«¡No hay cama pa tanta gente!»

(Post escrito el 7 de mayo de 2008, por FZ madredHelena)

Desde ayer que se publicó el informe de inspección del poder judicial, los que hasta ahora no han tenido que recurrir a la Justicia para reclamar por algún tipo de hecho delictivo, punitivo, doloso, se llevan las manos a la cabeza.

Los que, por desgracia, llevamos años intentando que la justicia actúe en los casos que nos afectan, ya conocíamos parte de este caos. Véanse las notas del juicio por la muerte de mi hija.

Pero este caos no es de ahora, ni de la legislatura anterior, viene de muchos años atrás y su solución debería afectar a este gobierno y los posteriores que venga.

Son varios los gobiernos que han pasado de puntillas por este problema.

¿Por qué? ¿Por  qué nadie ha querido solventar este problema? Porque no es popular que se llame la atención a los que no trabajan como lo harían o se les exigiría en una empresa privada. Porque nadie quiere dedicar dinero a mejorar un medio que repercutiría a los afectados de temas que, a veces,  a los que gobiernan no se ven afectados porque tienen medios económicos para que a ellos no les llegue. Porque a nadie le gusta que le construyan una cárcel cerca de su casa.

¿Dónde estaban los jueces que ahora se quejan de esta carga de trabajo? ¿Por qué no se han levantado antes?

Ahora, sentimos vergüenza de tener este tema en una sociedad llamada democrática.

Pues los afectados no sentimos vergüenza, sentimos algo aún peor: dolor por las muertes que se han ido produciendo por las omisiones de tantos, por la culpa de todos.

Como ya he dicho en alguna ocasión, cuando estábamos depositando el cuerpo de nuestra amada hija, bajo un manto de verde césped, el culpable de la muerte de ésta era puesto en libertad.

Apenas pasó en los calabozos 12 horas.

Fue puesto en libertad, porque nosotros no estábamos en ese momento para pedir cárcel para él y la fiscalía tampoco estaba allí.

Tampoco se le retiró el carnet de conducir. Supongo que el juez de guardia; suponiendo el tiempo que iba a transcurrir hasta que se viese ese caso si es que había una acusación particular que se presentara, sería tanto en relación con el tiempo de pena que se le impusiese de retirada que suponía que al retirárselo en ese momento, llevaría a que se cumpliese más tiempo de ternerlo retirado que el tiempo dictado de pena.

La decisión de que en los casos de seguridad vial en los que se produzcan muertos, la fiscalía se presente, no se produjo hasta meses más tarde.

Mi carta al Fiscal General del Estado, quejándome de este hecho, produjo después que la propia Fiscalía diera esta orden a los despachos de los fiscales.

La presión de todas las víctimas a través de asociaciones ha hecho que se hayan ido mejorando muchas cosas y ha hecho posible esta reforma del Código Penal en lo referente a Seguridad Vial, aunque les pese a otros muchos.

Ahora nos dicen que esta reforma es chapucera, precipitada, que las sentencias no se pueden llevar a cabo, porque no se han establecido los mecanismos para ello; porque los juicios rápidos no tienen por detrás una estructura que la soporte; porque no hay trabajos para la comunidad suficientes para que los culpables puedan cumplir su condena; porque no hay cárceles suficiente para todos, aunque esta reforma no era para llevar a todos a la cárcel, aunque deberían haber más condenas con cárcel; porque, como dice la canción “no hay cama pa tanta gente”

Pues ¡Qué me los manden a mí!

Que nos los manden a los familiares de las víctimas, a cada casa. Nosotros les vamos a enseñar los efectos de lo que han producido.

 

Que convivan con nosotros 24 horas y comprueben cómo nos han roto la vida. Que vean y conozcan las caras y la vida de las personas que ellos con su acción se han llevado por delante.

 

Hay mucho por hacer. Como he dicho,  este y los gobiernos que vengan después. Lo que no podemos hacer es que hayas sentencias que no se cumplan, ni siquiera las que son de trabajos para la sociedad, porque entonces no es una sentencia, no es un castigo, no tiene un efecto rehabilitador.

 

«Los trabajos en beneficio de la comunidad de menos de 30 jornadas -los más habituales- prescriben al año; y en diciembre, si nada cambia, miles de condenas quedarán sin efecto»

 

Quiero traer hasta aquí la carta que le envié al Fiscal General del estado el 25 de Noviembre de 2005.

 

Carta al Sr. Conde Pumpido

 

Estimado Sr. Conde-Pumpido:

 

Según información aparecida en la prensa sobre su comparecencia ante la comisión no permanente de la Seguridad Vial en el Congreso el pasado día 23, tengo la oportunidad de leer algunas de sus opiniones sobre el tema de los accidentes de tráfico y la práctica desaparición de condenas por delitos de tráfico. Entre sus opiniones, destaco la que dice “ ….la responsabilidad penal se puede comprar a través de indemnizaciones”.

 

Yo sólo soy una madre de una víctima inocente de un accidente de tráfico, no entiendo de leyes ni de indemnizaciones, para ello está mi abogado, pero con lo poco que sé, he leído, y además me ha tocado vivir desde que me quedé sin mi amada hija, va para ocho meses, entiendo que las cosas no están bien.

 

El presunto culpable de la muerte de mi hija conducía con un grado de alcoholemia 4 veces superior al permitido. Cómo resultado del accidente, mi hija muere en el acto y su novio resulta gravemente herido.

 

El presunto culpable es detenido y puesto en libertad condicional, creo que se llama así, 24 horas después y ni siquiera le retiran el carnet. Cuando mi hija está siendo enterrada, esta persona podía estar ya conduciendo.

 

Ahora entiendo su frase en esta comparecencia “….la seguridad vial es una de las zonas oscuras del sistema penal”.

 

Nosotros no hemos llegado todavía a la fase de “indemnización”. Parece ser que este juicio saldrá, contando desde la fecha del accidente Abril del 2005, dentro de año y medio o dos años. Nosotros empezamos por la fase de presentarnos como acusación particular unos días después del accidentes, por supuesto cuando el juez ve por primera vez este caso, nosotros estábamos enterrando a nuestra hija. Pedimos la revisión de la situación de este presunto culpable y la petición de “prisión preventiva” y “retirada de carnet” por ser un posible peligro para el resto de la sociedad. Nos contestaron que la situación inicial no había cambiado, luego no había lugar. Estas son palabras mías. Por supuesto, palabras de una madre que no sabe de leyes.

 

¿Qué situación no ha cambiado?: qué esta persona va a seguir bebiendo, qué esta persona va a seguir conduciendo bebido, qué esta persona va a poder seguir produciendo muerte. Sí, efectivamente. Esta situación no ha cambiado.

 

Ud. dice que no hay que endurecer las penas, yo pido simplemente que se apliquen. ¿No existe la retirada del carnet?, ¿No existe la prisión preventiva?, pues que se apliquen, todavía no hablamos de condenas ni de indemnizaciones.

 

Yo quisiera encontrar quien me pueda contestar a estas preguntas de una forma no legal o jurídica, esa parte ya me lo ha explicado perfectamente mi abogado: “cuando salga el juicio le retirarán el carnet y le impondrán una condena, que si es menor de 24 meses y no tienes antecedentes penales, no irá a la cárcel”. Yo quiero que me den una explicación de una forma lógica y razonable, que la pueda entender una madre que ha perdido a su hija y el resto de la sociedad que tampoco lo entiende.

 

Si yo voy a mayor velocidad de la permitida, o me realizan una prueba de alcohol y doy positivo me retirarían el carnet. Esta persona lo tiene y lo va a seguir teniendo hasta que se produzca el juicio, que como ya he comentado anteriormente, la acumulación de trabajo del juzgado que corresponda hará que éste se demore año y medio o dos años desde el día del accidente.

 

Nadie me puede contestar por qué le tuvo que tocar a mi hija, una joven de 20 años, responsable en la conducción, que como se demostró en su autopsia no contenía una gota de alcohol o drogas y que murió a las cuatro de la tarde, no a las cuatro de la madrugada que es cuando suelen morir los jóvenes, en una autopista, no en una carretera comarcal, y que hasta ahora, al que le han aplicado justicia es al presunto causante de su muerte, que le hicieron juicio rápido y puesta en libertad en menos de 24 horas.

 

Sr. Conde-Pumpido, a nosotros no nos van a comprar con indemnizaciones. La vida de nuestra hija no tenía ni tiene precio. Nosotros queremos justicia y sobre todo, no queremos que esto les pase a más jóvenes. La vida de nuestra hija no nos la van a devolver, pero, si no se ponen castigos ejemplares a estos desmanes, la gente seguirá bebiendo y conduciendo, la gente seguirá matando, con un coche, es la mejor forma de matar a una persona y recibir el menor castigo y ….aplazado.

 

Flor Zapata, madre de Helena Castillo Zapata.

 

Madrid, 25 de noviembre de 2005

 Esta carta fue contestada por la fiscal jefe de la Secretaria Técnica de la Fiscalía General del Estado en los siguientes términos:

“Acuso recibo del escrito suscrito por Vd., fechado el 25 de noviembre de 2005, trasladándole el sentimiento de esta Fiscalía General del Estado por las tristes circunstancias que se expresan en el mismo y la preocupación por conseguir una efectiva persecución de las infracciones penales relacionadas con el tráfico automovilístico y paliar la sensación de impunidad que en ocasiones provocan estas conductas; a cuyo fin se han cursado instrucciones a las Fiscalías con la finalidad de unificar criterios de actuación de los fiscales y reforzar las medidas tendentes a conseguir la máxima eficacia en la disminución, así como en el castigo, de tales conductas

Atentamente,

Madrid, 26 de diciembre de 2005”

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

www.quieroconducirquierovivir.com

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Accidentes carretera fin de semana, Antiguos escritos, Concienciación, Muertes en carretera y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *