Flores en la cuneta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Las calas de Helena. Pintura de la artista Mª Victoria Navarro. Badajoz)

Cuneta: Zanja en los lados de un camino para recibir las aguas llovedizas

Cuando era pequeña y viajaba en la moto de mi padre, le preguntaba que significaban esas cruces a los lados de la carretera, siempre con flores. Me decía que eso quería decir que ahí había muerto alguien, bien por un accidente de tráfico o muerto en la guerra. Y yo seguía insistiendo:¿pero están ahí enterrados? Él me decía que no, que era solo algo para recordar.

Nunca supe, con exactitud, dónde termino la vida de mi hija, más allá del punto kilométrico que recoge el atestado. Cuando tuve fuerzas para pasar por
allí, estaba muy cambiado. Habían realizado obras. Había construido un carril bici, vallado, pintado. Ni rastro de restos de coche.

La siguiente vez que pasé, había varios ramos de flores en la valla metálica, pero estoy segura que no eran por mi hija. En ese punto más o menos, habían muerto 5 trabajadores cuando volvía de la celebración que les dio su empresa por el buen  trabajo que realizaban en  la construcción del Ave del Norte. Parece ser que también estuvo por medio el alcohol, aunque nada que ver con los niveles del que causó la muerte de mi hija.

Nunca llevé flores a ese lugar, pero respeto a los que lo hacen. No sé si no lo hago por no sufrir más o porque no estoy segura si eso ayuda a concienciar o prevenir a otros conductores. Hay quien dice que eso solo conlleva a distraer, creo que no, pero tampoco dice la verdadera causa de la muerte producida en ese lugar, en el caso de mi hija no era un punto de especial riesgo. El único riesgo fue haberse cruzado con un conductor borracho.

En algunos países sudamericanos, pintan una estrella amarilla en el lugar donde se produce esta desgracia de perder a un ser querido. Como ellos dicen, víctimas de tránsito. En una ocasión, un motero me decía que no estaba seguro de que esa acción no pusiera en peligro a otros conductores como eran los moteros, si no se utilizaba una pintura especial, antideslizante.

Hace poco, en mi ciudad, donde perdieron las vida tres jóvenes, entre ellos la hija de una amiga, y después de que los padres de estas víctimas pidieran repetidas veces que mejoraran esa zona para que no se volvieran a producir otro accidente (zona de puente con barandilla), ha sido modificada y mejorada. Hace unos días, cuando pasé, el padre de uno de esos jóvenes estaba poniendo unas flores en un lugar que ya no tenía nada que ver a como estaba y, en ese momento, quien me pareció que estaba corriendo peligro era ese padre.

El caso es que hoy, las cunetas y algunas calles están llenas de rastros de siniestros, de miles de víctimas que recuerdan una guerra más absurda aún que la que tuvimos. Una guerra inexistente que se lleva, especialmente, a los jóvenes, como las de antes. Y si la anterior fue fratricida, esta es absurda, innecesaria y prevenible.

No sé, quizás todos tengan razón. Los que están a favor y los que se oponen. Pero de lo que estoy segura es que la visión de una cruz, un ramo de flores, una foto, conllevan a reflexionar, a levantar el pie delacelerador, a pensar en la fugacidad de la vida. Y a mí, que siempre digo: aquí
ha habido ruina, a solidarizarme con otra madre, con otros compañeros de desgracia, porque sé cuántas vidas se han roto en ese lugar.

(Lugar donde se acabó la vida de Cristina, Jose, Miriam y David)

(Lugar donde mataron a Sandra)

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Esta entrada fue publicada en Muertes en carretera, Puntos negros, Reflexiones, Seguridad Vial, Sentimientos, Solidaridad, Velocidad, Víctimas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Flores en la cuneta

  1. networkvial dijo:

    Gracias Flor por llevar el mensaje a la ciudadania y generar conciencia de esta guerra que se lleva a la gente que amamos, y la evidencia esta a la orilla de los caminos ante nuestra indolencia y apatia, por tomar acciones que eviten estos siniestros.

    Poco a poco va cambiando, poco a poco somos mas consciente, poco a poco somos mas responsables y prudente, pero el camino es largo y complicado, Dios nos de energias para seguir difundiendo y dandole voz a aquellos que ya partieron por la imprudencia y falta de responsabilidad de otros.

    Un abrazo desde Mexico.

  2. Gracias, Flor, madre de Helena… Un abrazo azul desde Chile, siempre con nuestros amados Hijos de Luz entre nosotras…

  3. No sé si es bueno o malo para otros conductores, pero lo que si es certo es que cuando paso por un punto donde hay flores o cruces, se me abren las carnes y también pienso en mi hijo y desde luego reflexiono y aminoro la marcha. Muchas veces he pensado en hacer un monumento dedicado a mi hijo en el PN que murió, pero es muy peligroso (no se puede cruzar con facilidad) Ultimamente pienoso en ir de noche que no habrá tráfico…. no sé, pero creo que algún día haré algo, aunque sea muy tarde, porque es como una asignatura pendiente que tengo desde hace 3 años.
    Un abrazo Flor.

  4. RUTH dijo:

    muchas gracias FLOR por tenerme siempre en cuenta solo espero que algun dia la pueda volber a ver ya que cada dia mi herida sangra mucho mas son tantas las cosas algun dia te comentare besos para ti y el resto de madre que estamos en la misma condicion

  5. Elena, mami de Alex dijo:

    Ha estado muy bien este art. Flor. Yo la primera vez que oí hablar de lo de poner una cruz por mi hijo,fué una madre cuyo hijo falleció después del mío, y no me pareció muy bien, no sé por qué. Pero ahora que lo sacas a la palestra, yo a veces, y cada vez que paso por donde murió Alex.. pienso… y si hubiera plantado un rosal?. No una cruz, no me digáis por qué pero si unas flores??.
    un abrazo.
    Elena

  6. Laura dijo:

    Un gran artículo, Flor. En la asignatura de ética se nos explicaba que la paz no es sólo la ausencia de guerra o de violencia directa y con razón…

    Tenemos demasiada cultura del automóvil, del alcohol, de la velocidad (en lo que yo tengo que hacer seria autocrítica, aunque no sea conductora), del ir cada uno a su bola y olvidarse de que la calle no es nuestra, sino de todos…

    Buen día. Yo tengo un pequeño esguince precisamente por ir deprisa a coger un metro y me han llevado en coche a trabajar, aprovecho que es antes de hora para escribirte. Enseguida mejoraré, por suerte.

    Un abrazo fuerte,

    Laura.

  7. Yo también soy de los que ponen flores en la cuneta…en una carretera en la que en sus 14 kilómetros hay 9 puntos en los que se depositan flores. Una zona en la que la tragedia está a la orden del día y nadie hace nada por evitarla. Tal vez sea esta la única forma de hacer ver las consecuencias, al menos hemos logrado que los vehículos circulen a menor velocidad aunque hay siempre alguno que escapa a la concienciación.
    Abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *