¡Ni Taseval ni mierda!

lazodiamundial

El lazo de las víctimas de siniestro de tráfico

Estoy harta, muy harta. .Estoy cansada, muy cansada. Estoy enferma y dicen que es de emotividad, de dolor, de luchar, de pelear porque esta sociedad se conciencie del dolor y el drama que producen los siniestros de tráfico. Pero no hay forma de que esto cambie.

No puedo meterme en una burbuja y no escuchar las noticias. Cada día revivo mi dolor. Cada día pienso en unos nuevos padres, que como yo, van a perder, además de a un hijo o una hija, por el alcohol y otras drogas que otro toma, la salud y la vida. Y me desespero porque no puedo hacer nada. A pesar de que llevo trece años escribiendo sobre lo mismo.

Los últimos padres, los de Andrea Mengual, por cierto, el nombre de la víctima se conoce bien, el nombre del causante de la muerte no, se preserva bajo unas iniciales C.O, ¿de qué? de que todo el mundo sepa que ha quitado una vida y se ha dado a la fuga.

Hoy, más indignada aún, al saber que el causante de la muerte de Andrea ya había sido detenido dos veces con alcohol. Y, además, que el juez le ha puesto en libertad con cargos. ¿Para cuándo el que cometa un delito como este se va a quedar en la cárcel como ocurre en otros países?

¿Qué clase de trabajo social es cumplir un curso de “Talleres de Seguridad Vial” (Taseval)para recuperar puntos y carnet y volver a poner en la carretera a asesinos en potencia.

Sé porque conozco a policías, profesores de seguridad vial que dan estos cursos que van gente que no se conciencia, que solo van a recuperar su carnet, que van a seguir bebiendo y drogándose. Pero si les preguntas lo negarán. Nadie va a admitir que estos cursos solo valen para eso.

Y muchos indeseables lo saben, se ha acostumbrado a recuperar su carnet en estos talleres y ya está.

Un trabajo para la comunidad es acompañar a los lesionados en siniestros de tráfico al médico, a rehabilitación, trabajar en hospitales de parapléjicos o tetrapléjicos. A reparar carreteras, en pleno agosto, con el calor. Que les envíen a pasar un fin de semana a un hogar donde ha entrado la muerte, el drama de lo que mal llaman “accidentes”.

¡Ya está bien!

Cuando cada día se pide más dureza contra la violencia de género, el acoso, los abusos sexuales, etc., los delitos viales no tienen ninguna importancia. Ha sido un accidente, dicen.

¡No puedo más!

Queridos padres de Andrea, vuestro dolor es el mío, porque antes ya fui yo. Siento mucho que lleguéis a este camino de dolor.

Y me desangraré en el intento,

viviré rota

por el resto de mi vida

procurando que

tú no seas el bebedor pasivo (Flor, madre de Helena)

coche2

(Estado en el que quedó el coche de Helena)

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, a quien la mató un conductor borracho.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Alcohol, Concienciación, Correo sin entregar, Drogas, Muertes en carretera, Seguridad Vial, Víctimas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>