¡Alto!

Cuando ya se conoce que el inicio de las vacaciones de Semana Santa se salda con 16 muertos, el programa de Cuatro, “Callejeros”, emite un programa especial: ¡Alto!, sobre las infracciones de tráfico y los siniestros que pueden producir.

Un programa más que los que somos afectados lo hemos visto con dolor, con estupor, y en algunos momentos, con mucha rabia.

Es impresionante como la mayoría de infractores no son responsables ni quieren ver lo peligroso de sus acciones. Cómo pueden morir y matar, y cómo lo único que les preocupa es la sanción económica o la pérdida de puntos.

He podido ver y oír a dos de las madres que conozco y que formamos ese grupo de Madres sin hijos, porque los hemos perdido por la culpa de otros. Por ejemplo, Sole, la madre de Enrique. Viéndola a ella es como si se nos viese a todas las madres que hemos pasado por lo mismo: la pérdida, el dolor, la rabia, la búsqueda de justicia, la habitación, las lágrimas. Y Esther, con el vídeo de la M-607. Esa prueba irrefutable de la peligrosidad de un punto negro.

Y como siempre, lo que más me impacta, la poca vergüenza de algunos de los que dan positivo en las pruebas de alcohol, y la paciencia infinita de los agentes. No hay nada más que ver el vídeo. No me creo que ese personaje que no hacía nada más que repetir: “Viva España, viva el Rey, viva el orden y la Ley”,  diese sólo esa cantidad de alcohol (0,50), después de que se han visto y se han deseado para hacerle la prueba. Me pregunto por qué no le han hecho una prueba de drogas, por que los signos eran…

Y cómo no me va a impactar. Todo mi dolor se lo debo al conductor que mató a mi hija y que arrojó esa tasa de alcohol tan enorme.

Como ya titulé uno de mis post con motivo de otro anterior programa, son peores que “unos perros callejeros”.

Gracias, a estos reporteros de Cuatro, que una vez más han tratado de mostrarnos el peligro de conducir sin responsabilidad.

Aquí podéis ver el programa completo:

http://play.cuatro.com/on-line/#/no-te-pierdas/ver/alto

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Esta entrada fue publicada en Alcohol, Cinturón, Jóvenes, Madres sin hijos, Muerte, Muertes en carretera, Reflexiones, Respeto, Seguridad Vial, Sentimientos, Solidaridad, Teléfono móvil, Testimonios, Velocidad, Víctimas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Alto!

  1. Elena dijo:

    Querida Flor, nosotros estuvimos viendo el programa que comentas con gran estupor. Mi hija estába avergonzada cuando veía “la juerga que se gastaba el chaval”, los bailes que se echaba delante de la cámara y venga a decir la graciosa frase. Si no fuera por lo de cerca que nos toca el tema, es para darle un par de h…, sin perdón. Tuviste que ver al policía gélido, manteniendo el tipo.. ante esta gentuza que ni se respeta a sí mismo ni respeta a los demás. Pero claro, el problema es que no se acordarán de la juerga que llevaban encima, y de lo que se reía la gente al verlo haciendo el ganso, y descarado ante la cámara. No sé si cuando se ha visto en frío, se dará a si mismo tanta gracia: y la gracia de tantos padres de ver a esos elementos que pueden haber sido los causantes de otra u otras muertes.
    Qué graciosos. Te juro Flor, que no sé si hay conciencia del resto del mundo.
    Un abrazo.
    Elena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>