«Carancho» y la Seguridad Vial

Carancho es la última película de Pablo Trapero estrenada en el Festival de cine de San Sebastián. Una película que aún no he visto, pero que me ha llamado la atención por las críticas sobre ella. Y no he reparado por lo que se refiere a los comentarios puramente  cinematográficos, sino por su tema.

“En un Buenos Aires nocturno, lúgubre y encharcado, un abogado con la licencia en suspenso recorre la ciudad con la frecuencia de los servicios de urgencias pinchada para acudir presto a los accidentes de tráfico. Allí mismo, contacta con los heridos, les acompaña al hospital y poco a poco les persuade de la conveniencia de reclamar una indemnización. A través de sus servicios, claro. Y a veces, llegado el caso, el accidente se simula”.

Mi amigo del Diario Vasco Alberto Moyano, definía así su argumento en su blog “El jukebox”

Y en el periódico “Que” encontraba esta otra noticia: “Carancho promueve una ley contra los accidentes de tráfico en Argentina”

Junto con las declaraciones del director: En Argentina, los muertos en accidente de tráfico suponen la causa mayor de fallecimiento para los menores de 35 años. «Pero no se le presta nada de atención, incluso cuando llegó la Gripe A se hablaba más y, luego, no fue para tanto»….

Y el autor de la reseña periodística dice de la película:”Lo que consigue, además, es empapar al espectador de la angustia que viven tanto el personal médico como familiares, cuando un accidentado llega a la sala de urgencias”.

Hace solo dos días, una madre de Argentina, con motivo del séptimo aniversario de la muerte de su hijo, muerto por la acción de las picadas, me decía en su mail: “Mueren más de 20 personas diariamente en todo el territorio de la Argentina. Una vez más seguiremos exigiendo, más controles, un cambio de mirada en la justicia, para detener tanta impunidad en los hechos de tránsito y que sean tomados como delito y no como accidentes. No queremos más muertes evitables».

Un puñado de padres, cada día más, andan empeñados en mejorar la Seguridad Vial en Argentina, y en luchar con los procedimientos judiciales de ese país, porque además de concienciar, prevenir, educar, la justicia tiene que ir por delante. Y en esta ocasión, y en este país, como en tantos otros, la justicia siempre va por detrás de la sociedad.

No sé si veré esta película. Algunos comentarios que me han llegado es que es muy dura, aunque, desde lo de mi hija, cada día estoy más endurecida, cada día soporto más escenas que antes no era capaz. Será porque, ahora, diferencio más la ficción de la realidad, y la realidad suele ser, siempre, peor.

No sé que pensarán las víctimas de tránsito de esta película y su tratamiento sobre los accidentes, cuando la vena. Sea como fuere, si esta película sirve para crear polémica constructiva y luchar contra una pandemia que en Argentina es aún peor que en otros países, bien venida sea.

«Carancho: Ave carroñera de la zona de La Pampa. Siempre está a la vera de la ruta, esperando a su presa»

 Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Esta entrada fue publicada en Cine, Noticias, Opiniones importantes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a «Carancho» y la Seguridad Vial

  1. Estimada compañera,
    Que bien viene «Carancho» para que nos demos cuenta que esas situaciones no sólo se dan en Argentina siní también en esta España en la que las libertades son atropelladas constantemente en las propias víctimas.

    Mi esposa y yo estamos viviendo algo muy similar desde el brutal atropello de nuestra hija. Hemos recibido la 3ª denuncia en nuestras carnes con el fin de atemorizarnos y no sigamos esclareciendo lo que incluso las autoridades ocultaron en los informes de actuación tras el atropello de Julia.

    Hemos recibido duras amenazas en forma de cartas anónimas que ya hemos puesto en manos del juzgado.
    Demasiados «Caranchos» se cruzaron en nuestra vida…..

    La prensa de nuestra comarca nos tiene silenciados por temor y censuran nuestras cartas pidiendo ayuda.

    Tienes que ayudarnos…..Estamos destrozados y desesperados y quienes pensábamos que estaban a nuestro lado también callan y se alejan por miedo.

    No se hasta cuando tendremos fuerzas para seguir adelante pero Julia sigue mandándonos energías para continuar esta interminable y dolorosa lucha.

    No tenemos miedo alguno, el dolor nos hace ser duros.

    Quienes intetan atemorizarnos debería saber que hacen sus fechorías contra muros de hormigón armado.

    La ficción es menos dura que la realidad………

    Te escribiré en privado para ver si puedes atender nuestras desesperadas súplicas y ayudarnos aunque sólo sea con tu testimonio.
    Un millón de gracias y millones de abrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *