Viaje a Irlanda

(Post escrito el 12.09.2006 por Flor Zapata, madredHelena)

Helena tenía 12 años cuando viajó pro primera vez a Irlanda, mejor dicho, cumplia 13 el mismo día de su viaje. Reconozco que nuestro fracaso con el Inglés nos llevaba a que a ella no le pasara, de ahí nuestro interés.

De uno de esos viajes surgió su amistad con Laura, Dani, Hector y Carlos. Al menos una vez al año se volvían a ver. Laura venía desde Albacete para poder verse con ellos.

Esta carta es de Laura a su amiga Helena:

Querida Helena:
Desde el día que nos arrebataron tu presencia, muchas lágrimas se han derramado por tu recuerdo, por tu ausencia, por el vacío que dejaste en nuestros corazones y en nuestras vidas… Lágrimas de dolor, de pena, de frustración y de rabia… pero, a veces, también de alegría. Ya que con el paso del tiempo, todos estamos aprendiendo a recordarte acompañando esas amargas lágrimas con una sonrisa en los labios, con cariño, como te mereces. Está siendo muy difícil, pero lo que el día de tu muerte se nos antojaba imposible, poco a poco se está convirtiendo en realidad y, te prometo Helena, que algún día lograremos todos acordarnos de ti y, simplemente, sonreír. Porque es duro haberte perdido, pero es más duro aún saber que es el mundo el que se está perdiendo una persona tan maravillosa como tú, así que debemos pensar en lo afortunados que somos por haber podido conocerte, por haber formado parte de tu vida y por contar con un espacio perpetuo en tu inmenso corazón.
También quiero decirte que tu muerte no ha sido en balde. Todos lo que te queremos, sobre todo tus padres, estamos luchando para que gente como el conductor que te mató se lo piense muy y mucho antes de consumir alcohol y después coger el coche, para conseguir que todos seamos más prudentes en la carretera… ¡para que no haya más Helenas!
El mundo gira y gira sin detenerse, deprisa, no espera a nadie… Que la vida son dos días es algo que todos sabemos pero que muchas veces no nos paramos a pensar. Como dice tu madre: “la vida está para vivirla, no para consumirla”. ¡Ay, Helena! ¡No te imaginas lo orgullosa que estarías de ella! Puede estar hundida, pero siempre al pie del cañón. Su lucha se ha convertido en la nuestra y su lema, “¡Quiero conducir, Quiero vivir!”, ya es nuestro lema también. Yo sé que eres tu la que le manda energía y le da fuerzas todos los días, así que siempre hay una porción de ti en cada artículo, en cada página del blog, en cada uno de los e-mails que nos envía y que yo tanto agradezco, en todo lo que ella hace por nosotros… Ella es una forma más de sentirte cerca.
Amiga mía, sólo una cosa más,
Te quiero, te queremos.
Laura Pérez Cardenal. “

Laura es la de rojo, Helena la que lleva anudada la sudadera a la cintura. 1998

 

Acerca de Flor Zapata Ruiz

Ahora soy una madre sin hijos. Mi única hija murió por un conductor con alcohol en abril de 2005. Desde entonces escribo para concienciar, especialmente a los jóvenes, sobre los peligros de una conducción no responsable.
Esta entrada fue publicada en Amistad, Antiguos escritos, Correo sin entregar, Sentimientos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>