La DGT regala puntos

Se cumplen seis años de la entrada en vigor del carnet por puntos. Lo han dicho las noticias, pero yo también lo llevo muy en cuenta porque casi va a la par de mi lucha y de la historia de este blog.

 Mi primer escrito sobre el carnet por puntos se titulaba “Yo me apunto”, haciendo referencia a un artículo de Juan José Millas, y el segundo “los puntos o la vida” ya había una clara referencia a las personas que lo habían perdido y cómo habían disminuido las víctimas en tan solo pocos meses.

 Con la aparición del carnet por puntos, fueron muchas las voces que se alzaron diciendo que sería un total caos porque los juzgados se llenaría de casos y las cárceles de personas que habrían perdido el carnet.

 Con el tiempo se ha demostrado que las cárceles no se han llenado, que los que lo han perdido los están recuperando a través de los cursos específicos para ello, y los muertos son los únicos que no tienen una segunda oportunidad.

 Al principio de la implantación del carnet por puntos surgió la idea de nietos que recuperaban puntos gracias al abuelo que ya no conducía y algunos que decían que los vendían. Aunque en algunos casos pudo ocurrir así, porque el dueño del coche debía identificar  qué persona conducía el coche, pudiéndose producir este fraude, al final todo parecía algo jocoso y con la reforma de la ley de tráfico yo pensé que esto había quedado resuelto.

 Ayer, conocía la noticia de que la D.G.T. va a asignar un punto a aquellos conductores que no hayan cometido ninguna infracción. Y a la vez que daban la noticia, aparecían una serie de impresentables que se reían y anunciaban que ellos podían e iban a vender sus puntos porque les sobraban y además los pagaban a una cantidad sustanciosa.

 Es increíble la poca ética y moral de este país que, no solo lo piensa, o lo puede hacer, sino que además se regodea anunciándolo delante de una cámara. ¡Qué vergüenza!

 Claro que es del todo comprensible en un lugar donde nadie es responsable, no pasa nada y el posible castigo se lo pasan por el forro….

De qué otra forma tiene explicación el que un conductor drogado, borracho, sin carnet, sea la segunda vez que lleva por delante a un agente de tráfico provocando la muerte de éste último. ¿Qué hacía ese impresentable por la calle y conduciendo si ya había intentado matar a otro policía local?

 A las víctimas se nos reprime cuando pedimos sentencias ejemplarizantes. Nos argumentan que las sentencias deben ser justas, no ejemplarizantes, y yo me pregunto qué pensarán de la justicia la familia del policía de Manresa  fallecido.

 Yo creo que no es necesario que la DGT nos premie con un punto más. Los que mantienen todos sus puntos siempre vana tener de más. Siempre les van a sobrar. Y a los que le faltan, salvo casos excepcionales, les da lo mismo. Siempre tendrán la oportunidad de apuntarse a curso de recuperación.

 Menos mal que en algunos de esos cursos, se encontrarán con personas como Salvador, un policía profesor de educación vial que lleva toda la vida intentando educar  en la utilización del espacio común que es la carretera, la calle, y les contará el caso de esta madre, de Helena, de este blog, de una pegatina por la seguridad vial y, algunos, se darán cuenta de que la vida les ha dado una nueva oportunidad, y me escribirán para contármelo, y yo les mandaré una pegatina. La pegatina costeada con el dinero que, dicen, vale la vida de mi hija.

 Que me perdonen si desconfío de que de verdad van a cambiar.

 Y a esos que dicen que venden los puntos, que les descuenten todos por sinvergüenzas. Eso es un delito.

 Mi solidaridad con esa nueva víctima por un violento vial.

 Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor borracho.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en D.G.T., Muertes en carretera, Noticias, Víctimas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *