No comparece a juicio porque está muerto

Ayer se realizó un juicio por un accidente de tráfico en el que el afectado no compareció por estar muerto.

No puedo dar datos porque, además del dolor de unos padres por la pérdida de su hijo, tienen que estar calladitos para no cabrear al juez.

Esta historia tan surrealista es totalmente real, tal como me la han contado los padres, y si hace unos días hablaba de una factura enviada a unos padres que perdieron a su hijo en la GI-346,  de gastos por desperfectos producidos en el mortal accidente, en esta ocasión se muestra la burocracia y la frialdad con la que la administración de justicia se imparte.

La historia es un juicio por un accidente de tráfico en la que un joven resulta herido y que le deja muchas secuelas. No voy a dar más detalles, por ahora, por encontrarse aún pendiente de resolución. Este mismo joven, fatalmente, vuelve a tener otro accidente (para sus padres mal llamado accidente), y esta vez muere.

El juez, ayer, le llama a declarar. Los padres responden que ha fallecido. El juez, les manda callar. Les pregunta que quién son y estos contestan que son los padres del joven. Les pide silencio. Vuelve a repetir el nombre del joven. Se abre la puerta, y el conserje pronuncia el nombre del joven. Entonces, el juez dice, «no comparece Fulanito….». Los padres vuelven a repetir » ha fallecido» y el juez les manda nuevamente  callar, y que no vuelvan a hablar sino se les  pide.

Al final se suspende el juicio por falta de comparecencia de todos los implicados, a los que no les ha llegado la convocatoria a tiempo. Hay que esperar a una nueva sesión que tendrá lugar en mayo.

Y yo me pregunto, si ayer hubieran comparecido todos los testigos, la sentencia habría sido culpable por falta de comparecencia del muerto.

Supongo que el juez estaría realizando los pasos descritos en este tipo de juicios pero, ¿dónde está la sensibilidad? ¿Dónde la humanidad?

¡Qué cosas digo! Estamos hablando de impartir justicia, no de hacer amigos. ¡Claro!

Y los padres qué creían, que les iban a dar el pésame.

¡Pobres padres!

Los que además de perder a nuestros hijos tenemos que enfrentarnos a un juicio y a los culpables de tal pérdida, debemos ser de una pasta especial. Se necesita tener muchos redaños para, a pesar del dolor,  sacar fuerzas para llevar a cabo una lucha por esclarecer los hechos, sacar a la luz la verdad, la que nuestros hijos no pueden contar porque son los que ya no están y no pueden contar su verdad, y por hacer justicia. Pero, además, hay que pasar por la dura prueba de ver que nuestros hijos no son nada, no tienen un rostro, ni unos sueños rotos, son simplemente un nombre en un papel, que se repite una y otra vez, con la esperanza de que se levanten de su tumba y se presenten a juicio.

Que me expliquen, que les expliquen a estos padres, algún abogado o juez, qué es lo que se trata de hacer con este acto que no produce nada más que más dolor.

Mi solidaridad para con vosotros, padres de….

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena

Esta entrada fue publicada en Convocatoria/Celebración, Muertes en carretera, Sentencias, Sentimientos, Solidaridad, Víctimas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a No comparece a juicio porque está muerto

  1. Laura dijo:

    Ya han sido muchos los sabios que nos han enseñado que aplicar la ley fríamente, sin apoyarse esta en la compasión no es ser verdaderamente justo.

    Besos y abrazos.

  2. Laura dijo:

    Ya han sido muchos los sabios que nos han enseñado que aplicar la ley fríamente, sin apoyarse ésta en la compasión, no es ser verdaderamente justos.

    Besos y abrazos.

Responder a Laura Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *