Carta de una madre a José María Aznar

(Post escrito el 6.05.2007 por FZ madredHelena)

SR. AZNAR, UD. NO HA PERDIDO A SU HIJA

Sr. Aznar, como se nota que Ud. no ha perdido a su hija en la carretera como yo. La única que tenía y por un conductor que conducía, bajo los efectos del alcohol.

¿Sabe lo que acaba de hacer con sus declaraciones? Tirar la labor de muchas personas desde hace años, además de faltar a mi dolor y al respeto de mi hija como el de otros muchos padres  y víctimas. 

Ud. no lleva dos años sobreviviendo con un dolor, el mayor que existe en este mundo, él de perder a un hijo.

Ud. no tiene que sacar fuerzas cada día del interior de sus tripas para seguir sobreviviendo. Ud. no escribe en un blog derramando lágrimas sobre el teclado para recordar cosas sobre su hija, en el intento de hacer que otros jóvenes se acerquen hasta él y les sirva para convencerles de que conduzcan con prudencia, con responsabilidad, para que ellos nos pierdan la vida y sus madres no tengan que sufrir lo que yo estoy sufriendo.

Ud. ha visto casarse a su hija y ha sido abuelo, cosa que yo no podré ni ver, ni ser, porque alguien que supongo pensaba como Ud. decidió que a él nadie le decía lo que tenía que beber o correr.

Le escribe una madre, ahora una madre sin hijos, que no pertenece a ningún partido político y que piensa que no todo vale en el campo de la política. Porque los que mueren no son del PP o del PSOE, son nuestros hijos, nuestros maridos, nuestros hermanos, nuestros padres.

Me alegro que haya podido recoger ese premio que le han concedido, porque a Ud. nunca le podrán dar este otro, que yo si recibí con mucho orgullo, porque yo sí intento con lo que digo salvar vidas.

Cómo se nota que Ud. no ha perdido un hijo en una carretera. ¡Ojalá nunca lo tenga que saber! Porque, después de lo que ha dicho, sufriría mucho, mucho, mucho más.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena Castillo
Alcobendas Madrid

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Concienciación, Correo sin entregar y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *