El carril Bus VAO, una ratonera mortal

La carretera de la Coruña, para los mayores, la autovía A-6 para los jóvenes, siempre me ha parecido muy peligrosa. Su trazado, su gran afluencia de coches, su peligrosa incorporación al carril Bus VAO, aunque ahora mejorada al llevarla a la derecha, me producen cierto temor a la hora de utilizarla y, cuando vivía mi hija, cierta prevención, por si tenía algún accidente. Pero en su uso para llegar a la universidad Antonio Nebrija, jamás tuvo ningún problema, quizás porque el problema le vino por otro y por detrás, y eso te puede pasar en cualquier lugar.

El carril bus VAO está basado en un proyecto aprobado en 1989, para construir un carril central con función reversible, pero en 1991 ante la congestión de tráfico, y con un nuevo concepto sobre tráfico,  se decide convertirlo en un carril para vehículo de alta ocupación (vehículo ocupados por más de dos personas). En 1993 se comenzaron  las obras y la última modificación ha sido reciente.

Por muchas veces que haya pasado por esa autovía, jamás me he metido por el carril bus VAO. No me gusta, me da la sensación de ratonera. Después de la muerte  de dos personas y heridas otras dos, hace tan solo unos días, me he confirmado, más aún, en mi temor.

Antes de realizar este post he tratado de buscar los accidentes que se han producido en ese carril pero no he encontrado información, sí sobre diferentes averías de coches o autobuses que han producido numerosas retenciones.

También he encontrado un interesante informe  sobre “La experiencia española en carriles de alta ocupación”, realizado por Julio Pozueta Echavarri, en 1997, que os invito a leer. Por él me he enterado que este tipo de vías nos ha venido de América, como casi todo.

Curiosamente, ni en este informe, ni en ningún sitio, he encontrado nada relacionado con el estudio de la seguridad o peligrosidad de este tipo de carriles. Solo sobre el ahorro de tiempo.

El tiempo, dichoso tiempo. Llegar cinco minutos antes. O no llegar.

Y he encontrado otros comentarios interesantes sobre las actuaciones de los  conductores de autobuses, y que yo misma también he sufrido en esa autovía y en otras vías: la superioridad por tamaño.

El caso es que sea por lo que fuere, dos mujeres están muertas, una de ellas muy joven. También, dos jóvenes heridas. Una nueva tragedia, que se une a la de las hermanas de Mª Lourdes Re, que también murió en esa autovía porque un autobús, también de la empresa Larrea,  se llevó por delante una grúa. Lourdes iba a trabajar al casino de Torrelodones y murió en este golpe.

Las hermanas de Lourdes están luchando para que los autobuses de transporte público, especialmente los que hacen los trayecto interurbano, lleven cinturones de seguridad. Lourdes no habría muerto si lo hubiese llevado, y miles de personas, cada día, realizan los trayectos hasta sus trabajos, sin la seguridad que deberían o llevarían en un coche particular.

Pero, claro, esto parece imposible, supondría que solo viajarían personas sentadas, nunca de pie. Pareciera que en esos autobuses no puede pasar nada, no va a pasar nada.

Mi dolor y mi solidaridad con estas nuevas víctimas.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Esta entrada fue publicada en Afectados, Cinturón, Muertes en carretera, Reflexiones, Seguridad Vial, Sentimientos, Solidaridad, Víctimas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El carril Bus VAO, una ratonera mortal

  1. Pingback: Las cámaras del carril Bus VAO de la A-6 | ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>