Carta a Jesús Neira

Señor Neira:

Sufrí durante su agresión y su estancia hospitalaria como si le conociese. Me alegró verle salir recuperado. Quizás porque desde que me falta mi hija, la única que tenía,  me duelen más las injusticias.

El otro día, cuando leía sus declaraciones sobre que estaba tomando una medicación y eso era lo que le había hecho ir haciendo eses por la carretera, casi le justifiqué pero, después, cuando los médicos han dicho que la combinación alcohol y medicación afecta a la conducción pero no al resultado del alcohol en sangre, he dejado de hacerlo.

Hace cinco años que perdí a mi hija por un conductor con alcohol. Él tampoco reconoció que había bebido mucho pero su alcohol en sangre era cuatro veces superior al permitido en aquel momento.

Y es que nadie admite que ha bebido más de la cuenta y se ha puesto al volante. Ni piensan que van a dar positivo. Es que todos creen que controlan. Es que pocos hacen caso a lo que el prospecto  de muchos medicamentos recomienda: no mezclar con alcohol, no conducir o manejar máquinas.

Hoy, escuchaba que decía que no va a pedir perdón porque no había bebido. El que mató a mi hija tampoco ha pedido perdón.

Aunque los familiares de las víctimas  de violencia vial, especialmente aquellas que han perecido por las acciones de conductores con alcohol deberíamos exigirle que nos pida perdón, yo no lo haré, ni lo necesito. Pero usted si lo necesita. Pídase perdón porque ha puesto en peligro su propia vida. Eso sin hablar de la de los demás.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Unas 1.500 personas mueren al año en siniestros relacionados con alcohol.

El 39,7 de los fallecidos en 2009 dieron positivo en alcohol, en las autopsias.

El 11,7 de conductores que sufrieron algún accidente en el 2009, dieron positivo en alcohol.

En 2009 hubo 3546 atropellos con víctimas.

Esta entrada fue publicada en Alcohol, Correo sin entregar, Reflexiones, Seguridad Vial y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Carta a Jesús Neira

  1. Amanecer dijo:

    Hola Flor.
    Cuando me enteré de la noticia, no pude evitar acordarme de vosotros.
    Cuanta maldad puede haber en alguien que después de haber hecho esto, dice no pedir perdón, sabiendo lo que podía haber creado.
    Tengo fé en que no haya mucho más como estos, al menos no en negar un arrepentimiento, o pedir perdón por ello.

    Un abrazo Flor.

  2. He de comentar que yo también sufrí con la agresión a esta persona e incluso compartí alguna de sus manifestaciones pero, poco a poco, ha ido transformándose en un personaje mediático que flaco favor nos hace a las víctimas de cualquier tipo de violencia.

    Todos deberíamos tener en cuenta que el Delito de Imprudencia Vial es la expresión máxima de la crisis de la moralidad y el cinismo humano y de la expresión de la más absoluta insolidaridad social, porque ante situaciones trágicas que podrían evitarse, se une la injusticia con la que se juzga.

    De que poco ha servido a este hombre el encontrarse tanto tiempo en UCI y habitaciones de hospital….Que mal aprendió la lección que raudo puso de nuevo en peligro su vida y la de los demás.

    Saludos.

  3. sonia dijo:

    A mí Jesús Neira me parece muy machista. Con todo lo que lleva asociado el término. Intuí algo de eso por la forma de hablar de su mujer. Ya sé que todos me podéis decir que era impecable, y yo misma aluciné con su serenidad y su saber estar…. pero….

  4. Esther, madre de Juan dijo:

    No se puede uno fiar de nadie. Parecía que era un hombre integro y mira lo que ha resultado. ¡Vaya profesor universitario!! Menos mal que no ocurrio nada.

  5. Ana dijo:

    Admiro tu carta, yo no hubiera sido tan benévola. Un día este señor se amparo en defender a una mujer en nombre del respeto. El respeto tiene q ser hacia la vida, da igual la raza, el sexo, la edad… no se puede pedir respeto para unas cosas y para otras no. No se puede utilizar unas normas si y otras no.
    La decidión de beber ( con medicación o sin medicación, que para mi es lo de menos) y coger el coche fue de el y solo de el, nadie le apunto con una pistola para coger el coche, nadie le amenazo, nadie le monto un numerito en la calle, solo era una decisión de el y eligió.
    El pudo acabar con su vida y con la de muchos, es una ruleta rusa, pero para jugar a la ruleta rusa hay que participar, y el eligió participar.
    No hace falta que pida perdón, los hechos son suficientes, hace falta que no lo vuelva a hacer y que no se ampare en valores sensibilizadores cuando le viene bien ser un heroe, el heroe lo demuestra día a día, no lo demuestra un día y luego vive del cuento….
    No es tan dificil, es cuestión de dos cosas, RESPETO y TOMAR DECISIONES, la ecuación es sencilla.

  6. Gema dijo:

    Demasiado suave has sido Flor, yo le diría a este individuo que si por su acción hubiera muerto alguien, sería capaz de pedir perdón?.Yo que perdí a mi hermano por culpa del alcohol y velocidad de otros, oir cosas como éstas hacen que este señor pierda todos mis respetos. No tiene vergüenza Neira, se me revuelven las tripas cada vez que te veo. Ahora la cucaracha eres tú.

  7. Ana, madre de rocío dijo:

    Flor, me encanta tu carta, describes muy bien a ese señor por llamarle de alguna manera.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *