¡Ay, pena, penita, pena, pena!

(Post escrito el 6 de octubre de 2007 por FZ madredHelena)

La aprobación de la Ley que endurece las penas de tráfico sigue siendo una pena.

 

«Una pena, penita, pena, pena», en todo los sentidos.

Los que ya estamos afectados por  la acción de personas que, hasta ahora, se pasaban la responsabilidad y el respeto a la vida de los demás por el forro…, esta ley no nos va a resarcir en nada y sobre todo en devolvernos a nuestros seres queridos.

 

Y para los que siguen haciendo caso omiso del derecho a la vida  y tienen como bandera la violencia vial, siempre encontrarán un abogado defensor que defienda lo indefendible y un resquicio de la ley en que basarse para ser absuelto o condenado a la menor pena posible.

 

Se dice que esta ley quiere acabar con la ambigüedad de la ley anterior y evitar que los jueces sean los que tienen que tomar la decisión de castigar el hecho o no, pero eso va a seguir existiendo.

 

¿No creen que  ya es bastante ambigüo los tramos de velocidad a los que alude la Ley?

 

Superar en 60 Km. la velocidad en vías urbanas y 80 en vías interurbanas, supone ponerse a una velocidad de 110 Km en población y 200 Km en carretera. Yo ceo que son velocidades más que suficientes no sólo para poner en peligro la vida de las personas, sino para seguir produciendo muchas muertes.

 

En cuanto al alcohol, cuando en otros países están pidiendo nivel «Cero» para una conducción segura, nosotros comenzamos por castigar un nivel 1, 2 ml en sangre, es decir: haber tomado un litro de vino u otras bebidas con el mismo alcohol.

 

En cuanto a las penas, es también una pena.

 

Las anteriores acciones serán castigadas con prisión de 3 a 6 meses o multa y trabajos en beneficio de la comunidad. ¿No creen que para surtir efecto deberían ir unidas todas ellas?

 

Las asociaciones de conductores se llenan la boca con decir «que no hay estructura suficiente para llevar a la cárcel a tantas personas que produzcan infracciones sujetas a esta pena».

 

Pero ¡de qué hablan! Creo que en nuestra legislación, las penas inferiores a 2 años de carcel, si la persona no tiene en su haber otra pena, no cumple dicha entrada en la cárcel!

 

Recuerden que Farruquito entro en prisión porque acumuló dos penas en el mismo hecho y la suma de ambas eran tres años.

 

Para partidos como el PP esta Ley es excedida o improvisada, el PNV que la reforma se ha hecho de forma precipitada e izquierda Unida se ha abtenido.

 

Supongo que los representantes de estos partidos no tienen ninguna víctima entre sus familiares, sino la verían escasa más que excedida.

 

Para las víctimas de las carreteras, únicas víctimas mayor en número que las de cualquier tipo de terrorismo, pero que no reciben ni ayuda ni honores,  esta reforma sigue siendo escasa, aunque, es mejor que nada.

 

Esperaremos a ver su puesta en marcha y su aplicación por los órganos jurídicos.

 

Personalmente, no desearía que nadie se viese ni perjudicado ni beneficiado por esta Ley. Esto tendría un significado y un resultado muy positivo, porque yo, ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!

 

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por un conductor con alcohol.

www.quieroconducirquierovivir.com.

 

 

 

 

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Concienciación, Muertes en carretera, Noticias, Quieroconducirquierovivir, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *