La suerte de las víctimas de accidentes de tráfico en Semana Santa

En 2006, primer aniversario de Helena y cuando nuestra esquela salió publicada en todos los medios de comunicación, coincidió con la vuelta de semana santa de ese año, las víctimas de accidentes de tráfico eran  más de 100, en concreto 108, tres más que  el año que murió Helena. A partir de ahí, todo comenzó a cambiar. Pero aunque estemos contentos porque este año las víctimas han sido menos de 40, yo no me olvido del dolor de esas 39 familias a las que se les ha roto la vida: a los que se han quedado en el asfalto y a los que les querían.

 

Las noticias dan con todo lujo de detalle las víctimas que no han sido, las que se han evitado,  pero yo me fijo en ese joven matrimonio que han muerto dejando a su bebe y,  en otros padres que han perdido a su pequeña hijita de dos años. ¡Qué mala suerte! Pues, no. No existe la mala y buena suerte. No para mí desde hace seis años. La suerte viene precedida, originada, promovida, por la mano del hombre: casi siempre suele ser un hombre el que produce la mala suerte de otro.

Cada vez que cogemos un coche no somos conscientes del riesgo que corremos o podemos hacer correr, y es natural porque no conduciríamos si lo pensáramos, no saldríamos de casa, porque nunca se sabe dónde va a estar nuestra suerte. Y quizás por estos pensamientos siguen habiendo siniestros de tráfico.

Porque cuando hacemos un adelantamiento complicado, arriesgado, escaso, no pensamos en la mala suerte que podemos tener si de frente viene otro.

Porque cuando bebemos y después tomamos el coche siempre pensamos que estamos bien, que controlamos, pero no pensamos en que estamos controlando la suerte de otro, por no hablar de la nuestra.

Porque cuando vemos una señalización de prohibido circular a más110, y no hablemos de otras aún más inferiores, le hacemos una pedorreta.

Porque cuando suena el teléfono no pensamos en nuestra suerte sino en qué importante llamada será.

Porque cuando paseamos por una calle, en algún momento de estrechez, casi siempre hay alguien que cede el paso, pero cuando vamos metidos en nuestra burbuja, el primero que pasa soy yo.

Porque cuando vamos por una carretera en mal estado nunca pensamos que la administración correspondiente no haya previsto, pensado en nuestra suerte, es inimaginable. (Por cierto, a la comunidad de Madrid o el ayuntamiento de Madrid, ahora que ya están de campaña, que arreglen los socavones que hay al entrar en la famosa calle 30 , dirección Noreste, en la entrada correspondiente al hospital 12 de Octubre, antigua carretera de Andalucía, ahora avenida. Lleva seis años con ellos).

Y no digo nada sobre las salidas de vía, porque como dice Esther, la madre de Juan, que nos expliquen que es “salida de vía”. Para mí no es una causa es la consecuencia pero cuál es la causa que  produce esa salida de vía.

Y así podría estar escribiendo líneas y líneas de “porque” y resultados de “mala suerte”.

A pesar de todo esto, yo sigo diciendo que he tenido muy mala suerte y mi hija peor, pero esa mala suerte nos la proporcionó un conductor con alcohol.

Algunos datos sobre esa mala suerte:

Datos en el año que murió Helena

Datos de los que han tenido mala suerte en otras Semanas Santas:

2003: 128 fallecidos

2004: 103 fallecidos

2005: 105 fallecidos

2006: 108 fallecidos

2007:  106 fallecidos

2008: 64 fallecidos

2009: 46 fallecidos

2010:  44 fallecidos

2011: 39 fallecidos, 195 heridos graves.

Mi solidaridad para con esas nuevas víctimas,  y mi enhorabuena para los jóvenes, mi primer objetivo, porque ellos son el sector en el que ha descendido más las muertes, según las declaraciones de las autoridades pero siguen siendo muchos, para cada padres, muchísimos, porque no tenemos otros, porque no son un número en una estadísticas, porque son nuestro futuro y sin ellos… se nos acaba.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Esta entrada fue publicada en Muertes en carretera, Noticias, Sentimientos, Solidaridad, Uncategorized, Víctimas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La suerte de las víctimas de accidentes de tráfico en Semana Santa

  1. Esther, madre de Juan dijo:

    Si Flor, que mala suerte hemos tenido y tambien nuestros hijos…. Todos los días pienso que es una Putada y prefiero desviar mis pensamientos porque me desespero y siento odio y rabia y….
    No me consuela que el núnero de víctimas sea menor que el año pasado. Tampoco es consuelo para las familias afectadas y en ellas sobre todo es en quien pienso cuando leo sobre los accidentes de tráfico porque nosotras ya hemos pasado por ello y sabemos lo que es.
    Un abrazo para todas esas familias…

  2. Isabel dijo:

    Buenos días a Flor y a todos los que entrais aquí. Sólo puedo decir que siento mucho las pérdidas de los que ya no están . Desde aquí les mando el pésame a sus familias.

  3. Gracias Flor por recordar a esas familias destrozadas, desde “stop accidentes” nuestro mas sincero pésame.
    Y doblemente las gracias porque tu eres la voz de de los muertos y heridos que los medios de comunicacion intentan silenciar,,que guerra mata mas que LaCarretera en estos dias ¿Cuantas personas han muerto?Hay que recordar que esta pandemia EL VIRUS V.V CON SILENCIO NO SE EVITA.Tenian nombre ,familia, amigos ,hijos etc,etc
    En Valladolid han matado a dos jóvenes y los amigos y familiares han colocado una pancarta y piden justicia porque se puede evitar ,POCO A POCO EL PUEBLO SE MUEVE.Espero que entre todos pues yo, o tu, podemos ser los proximos, con esta tu lucha consigamos concienciar y evitar este dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>