«La joven del agua»

Post escrito el 27.08.2006 por FZ madredHelena

Queridos jóvenes:
Ayer fui al cine por primera vez, desde la muerte de Helena. No es ninguna señal de “luto”, ni “fin de luto”, es simplemente que ahora hay cosas que no puedo hacer con la facilidad o el disfrute que hacía antes.
Creo que el reencuentro con el cine, que fuera con esta película y que os esté hablando de ella, tiene algo de mágico, tiene un mensaje.
Como la han definido algunas críticas, “es una fábula para adultos”, pero yo os la estoy recomendando a vosotros los jóvenes.
No os puedo hacer una critica de cine, sólo os puedo decir que me gustó, que encontré sentido a algunas de las cosas que hago (que a veces me hacen pensar que estoy loca de dolor) y sobre todo encontré una película con mucho mensaje.
Esta película es de M. Night Shymalan, el mismo autor de “El sexto sentido”.
Es un cuento, que a los que son creyentes, les confirmará su idea de tener fe, a los que no lo son pero defienden que lo importante para sustentar la sociedad son los valores y condiciones morales, la ayuda entre los hombres, etc., verán reforzadas estas ideas y los que van simplemente por ver una historia les entretendrá.
Pero sobre todo, es una película que hace pensar.
¡Ah!, y como dice una crítica, “abstenerse cínicos”.
Espero que Alberto Mollano la pueda ver y en su blog “Ocio elevado a la cultura”, nos ofrezca un comentario.
Por último, para mí, aunque no sé si fue la intención del director, uno de los personajes es referencia de un personaje real y de actualidad en EEUU, si alguien lo encuentra y coincide conmigo tiene un premio: mi admiración.
Espero que os guste o al menos, os haga reflexionar.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Cine, Educación, Jóvenes, Madres sin hijos, Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *