falsas esperanzas con “esto está ganado” o de las consecuencias que pueden tener  la pérdida de un juicio.

Los padres del niño que atropelló a un coche, se encuentran ahora con que haber perdido el juicio supone que tienen una deuda que no pueden pagar. Y a la pena de haber perdido a su hijo, ahora hace 7 meses, tienen que unir la preocupación de qué va a pasar: Están en paro, con dos niños más, un alquiler de casa que no pueden pagar y comiendo gracias a los familiares.

Pero el día que decidieron entablar juicio por el atropello de su hijo, con tan solo 11 años, según comentan ellos,  el abogado les decía que era un caso ganado. Y probablemente así hubiera sido si se hubiera peleado bien.

Un niño que cruza una calle que no tiene pasos de cebra, que es atropellado y según el conductor le sale por la derecha y el golpe lo tiene en la izquierda, que inmediatamente se llevan al niño al hospital,  creo que en el mismo coche,  ¿qué rastros quedan para hacer un buen atestado? ¿Cómo pueden decir que fue culpa de ese niño? Probablemente fue una culpa compartida: niño y conductor, pero el informe policial dice que no hay señales de frenada.

Con las heridas producidas por este atropello (es difícil de probar que el cáncer que le provino posteriormente, al año, fuese provocado por el golpe del atropello, aunque hubo algún médico que les manifestó que había tenido desplazamiento de médula), podrían haber conseguido una indemnización, según me han dicho, de quizás unos 2.000 Euros. ¿Cómo se metieron en un pleito que podían perder para después tener que pagar mucho más? ¿Por qué no les advirtieron del tema? ¿Para qué se contrata a un abogado?

He hablado con otros padres y me han confirmado, en muchos casos, que nadie les informa de qué pasa sin pierden el juicio.

Muchos abogados dicen: yo cobro tal porcentaje de lo que se gane pero ¿y si no se gana nada? ¿Y el procurador? ¿Y la parte contraria?

“Cuando se inicia toda actuación judicial contra alguien, es decir, un juicio, si se desestiman todas las pretensiones el demandante (el que pide algo al supuesto culpable) debe pagar las costas judiciales, es decir, los honorarios del otro abogado y del procurador y peritos (si es que intervinieron). Los honorarios se calculan de conformidad con las tablas que publica el Colegio de Abogados del lugar del pleito y se calculan en función de la cantidad reclamada, por eso a mayor cantidad, mayor coste. Y en sentido contrario: si se gana el pleito en su totalidad, el contrario debe pagar las costas del demandante (si es solvente, claro). Esto funciona siempre así en la jurisdicción civil (cuando se reclama dinero contra el causante de los daños o su aseguradora). En el ámbito penal funciona de otra forma; y en el Contencioso-Administrativo generalmente el perjudicado que reclama contra la administración no paga si pierde el juicio, salvo que se aprecie temeridad o mala fe, aunque hay tribunales que imponen las costas de manera directa si se desestiman las pretensiones”.

Aitor Canales Santander

Socio Director

Canales&Asociados

Hay muchos padres que también desconocen que pueden tener abogado de oficio, que puede ser tan bueno como cualquier otro y no costar nada. Que hay abogados especialistas en temas de accidentes de tráfico que están más preparados para llevar un tema así que otros abogados que pueden ser buenos pero no tener ni idea en estas cuestiones. Que si no tienes recursos y eres mayor de edad puedes optar por la defensa gratuita con elección de abogado.

Hay familias que hipotecan sus casas para llevar a cabo un pleito que supone mucho tiempo, y para contratar a peritos especializados si quieres conseguir un buen estudio de qué fue lo que sucedió. Algunos lo consiguen, otros se quedan en el intento, y sin casa, por no hablar de los que además se quedan si hijo, padre, madre, hermano, esposa…

Juan Ramón, era un niño de tan solo 11 años. Tuvo que asistir a un juicio. Lo hizo cuando ya estaba enfermo.  Y murió con el sentimiento de que le habían declarado culpable.

Lo que más me duele de esta historia no es el dinero que tienen que pagar esto padres que dicho de paso, la aseguradora debería perdonar y ser ella misma, que tiene medios, quién  debería investigar y solucionar culpando a otros, no a los padres del niño, por qué no existe un paso de cebra en esa calle. ¿Por dónde iba a cruzar?

Pues como decía, lo que más me duele, es, según los padres de Juan Ramón, el dolor  y el desasosiego que le suponía a Juan Ramón este tema del dichoso atropello.

Juan Ramón sufrió durante cinco años, trasplantes, tratamientos, dolor y preocupación y se le fue la vida. Ahora, sus padres y hermanos, no pueden vivir la pena de su pérdida con la tranquilidad y el sosiego necesario porque tienen que estar pensando en cómo pagar unas costas y a un abogado con un dinero que no tienen.

 

 

 

 

 

 

 

(foto de Cata Zambrano “El Mundo”)

Como dice mi amiga Mari Carmen, delegada de la asociación Stop Accidentes, quizás vaya siendo hora de pensar en un seguro para el peatón. En una ayuda jurídica para los peatones que atropellan a un coche, para que no solo pierdan su vida o quede mermada, sino el sueldo, la casa o el patrimonio, si tienen que encontrarse en un juicio que pueden perder.

Programas donde se puede ver a los padres de Juan Ramón explicando su caso:

Gente. TVE. Minuto 11

España Directo. El drama de una familia. Minuto 36

Futuros programas en los que está previsto que aparezcan:

Ana Rosa, mañana jueves.

Espejo Público, próximo lunes

Mi solidaridad con estos padres. Quizás por ser navidad reciban un regalo en forma de justicia, aunque sea a destiempo.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Esta entrada fue publicada en Afectados, Bicicletas, Historias, Muertes en carretera, Noticias, Seguridad Vial, Sentencias, Solidaridad, Víctimas. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Perder el juicio

  1. Laura dijo:

    Muy acertado el doble sentido del título, Flor, o incluso triple, según a quién pueda referirse.

    Es descorazonador.

    Un beso,

    Laura.

  2. Mari Carmen Corral camarena dijo:

    Hola Flor, no he podido leer tu escrito antes pues en el bloque de viviendas donde vivo hemos estado toda la mañana sin luz.
    Acabo de leer lo que has escrito y no entiendo muy bien que comentas en mi nombre, nunca estaría de acuerdo en que un peatón tenga que pagarse un seguro para salir a la calle. Como ya sabes lo que defiendo y defendí en la jornada del peatón en Málaga el día 17 de noviembre del 2010, convocada esta por el defensor del pueblo Andaluz y a la que asistieron, el fiscal de seguridad vial D, Bartolomé Vargas entre otros fiscales de Andalucía y personalidades relevantes. Expuse ante estas personalidades la petición de defensa gratuita con libre elección de abogado para los peatones que sin responsabilidad por su parte sufran un accidente, creo en este derecho del peatón y tengo razones para ellos, que si todos nos ponemos a pensar, dado que todos somos peatones, veréis que razones no faltan.
    Cada vez se está culpando más al peatón cuando hay un accidente, como dice el refrán para muestra un botón, tenemos el caso de Juan Ramón el niño fallecido posteriormente de leucemia. ¡Estamos indefensos! EL PEATÓN ES EL MÁS VULNERABLE del asfalto junto a ciclistas y ninguno de ellos están protegidos por una defensa jurídica gratuita que llegada la mala fortuna de necesitarla, les proteja de un inadecuado atestado o de las aseguradoras que intentan indemnizar lo mínimo posible e incluso de que le hagan culpable porque mientras está inconsciente o mal herido alguien pueda alterar lo ocurrido.

    1º El seguro de automóvil como su nombre indica se hace al automóvil, digamos que el dueño del seguro es el automóvil. Si un automóvil produce un daño, su seguro debería responder por ello y responde mejor o peor pero nunca en todas las necesidades que ocasiona y el derecho a la justicia es generalmente una necesidad prioritaria para el accidentado, ya que la mayoría de veces se ve obligado a recurrir a ella.¿hay derecho y se puede decir que es justo que además de sufrir un daño o que te produzca la muerte la familia o el lesionado tenga que pagar un procedimiento con todos los gastos que conlleva de abogado, procurador y costas si lo pierdes, cosa de la que pocos te avisan, ahí tenemos el caso del que hablamos, nunca les dijeron que corría ese riesgo y por 2000 euros de indemnización ahora deben pagar sobre 20.000 € y porque lo que reclamaban era ese poco dinero. Cuanto más reclamas, más sube las costas a la hora de perder, imagínate en una reclamación de mas índole, se buscan totalmente la ruina o te quedas de por vida con tus lesiones y sin quien te las cubra en rehabilitación entre tantas otras cosas que surgen y que sólo quienes las sufrimos sabemos bien de ellas.

    2º Por otro lado está el razonamiento que desde la propias normas o leyes podamos sacar: quien produce un accidente con un animal u objeto, es responsable de dicho accidente y por tanto quien ha de responder a los daños causados.
    El peatón que sea atropellado o accidentado sin ser responsabilidad suya ni intención por su parte, está en la calle que es propiedad del ayuntamiento o del estado y por tanto quien ha de responder por él. Más razón aún si pensamos todo lo que pagamos en impuestos, sanciones y seguros, para que todo esto esté más que cubiertos.
    Impuestos: pagamos un impuesto de circulación de nuestro vehículo y un seguro ¿ con estos no es más que suficiente para que todo el daño que produzca un vehículo este cubierto, incluido el derecho a la justicia a la que no necesitaríamos si como peatón que es nuestro medio más natural de trasladarnos no sufriéramos las consecuencias de un tráfico saturado y digámoslo ya de paso, unas mínimas penas para esos delincuentes viales a los que mañana se les rebaja las condenas y damos un paso atrás del cual esperemos no tengamos que lamentar?
    3º Sanciones o multas: Si eso que nos ponen muchas veces con razones obvias y otras no tan obvias pero que pagamos casi al mismo precio que van a pagar los borrachos por conducir bajo lo efectos de alcohol, esos que mañana recibirán su “gordo” de navidad, esos que irán por nuestra ciudad a 100 km/h también pagaran con lo mismo que tú si aparcas a la puerta de tu casa para vaciar el maletero de la compra del súper.
    Esas cuantiosas multas que se ponen en nombre de la seguridad vial, es decir por el bien de todos y hasta en nombre de las víctimas, que menos que parte de esas suculentas cantidades sean verdaderamente para proteger a las víctimas y que mejor manera que teniendo asesoramiento jurídico desde el primer momento sin preocuparte de, si tienes que pedir un crédito para poder pagar lo que por ser víctima de otro deberías tener por derecho, sin preocuparte de que la indemnización que necesitas para cubrir tus secuelas no se queden, al terminar el proceso, en la mitad y por tanto la mitad de tus secuelas descubiertas del daño producido.
    Sufrimos un baremo que no es justo para las victimas, sobretodo para las grandes lesionadas a las cuales no dejan cubiertas de todo lo que van a necesitar mientras viva y en la situación más parecida posible ha como estaba antes, creo que ese debería ser el objetivo y no lo es. Y por último NO HAY DERECHO ALGUNO de que tengas que meterte en un procedimiento o varios, con la intranquilidad de que si pierdes tengas que pagar por ser el más vulnerable en una sociedad donde se implanta la ley del más fuerte.

    Esto es lo que yo defiendo siendo conductora pero también como peatón vulnerable. Como conductora con un arma que se me puede ir de las manos y ocasionar daños, no me cabe la menos duda que tengo que responder y por ello pago el seguro de mi vehículo rigurosamente y el impuesto de circulación.
    Como peatón me niego a pagar un seguro que cubra los daños que ocasione lo que ya tengo cubierto por el seguro de automóvil, que es junto a las imprudencias de su conductor o no, lo que me va a hacer necesitar lo que no necesito como simple peatón que va respetando las normas que como siempre digo están para protegernos a todos y no por gusto de nadie, ni para gusto de quien quiera saltárselas.
    Espero que ahora si esté clara mi posición y animo a todos aquellas personas que lean esto, lo apoyen por el bien de todos. El defensor del pueblo Andaluz, D. José Chamizo me dijo que se lo llevaba en su agenda, pero si nadie más lo apoya no sé si se le puede olvidar.
    Defensa jurídica gratuita con libre elección de abogado PARA PEATONES que sin intención por su parte hayan sufrido un atropello o accidente por un vehículo a motor.
    Un saludo.

  3. Flor Zapata dijo:

    ¡Ay, Maricarmen, que me he liado. Lo que quería decir era eso. Me ha salido la palabra seguro pero no estaba pensando en pagar. Era lo que ya habíamos hablado, pero tengo pocas esperanzas. Ya sabes que te lo comenté. Pero ojalá algún día se consiga.
    Gracias, por explicarlo tan bien.
    Flor, madre de Helena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>