Morir en las carreras de coches

 

Hace unos días todos los medios mostraban a María de Villota, sonriente y feliz, que reaparecía después del grave accidente que sufrió. Y eso es lo que más destacaban todos los medios y ella misma, a pesar de sus heridas, que estaba feliz. ¿Y cómo no? Tenía la alegría de una segunda oportunidad.

María se dedicaba a una profesión de alto riesgo, y supongo que a pesar de todos los medios de seguridad es algo con lo que deben contar.

Pero qué pasa cuando no te dedicas a esa profesión, solo te gustan los coches, y estás como espectador en una carrera.

Se supone que tienen que existir todas las medidas de seguridad para que los espectadores, los que admiran a esos conductores, disfruten del evento pero sin correr riesgos.

¿Cuántas veces vemos escenas de rallys en los que los coches salen disparado y se llevan por delante a los espectadores?

Y casi siempre, después, se dice que estaban en un lugar que no era el permitido. ¿Y cuando se sale por el lugar que sí es el adecuado?

Pues, que sepan los admiradores de este tipo de eventos, que si alguna vez tienen un percance de este tipo, después les dirán que es un riesgo que asumen por ir a ver un rally.

Álvaro, era un niño de tan solo 11 años, que ese día cumplía 12,  que había ido a ver una carrera, precisamente,  como regalo. Pero ese rally no tenía las debidas medidas de seguridad.

Alguno de los coches que participaban no lo hacía en las condiciones de mantenimiento y seguridad adecuadas. Y el tema del rescate si se producía un accidente no estaba tampoco resuelto.

A Álvaro no le dieron una segunda oportunidad. Tardaron muchísimo en rescatarle. La carrera, por supuesto, ni se paró. Y Álvaro perdió la vida con sus 12 años recién cumplidos.

Han pasado 11 años, los mimos que tenía él, y sus padres no han conseguido justicia, Ni siquiera de la justicia internacional.  Algo que no te devuelve la vida del ser querido, pero que ayuda a cerrar el duelo.

Después de 11 años ni siquiera tienen seguro conseguir una indemnización a la que todo el mundo tiene derecho, aunque en España, comparada con el resto de Europa es de risa.

A Álvaro, como a María le gustaban los coches. A él, verlos. Él no tenía porqué sufrir ningún percance, pero parece ser que en los rallys este es un tema que hay que asumir si se va a contemplarlos., y es raro que no se salga algún coche.

¿Os imagináis que en una corrida de toros se les dijera a los espectadores que es un riesgo que corren al ir?

Me alegra muchísimo la recuperación y la alegría de vivir de María de Villota, y le deseo lo mejor para esta nueva vida que tiene, a pesar de sus secuelas. Y le pediría que utilice esta segunda oportunidad para ayudar a las víctimas de accidentes de tráfico, es algo a lo que se podrá dedicar a pesar de sus heridas.

No me alegra que Carmen y Pedro, padres de Álvaro, después de 11 años tengan que enfrentarse a este nuevo juicio, aunque les deseo mucha suerte.

Espero y confío que sea cual fuere el resultado del mismo, estos padres que llevan once años dedicándose a las víctimas de accidentes de tráfico y a la lucha por la disminución de víctimas, ahora desde Vida en La Carretera” y anteriormente desde Stop Accidentes, no pierdan esa energía y ganas de seguir luchando, porque son pocos los que después de la pérdida tan grande de un hijo son capaces de dedicarse a otros para que no les suceda lo mismo.

Un abrazo, amigos, compañeros.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Miembro de Vida en la Carretera, asociación de afectados por la violencia vial.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Afectados, Convocatoria/Celebración, Madres sin hijos, Reflexiones, Seguridad Vial, Sentencias, Sentimientos, Solidaridad, Víctimas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Morir en las carreras de coches

  1. Ay, mujer linda… Me emocionó hasta las lágrimas leerte hoy… Hay pura verdad en tus palabras. Es tan difícil ser tolerante con quienes deciden jugar con sus vidas a la ruleta rusa… Cada día siento más y más deseos de rechazar, públicamente, esas prácticas «deportivas» de alto riesgo. Ay, me dan ganas de insultarlos cuando ponen caras sorprendidas al cruzárseles la muerte. Siento que es una gran falta de respeto… por tantas vidas perdidas en hechos evitables ocurridos en las vías que compartimos día a día. Ojalá que María acoja tu sugerencia, Flor querida, y se sume a quienes aún llorando tratamos de ayudar para que este dolor nuestro deje de llegar sin invitación a nuevos hogares… Con paz, esa paz que acompaña a nuestro dolor a veces aún sin la justicia debida, te abrazo y abrazo a quienes de corazón nos acompañan en esta lucha terrenal y, desde su azul dimensión, a nuestros seres de luz…

  2. Carmen dijo:

    Gracias y mas gracias,amiga y compañera en esta gran tragedia que nos une

  3. Elena dijo:

    Totalmente de acuerdo con tu escrito Flor. Yo cuando veo a esta gente despues de sus accidentes digo: jo.. qué suerte que han tenido..O los que se suben al Anapurna a 8000 mts… vamos que lo van buscando….Como el otro día el sr. este austriaco Félix.. que se tiró desde la estratosfera, mientras al mundo se nos desplazaba el estómago de la impresión al tirarse.. y pensar.. ¡pero si te puedes matar¡…de qué vas campeón? y si se hubiera matado así en vivo y en directo también hubiéramos llorado y dramatizado???…
    Mis apoyos a los padres de Álvaro.. que seguro que al del coche no le ocurrió nada y si le hubiera pasado algo.. seguro que la repercusión hubiera sido impresionante.

    • Nieves dijo:

      Me ha gustado mucho el escrito.¿por que debemos de asumir en la carretera y este tipo de eventos riesgos que se supone deberían de ser nulos ?.No me lo explico.Bueno pues
      seguimos sin nada.Teneis todo nuestro apoyo

  4. Jose Manuel dijo:

    Impresionante tu escrito, y todo cierto de principio a fin.
    Yo también te doy las gracias por ello.
    Jose Manuel, primo de ALVARO.
    ESPERANDO QUE ALGÚN DÍA SE HAGA JUSTICIA…
    Si es que existe (que parece que no).

  5. Os mandamos un mensaje de apoyo y de ánimo. Ojalá se haga justicia. Nadie se merece eso, vaya o no a un rally.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *