Mi vida sin ti

Este texto fue escrito el 2 de Julio de 2007 y la vida sigue siendo muy difícil sin ella.

Parece que en esta vida nadie es imprescindible y para ello tenemos el refranero popular lleno de dichos alusivos a este tema.

Y es muy real, pero también es real que «en una vida hay muchas vidas», frase que repetía mi suegro, y que ninguna vida ya es igual cuando se va o te arrebatan a un ser querido.

La enfermedad, causa de muchas pérdidas, y con la que sólo podemos arremeter con rabia e impotencia, a la que no podemos reclamar daños ni indemnizaciones, nos hace, a veces, desear la muerte de ese ser querido como liberación del sufrimiento del mismo e incluso del propio.

Pero nos da un margen para despedirnos e irnos adaptando al dolor.

 Pero mi vida sin ti es muy difícil.

Si aquellos que son causa y motivo de quitar la vida a otros fueran conscientes del dolor y sufrimiento que provocan, se morirían ellos también.

Después de dos años, los recuerdos siguen produciendo mucho dolor, más que sensación de bienestar y disfrute por poder haberlos vivido. Cada rincón de la casa, cada cosa, cada prenda, cada olor, es un pinchazo en el corazón y cualquier actividad por muy simple que sea, remueve el viento del recuerdo y lo invade todo.

Pero la vida sigue, así te lo recuerda todo el mundo, y comes, ries, lloras, sales, entras, compras y todo parece olvidado y la vida sigue su aparente curso. ¡Qué falsedad! ¡No lo creáis!

Helena y yo siempre íbamos de compras juntas. Si las compras iban destinadas a mí, ella siempre finalmente se compraba algo y decía «ya he pescado algo» y tú que te pensabas y requetepensabas comprar ese vestido bonito, pero caro para lo que pensabas gastarte, volvías sin él, pero tu hija volvía con algo nuevo.

Cada vez que entro en un probador me pongo a llorar y no es por verme con 15 kilos de más. ¡Qué vida!, ¡Qué insulto!, ¡Cuánto más dolor tienes, tu cuerpo se desborda como si la felicidad te hiciese engordar! Me pongo a llorar, porque me falta la presencia de mi hija diciendome, «cómpratelo, te queda bien» o «déjame que me mire yo, me queda bien ¡verdad?, ¿me lo compras?» ¡Qué difícil es mi vida sin ti!

¡Qué dificil es nuestra vida sin nuestras hijas, ¿verdad Violeta, Isabel, Mª del Mar, Mª Dolores…?

Pero, quien nos vea dirá, están muy bien. Demasiado bien, porque estamos muertas. En el 2 de Julio de 2007. El 29 aniversario. El tercero sin ella.

Cuando escribí Mi vida sin ti, no tenía ni idea de que «La Oreja de Van Gogh» tenía una canción con este mismo título:

LETRA DE LA CANCION LA OREJA DE VAN GOGH – MI VIDA SIN TI (GUAPA)


Un día mas
vuelve a empezar
duerme la luna en San Sebastián
busco q hacer
oigo llover y pienso en ti
que guapo estas
al despertar
tan despeinado sin arreglar
me hace feliz
verte a mi lado y pienso en ti

vamos a querernos
toda la vida
como se quieren la noche y el día
cuando hablan de ti
vamos a querernos
en cualquier vida
por que prefiero dejarme morir
que estar sin ti

nada es igual
cuando no estas
cuando no vuelves de pasear
oigo reír a mi equilibrio
y pienso en ti
pienso en ti,
vuelves a mi
vuelve la paz que un día perdí
choque frontal
nadie con vida
y yo sin ti

vamos a querernos
toda la vida
como se quieren la noche y el día
cuando hablan de ti
vamos a querernos
en cualquier vida
por que prefiero dejarme morir
que estar sin ti

te necesito aquí
cerca de mi
muy cerca de mi
muy cerca
te necesito aquí
verte feliz
que vuelvas por mi
que vuelvas
para quererme, cuidarme
acostarme ,hablarme
y darme la mano o un beso o un regalo
verte conmigo sentirte conmigo
y decir que te espero que te echo de menos
quiero entender
mi vida sin ti
no quiero escuchar consuelos
a nadie
quiero gritar
correr hacia ti
no quiero entender
que al morir
me mataste
quiero vivir
pensando en ti

Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mi vida sin ti

  1. vane dijo:

    Flor….nadie que conozca escribe como tú…nadie sabe describir lo que siento como tú lo haces, se que no hablas de mi, pero me reflejo completamente en cada una de tus palabras…no pares nunca por favor, gracias por prestarme tú ayuda cada vez que lo necesito…no te olvides de esta mamá sin hijo….un besazo guapa

  2. Silviiigp dijo:

    Vaya Flor, estoy llorando como una madalena y ni siquiera te conozco. Por suerte no he perdido a ningún familiar directo pero me llegó mucho la pérdida de un amigo del pueblo. Es increíble como algo tan simple en un primer momento como ir a comprar puede remover tantas cosas en el interior de las personas. Obviamente esta desgracia te acompañará toda la vida pero ya sabes, no queda otra, hay que tirar para delante como buenamente se pueda. Cuando decaigas, piensa en el bien que le haces a personas como Vane que te agradece tu ayuda y tus bonitas palabras. A mi me has emocionado profundamente. Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *