Carretera Secundaria

(Post escrito el 23.09.2006 por Flor Zapata Ruiz, madredHelena)

Últimamente estoy leyendo en diferentes blogs, escritos por especialistas del mundo del motor, como los locos por la velocidad, se están refugiando en las carreteras secundarias, menos vigiladas, sin radares, y mucho más emocionantes por sus trazados con numerosas curvas.

Muchos de los jóvenes a los que escribo y leen mi blog, jóvenes válidos, responsables y con cabeza me dicen, ¡qué pena que tus escritos no los lean los que sí precisan leerlos! Y yo me pregunto ¿Es que esas personas no tienen familiares, amigos que les puedan aconsejar?

Desde pequeños nos enseñan que hay unas actividades que se llaman deportes y que se realizan en determinados lugares. El fútbol en los campos específicos para ellos, el tenis, baloncesto, natación, etc. A nadie se le ocurriría ponerse a jugar a uno de estos deportes en una carretera.

¿Porqué no les enseñan que si quieren correr lo hagan en un circuito y de forma profesional?. Otra cuestión sería plantearse por qué es esto un deporte, pero no voy a entrar hoy ahí.

No sé cómo podría hacer para difundir más mis sentimientos.

No es agradable ni fácil escribir aquí cada día, desnudando mi interior, hablando del dolor que siento, de la pena que me embarga, de cómo desde que mi hija murió, cada día, yo, nosotros, su padre y yo vamos muriendo. Somos dos personas relativamente jóvenes todavía, pero hemos envejecido de repente.

Estas confesiones, no son fáciles de hacer para que todo el mundo las leas. Si lo hago es pensando en que a otras personas pudiera servirles de ejemplo.

Pero nadie escarmienta en cabeza ajena.

Esos suicidas que van por nuestras carreteras tendrán madre y alguien que les quiera, pero ellos no quieren a nadie.

 
La pena es que en esas carreteras secundarias sólo hay un carril de dos direcciones, sin apenas arcén, y muchas veces precipicio, vacío, a uno de los lados y la mayoría de las veces está en el lado del “Inocente”.

D.G.T. ¿QUÉ PASA CON ESAS CARRETERAS SECUNDARIAS?
Flor zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Antiguos escritos, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Carretera Secundaria

  1. Pingback: Tráfico duplica los controles de velocidad | ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *