Kamikaze

 (Post escrito el 27 de noviembre de 2007 por FZ madredHelena)

 

El término «Kamikaze» viene del japones «Kami»- dios y «Kaze»- viento. Viento de los dioses. Con este término se designó a los pilotos suicidas que intervinieron en la Segunda Guerra Mundial contra las fuerzas americanas, destruyendo un buen número de buques, impactando estos aviones cargados de explosivos sobre los barcos, sin posibilidad de salvación para los pilotos que los dirigían como un proyectil.

El origen de esta palabra es una referencia a un tifón del S. XIII que impidió que los mongoles ganaran la guerra contra los japoneses.

Hoy en día, este término se utiliza para los conductores que lo hacen en sentido contrario, en dirección prohibida, poniendo en peligro la vida del resto de conductores.

Pero esta es la única similitud, la de que pueden perder su propia vida y la de los demás, porque el espíritu y la filosofía de aquellos pilotos kamikazes, no tiene nada que ver con estos modernos.

Los kamikazes japoneses eran pilotos voluntarios que pensaban que esa era una forma, la más honorable de morir. Este pensamiento esta basado en la moral japonesa, en el pensamiento y la moral de la Edad Media, perteneciente al código samurai llamado «Bushido».

La mayoría de los kamikazes de hoy en día no se atienen a este código de conducta, ni moral, ni pensamiento, ni cristo que le fundó, que se diría en mi tierra.

Los pilotos kamikazes que eran preparados durante unas semanas para llevar a cabo sus tareas suicidas y que salvarían al país de la mayor superioridad de la fuerza americana, eran despedidos con una especie de ritual. Eran despedidos por sus superiores con una bola de arroz y una copa de sake o té, dentro de un ritual lleno de espiritualidad y emotividad.

Algunos kamikazes del volante, hoy, llevan algo más que una copa de sake encima.

El ataque de los kamikazes japoneses tenía sobre todo un significado espiritual. Hoy, salvo aquellos que sus facultades se han perdido totalmente y deciden quitarse la vida de esta forma, sin pensar que con ello se pueden llevar la de otros,  no aparece por ningún lado el sentido espiritual, ni de honor, ni para salvar la patria, ni mejorar el mundo, ni nada de nada.

Hoy, que las carreteras están separadas por vayas, metálicas o rígidas, imposibles de mover y sí de perder la vida por impacto contra ellas, que las direcciones están señaladas en suelo, vertical, carteles, etc, cada vez es más difícil confundirse y meterse por dirección prohibida, pero pudiera pasar, pero siempre hay una posibilidad de pararse, avisar, etc.

¿Por qué se confunden tanto los conductores?

Y si no se confunde, por qué les llamamos «Kamikaze». ¿Dónde está su filosofía, pensamiento, moral, etc.?

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

www.quieroconducirquierovivir.com

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Concienciación, Kamikaze, Muertes en carretera, Quieroconducirquierovivir, Seguridad Vial y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *