Diego el Pirata

Diego cumple años. Siete, un número mágico.

Y yo, como soy un poco sosa, le he hecho algo que ni es verso ni es prosa.

Pero Diego saca lo mejor de mí, y a tontas y locas, siempre le hago alguna cosa.

Se titula “Diego el pirata”, y espero que en el próximo homenaje que le harán todos sus amigos en el “Monte San Pedro”, alguien pueda leerselo a Diego.

 

Diego el Pirata

Diego se subió a un monte,

desde allí veía el mar y el horizonte.

Él siempre con buena visión,

desde un ventanal o un monte.

Y surcó los mares como un bucanero.

Como un pirata,

“el garrapata”

Con cara de malo.

Con pata de palo.

Imposible, porque él era bueno.

Inaceptable, porque era inmejorable.

Insoportable, no verle y acariciarle.

Inaguantable, su ausencia,

a pesar de verle surcar los mares,

en un barco de papel,

con las velas extendidas,

desafiando al viento,

con un ojo tapado,

y otro guiñado,

sonriente.

Y así, se convirtió en duende.

En guardián.

En capitán.

Y nos dejó  su pata de palo,

como regalo.…

…para armar nuestras esperanzas

Flor Zapata Ruiz. “Diego el pirata”

 

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Esta entrada fue publicada en Aniversario/Conmemoración y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Diego el Pirata

  1. Ana dijo:

    Me parece algo muy bonito y entrañable aunque no lo conociera pienso que fue una buena persona animos a su familia

  2. belén dijo:

    muy bonito, como todos tus cuentos.
    un besote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>