Conducir con alcohol: Hábito inmisericorde

Reconozco que, en un principio, este blog recogía aquellas muertes en carreteras, especialmente de jóvenes, casi en el momento en que se producían o al día siguiente. Así llegaron hasta mí muchas madres.

Reconozco que, en los momentos de máxime dolor por la pérdida de mi hija, mi desesperación me encaminó a una campaña feroz contra la conducción con alcohol y que más tarde en Facebook, forme el grupo “Si bebes, sales en los papeles” para denunciar y afear a aquellos que eran noticia en la prensa, por haber sido encontrados en situación de conducir con alcohol.

Reconozco que, con el paso del tiempo y circunstancia personales, he ido disminuyendo mis denuncias literarias, pero no he perdido mi poder de indignación ante tanta muerte por “las acciones de otros” y especialmente por los conductores con alcohol, causa de mi desgracia.

Cada mañana me desayuno con las noticias de accidentes de tráfico y, especialmente, con los producidos por conductores con alcohol.

Esta mañana lo hacía con la sentencia para un  conductor borracho que producía la muerte de su propio padre. La condena es de 2 años y 10 meses de prisión, cuatro años de pérdida de carnet… y la prisión emocional de haber matado a tu propio padre, si es que esta persona tiene sentimientos y emociones

Tengo que decir, que el acusado, había sido condenado ya anteriormente por conducir con alcohol en el año 2007.

El  juzgado de lo Penal nº 1 de Plasencia fue quien dictaminó en mayo esta sentencia, como resultado del mal llamado accidente ocurrió en Septiembre de 2009, en el que este conductor se vio nuevamente implicado y resultó muerto su padre. Pero  el abogado defensor apeló a la Audiencia Provincial, pidiendo la absolución de su cliente, al aplicarle la eximente completa, ya que el acusado es un enfermo, un adicto al alcohol, lo que le lleva a beber de forma compulsiva y a no saber lo que hace una vez bebido.

La Audiencia Nacional ha confirmado la sentencia, y me he encontrado con un término utilizado por la Audiencia para aquellos alcohólicos que producen estos hechos: Hábito inmisericorde

 

“Explica la Audiencia que una persona con antecedentes por alcoholismo debe atender y seguir al detalle las indicaciones médicas prescritas, siendo consciente el acusado que la ingestión de alcohol incrementaba su mal estado general y disminuía las facultades de control de sus impulsos. Señala la sentencia que no había persistido en las terapias de deshabituación, «algo que indicaría la voluntad del acusado de abandonar ese mal hábito, cruel e inmisericorde, ya que el alcohol se apodera del organismo y convierte al ser humano en su esclavo, situación de la que hay que salir con voluntad y con firmeza; a fin de que la persona sea ella misma en todo momento».

Me parece estupenda la justificación de la Audiencia.

Y así es: Quien consume alcohol y conduce no tiene misericordia de los demás.

Además de su desgracia, llevará a otros a la peor: la pérdida de los seres queridos.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor borracho.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Alcohol, Muertes en carretera, Opiniones importantes, Seguridad Vial, Sentencias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Conducir con alcohol: Hábito inmisericorde

  1. Esther, madre de Juan dijo:

    Si hay personas que tienen estos problemas con la bebida, lo 1º que tienen que hacer es quitarles el carnet de conducir. Son asesinos en potencia y ya que no tienen voluntad propia, que les obliguen. La vida de las personas es lo más valioso y ningún ser humano tiene derecho a quitársela a otro.
    Bien por la sentencia, aunque yo hubiera sido más dura.
    Un abrazo, Flor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *