Las deudas con la ley

(Post escrito el 8 de agosto de 2008 por FZ madredhelena)

Cada vez que veo o leo una noticia sobre Farruquito no puedo dejar de pensar en  María Ángeles Madero. Esta mujer no sólo ha tenido la desgracia de perder a su marido en lo que mal denominan un accidente de coche, sino que a ello, tiene que unir la desgracia de que el que mató a su marido fue un famoso: Farruquito.

Para muchos, Farruquito ya ha pagado su deuda con la  Ley. Pero la mujer de Benjamín Olalla siempre tendrá una cicatriz que le recordará su herida. Cuando su marido murió ella recibió la sentencia. Una sentencia de muerte. Una sentencia de por vida. Y, aunque el dicho dice “el muerto al hoyo y el vivo al  bollo”, eso es sólo lo que se ve cara al exterior. Lo que quieren ver los que no quieren sufrir con nuestro sufrimiento. Los que no quieren que suframos. Los que no quieren que les contaminen con tu dolor.

Farruquito después de su estancia en la cárcel está en la calle, en la Bienal de Flamenco con “más ganas de bailar que nunca” Porque a él no le ha pasado nada. Él está vivo y lo tiene todo.

Los que morimos en vida nos pasamos la vida esperando. Esperando que los detengan, esperando que los juzguen, esperando que los condenen, esperando que los sentencien, esperando que esa sentencia se haga firme, esperando que vayan a  la cárcel…

Esperando morirnos…

El que mató a mi hija, aún no ha entrado en la cárcel. La Ley es lenta, muy lenta,  también a la hora de hacer efectiva las sentencias. Pero creo que tengo más suerte que María Ángeles. Con un poco de suerte no tendré que enterarme de si se ha casado o no. Si es o va ser padre. Si va a estrenar nueva obra y está muy ilusionado. No tendré que verle sonreír, reír, disfrutar de la vida. Tampoco me enteraré cuando se muera.

Sí María Ángeles, creo que tengo más suerte que tú, a pesar de ser mayor que tú y no tener futuro. ¡Ojalá tú lo encuentres! Eres muy joven. Tú no tienes ninguna deuda. La vida sí tiene una deuda contigo. Y los culpables pagan la deuda con la Ley, muy poca por cierto, pero nunca con las víctimas.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, que murió por el alcohol que otro tomó.

Decidir avanzar en el camino
sin dejar que el pasado ni el destino
puedan destruir una vida honesta
revolver alegrías y lamentos
y entender que es verdad que sólo el tiempo
nos dará todas las respuestas

No es sencillo avanzar olvidando lo vivido
cuando tanto se ha dado por perdido
y el camino es volver a comenzar
le canto al viento por todo el que venció su desaliento
le canto al mar por todo aquel que tuvo que olvidar
para empezar….

(Volver a comenzar. Amar en tiempos revueltos)

26.820 condenados por delitos de Seguridad Vial en los 7 primeros meses del año.

1.296 personas muertas en el mismo periodo.

Las drogas y el alcohol provocan unos 1.500 muertos al año.

Mi propuesta de slogan para la DGT sobre el alcohol:

“La última copa siempre la pago yo.

No mueras tú por el alcohol que otro toma. No tomes tú el alcohol que mata a otro”

Flor, madre de Helena, que murió por el alcohol que otro tomó.

www.quieroconducirquierovivir.com 

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Correo sin entregar, Víctimas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *