Conducir despacio, duerme.

(Post escrito el 19 de junio de 2008 por FZ madredHelena)

Esto es lo que opinan los que les gusta correr y algo parecido quieren dar a entender algunos estudios realizados por expertos probadores de coches, como el último realizado y expuesto en Autopista.es, titulado “Pulso a la Velocidad”.

 

Este reportaje que va describiendo el estudio realizado sobre las pulsaciones del conductor, conduciendo un Audi S6 en ciudad y en tramos de autopistas, llegando a una velocidad de 270 Km por hora, si no entiendo mal; vaya por delante que no tengo ni idea qué coche es; soy una conductora normalita; no sabría hacer un derrape de película; seguramente no podría controlar el coche si me hiciera “acuaplanning”; sigo aparcando en batería porque mi profesor de autoescuela me hizo odiar aparcar en línea y seguro que no saldría bien parada en un momento de peligro, porque no he hecho ningún curso de conducción en situación extrema; vamos como el 90% de los conductores o conductoras, para los que cuentas chiste sexistas; quiere demostrarnos que a mayor velocidad la atención es mayor y se conduce con más seguridad.

 

Creo que se confunden.

 

Ni estamos en Alemania, lugar de la prueba, ni todo el mundo lleva este tipo de coche, ni todos los conductores son especialistas y a mayor velocidad, mayor golpe.

 

Esa opinión sobre generalizada de que a menor velocidad terminas por dormirte, creo que no tiene que ver con una menor velocidad, sino con el hecho de ser humanos.

 

Las madres sabemos mucho, somos expertas, en cómo dormir a un bebe.

 

No hay nada más que envolverlos, acunarlos, balancearle suavemente, lentamente, en el mismo sentido y unir a todo ello una suave melodía, no necesariamente con letra, solo con una especie de ronroneo y en unos minutos tenemos a un bebé dormido.

 

Algo parecido a lo que sentimos muchas veces cuando vamos en un coche.

 

Los fabricantes de coches, los especialistas en coches, los probadores, harán lo posible por convencernos que la seguridad y la velocidad que pueden llegar a alcanzar estos coches nos permiten ir con seguridad a más velocidad de los 120 Km permitidos y todo lo que sea ir a menor velocidad va en detrimento de nuestra atención al conducir. ¡Claro! Y si un avión recorriera nuestras carreteras a 120 terminaría por deshacerse.

 

Quizás los expertos tengan que aunar esfuerzos en algo distinto a crear coches cada vez más veloces, en carreteras y en calles donde es imposible alcanzar la velocidad para la que están preparados.

 

De momento, salvo raras excepciones como los pilotos profesionales, preparados para ello y conduciendo en lugares adecuados y no todos, el hombre y la mujer, son seres limitados y tan frágiles, que no se les puede imprimir más velocidad, más atención, más reacción y por supuesto, su carrocería envuelve una maquinaría maravillosa pero, la mayoría de las veces, demasiado frágil.

 

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena. Ahora madre sin hijos.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Concienciación, Muertes en carretera, Seguridad Vial, Velocidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>