El fútbol y las copas

Estamos en época de disputas y triunfos  futbolísticos que invaden nuestra vida como lo más importante, perdón, lo único importante en esta sociedad. Las noticias están llenas de referencias futbolísticas: campeonatos, rivalidades, colores, triunfos y copas.  Y a los que no nos apasiona el futbol más allá de ser y saber que es un deporte más, que no debería parecer que es el único, y que no entendemos que sea sólo lo que mueve masas en un tiempo donde éstas se deberían mover por otras muchas cosas,  no nos queda otra que hacer referencia a él para relacionarlo con cosas importantes.

No hace mucho se hacía chanza con el destrozo copero ocurrido a uno de esos campeones y yo misma jugaba a inventar uno de esos eslóganes de seguridad vial que tanto me gustan: “cuando se va motorizado, la copa sobra”

Esto solo produce unas risas, pero el pasado día 2 conocía la noticia del accidente en el que se ha visto implicado un futbolista y en el que ha muerto una joven. Otra joven. Otra vez una joven, y como un mazazo leía la repetida cantinela: el conductor  ha dado positivo en el control de alcoholemia.

No hace tampoco muchos días, en el grupo que he creado en Facebook “Si bebes, sales en los papeles”, se polemizaba sobre la idoneidad y efectividad  de las noticias que se publican en las que se habla de duplicar, triplicar, cuadriplicar, la tasa de alcohol o hacerlo bajo la fórmula numérica: ha superado 0,45mlg., 0,80, etc.

En el caso de Marcos Alonso, en el que supongo se estará estudiando los motivos que han producido dicho accidente, su tasa de alcohol, en casi todas las noticias, ha salido publicada en formato numérico (0,45) pero sea como fuere,  no le favorece en nada,  y de momento,  ha sido imputado por un delito de homicidio imprudente, tres de lesiones, otro contra la seguridad vial y retirado su carnet de conducir.

Como él, ha habido otros que han salido en los papeles por el mismo motivo, aunque han tenido la suerte de no producir víctima, solo ser pillados “in fraganti”, y en este país, el que esté libre de culpa que tire la primera piedra, porque como diría mi paisano José Mota y como dicen en mi tierra, soy cansina y mil veces cansina, de repetir una y otra vez que aquí todo el mundo bebe y conduce. Por supuesto no es lo mismo dar positivo con 0,45 que con más de 1, como fue en el caso de la persona que produjo la muerte de mi hija, pero en muchos casos, el resultado es el mismo: muerte.

¡Ah! Perdón, miento, sí hay quien conduce y no bebe. Mi hija era una de ellas, como se puede apreciar en su última foto (comiendo una rica paella con zumo de naranja).Pero mi hija ya no cuenta.

Entre el grupo de madres que yo denomino “Madres sin hijos”, en el que estamos un número mayor del que quisiéramos, cuando conocieron esta nueva noticia, hubo quien dijo: otra madre para el club.

Pero esta nueva madre no puede saber aún, el camino que ha comenzado. Hace seis años de la muerte de mi hija, seis años desde que me la arrebataron, se podría decir que he realizado mi duelo, que he normalizado mi vida, que he abandonado ya pastillas y psicólogos, pero la pena,  la añoranza, la tristeza, queda para siempre, por detrás de esa vida aparentemente normalizada.

Lo siento por esos que se ven implicados en accidentes, que dan positivo, y que por sus nombres, cargos políticos, etc., comenten una cagada que les repercutirá, o no, en su futuro, pero por quien verdaderamente lo siento es por aquellos a los que se les rompe su vida, mejor dicho, se la rompen, porque ellos sí que no tendrán una nueva oportunidad.

Y recordad que, en la mayoría  de los casos, todos los ocupantes del coche son amigos, pero para los padres, son solo amigos hasta la muerte.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Vídeo del concurso Tráficus, que no ha ganado, pero que a mi me parece un buen vídeo para este tema

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=t6myLiMRgdI]

Esta entrada fue publicada en Accidentes carretera fin de semana, Afecto, Alcohol, Antiguos escritos, Historias, Jóvenes, Madres sin hijos, Muertes en carretera, Noticias, Reflexiones, Seguridad Vial, Sentimientos, Solidaridad, Víctimas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El fútbol y las copas

  1. Siempre tienes las palabras adecuadas,!pobres madres! por no hablar del derecho que nuestros hijos tenian a LA VIDA el derecho a que nadie se la arrebate y ahora se hacen pruebas de alcolemia, gracias a personas como tu stop accidentes y otras asociacines y personas valientes que se van manifestando y luchan por sus amigos familiares las cosas ya se van llamando por su nombre.
    Nuestro cariño y dolor para esa familia y animar a quien le ocurra esta desgracia que lo intente divulgar . PORQUE SE PUEDE EVITAR.

  2. Pingback: El instante que lo cambia todo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *