Árboles en las carreteras

 Recuerdo cuando viajaba con mi padre en su moto, lo agradable que eran esos paseos por unas carreteras llenas de árboles, por donde en verano, era posible pasar sin recibir el duro sol.
Pero, poco a poco, según me iba haciendo mayor, los árboles comenzaban a desaparecer de las carreteras. Recuerdo en una ocasión, que la tala fue tan drástica y tan rápida que cuando volví a pasar por ese lugar, le pregunté: ¿Qué ha pasado papá? ¿Qué han hecho? ¡ Con lo bonito que era este camino! Aún no me planteaba motivos ecológicos, pues eran árboles, probablemente milenarios; tampoco tenía idea de peligro o seguridad; yo sólo era una niña y me gustaban los árboles.
Mi padre me contestó: dicen que los quitan por seguridad: Por que son un peligro si los que conducimos nos salimos de la carretera y vamos a chocar contra ellos. A mí me parecía que era imposible que alguien, en su sano juicio, fuese a salirse de la carretera y chocar contra aquellos árboles. Y desde entonces, aquellos recorridos se fueron despoblando de árboles y ya no eran tan bonitos.

Este fin de semana, recordaba este episodio, cuando veía esta foto:

 

 

 

 

2009-03-15_img_2009-03-08_01_21_21__786076
Estado en el que quedó el automóvil tras recibir el impacto del quitamiedos. / iñaki osorio 

Este fin de semana, recordaba, también, el optimismo de las cifras facilitadas por los organismos oficiales: “La cifras más bajas de muertes en carretera desde el año 1965. El número de muerto en febrero es de 135“.  

Este fin de semana, 18 muertos en 12 mal llamados accidentes. (Después la DGT ha informado de 21 muertos. Peor todavía)

También recordaba mi cuento de Navidad, de este año “Te estás durmiendo“, cuando me enteraba que, probablemente, esta fue la causa de uno de ellos, en Castellví de Rosanes, y  que ha producido 5 muertos.

Este fin de semana ha sido uno de los más sangrientos. Y no por el número de víctimas, que habrá habido otros con más, sino porque en cada mal llamado accidente, las víctimas, eran muchas.

Los árboles se han multiplicado en nuestras carreteras. Pero, ahora, tienen formas diversas y no producen oxigeno ni bienestar con su observación. Ahora, los árboles son de hormigón, de acero, cuchillos… Los árboles que han plantado los hombres, dicen, que para salvar vidas, para quitar miedos… ¿Quita qué?

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Afectados, Reflexiones, Seguridad Vial. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>